Pe­dro An­to­nio Sán­chez de­be di­mi­tir

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

En­tre el ca­tá­lo­go de ex­cu­sas que sue­len es­gri­mir los po­lí­ti­cos pa­ra no asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des cuan­do son impu­tados por co­rrup­ción, pro­du­ce es­pe­cial re­pug­nan­cia la de quien di­ce que no tie­ne obli­ga­ción de di­mi­tir por­que él no se ha lle­va­do «ni un eu­ro» y, por tan­to, no es­tá acu­sa­do de co­rrup­ción. Un ar­gu­men­to que, de ser da­do por vá­li­do, im­pli­ca­ría que cual­quier de­li­to de pre­va­ri­ca­ción —dic­tar una re­so­lu­ción a sa­bien­das de que es in­jus­ta—, o de mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, se­ría jus­ti­fi­ca­ble siem­pre que no im­pli­que el en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal de quien lo co­me­te. Se po­dría así fa­vo­re­cer a un ter­ce­ro, al pro­pio par­ti­do, o per­ju­di­car a cual­quier per­so­na o co­lec­ti­vo, sin que ello im­pli­ca­ra res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca en ca­so de ser impu­tado por la Jus­ti­cia. «Hay que di­fe­ren­ciar en­tre me­ter la pa­ta y me­ter la mano», nos di­cen los que se ven in­mer­sos en ese tran­ce, pre­ten­dien­do no so­lo sa­lir im­pu­nes del en­tuer­to, sino en­ci­ma dar­nos lec­cio­nes.

Ese, el de que él no se ha he­cho ri­co con los ac­tos de pre­va­ri­ca­ción, mal­ver­sa­ción de cau­da­les, frau­de y fal­se­dad por los que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do, es el ar­gu­men­to al que se afe­rra el pre­si­den­te de la Re­gión de Mur­cia, Pe­dro An­to­nio Sán­chez, pa­ra no di­mi­tir de su car­go es­tan­do impu­tado. «Si al final la Jus­ti­cia dic­ta­ra una impu­tación por el ca­so Au­di­to­rio yo di­mi­ti­ría, por­que cum­plo lo que fir­mo y cum­plo mi pa­la­bra. Y no es­pe­ra­ría a que na­die me lo pi­die­ra». Eso es tex­tual­men­te lo que di­jo Sán­chez en ju­nio del 2015. Él mis­mo se pu­so el lis­tón así de al­to. Y en­ton­ces, no hi­la­ba tan fino ni ma­ti­za­ba en­tre en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal o ajeno. Pe­ro aho­ra que es­tá impu­tado, pa­re­ce dis­pues­to a es­pe­rar a que se lo pi­da has­ta su pro­pio par­ti­do. Pa­ra ac­ce­der a la pre­si­den­cia de Mur­cia, Sán­chez fir­mó ade­más un pac­to con Ciu­da­da­nos en el que se com­pro­me­tió a «se­pa­rar de in­me­dia­to de cual­quier car­go, pú­bli­co o de par­ti­do, a impu­tados por co­rrup­ción po­lí­ti­ca has­ta la re­so­lu­ción com­ple­ta del pro­ce­di­mien­to ju­di­cial». Le­gal­men­te no exis­te esa obli­ga­ción. Pe­ro es a lo que se com­pro­me­tió. Ayer, du­ran­te su de­cla­ra­ción an­te el juez, se li­mi­tó a echar ba­lo­nes fue­ra y a cul­par de to­do a los téc­ni­cos. Y sa­lió del juz­ga­do con la mis­ma con­di­ción de in­ves­ti­ga­do con la que en­tró.

A Sán­chez le am­pa­ra, co­mo a to­dos los es­pa­ño­les, el de­re­cho a la pre­sun­ción de inocen­cia. Pe­ro, con esos pre­ce­den­tes, de­be­ría ha­ber di­mi­ti­do des­de el mis­mo mo­men­to en el que fue impu­tado pa­ra po­der de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes sin uti­li­zar de pa­ra­pe­to a su par­ti­do. Y pa­ra no po­ner en aprietos al Go­bierno. No de­be­ría ha­ber es­pe­ra­do si­quie­ra a que Ciu­da­da­nos, co­mo era pre­vi­si­ble, le exi­gie­ra la re­nun­cia al car­go en cum­pli­mien­to de lo que él mis­mo fir­mó y afir­mó, por­que aho­ra cual­quier de­ci­sión que asu­ma, por ini­cia­ti­va pro­pia o por im­po­si­ción del Eje­cu­ti­vo del PP, se en­ten­de­rá to­ma­da con­tra su vo­lun­tad.

Po­ner en ries­go la es­ta­bi­li­dad del Go­bierno de Mur­cia —y el de Es­pa­ña— por su em­pe­ño en con­ser­var la pol­tro­na es una irres­pon­sa­bi­li­dad que ni el Go­bierno ni el PP de­be­rían con­sen­tir a Pe­dro An­to­nio Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.