Los men­sa­jes sim­ples son ve­ne­no­sos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Por las tu­be­rías de la co­mu­ni­ca­ción ha cir­cu­la­do un re­la­to mu­ti­la­do acer­ca de las mi­gra­cio­nes en la cri­sis. El men­sa­je, en sin­to­nía con los de­seos de las te­le­ma­sas, jue­ga con la es­pe­ran­za y con la ra­bia de los con­su­mi­do­res. Por un la­do, se anun­cia que los ex­tran­je­ros se han ido y que el de­pó­si­to de fo­rá­neos se ha va­cia­do. Por el otro, se afir­ma que se ha pro­du­ci­do un éxo­do de es­pa­ño­les jó­ve­nes y cua­li­fi­ca­dos. Hay que im­pug­nar ese re­la­to si no que­re­mos des­per­tar­nos, el día de ma­ña­na, en el país de los de­sen­ga­ños.

Es un he­cho que du­ran­te la cri­sis los flu­jos mi­gra­to­rios no se han do­ble­ga­do. Es cier­to que se han mar­cha­do mu­chos, una me­dia anual de 400.000 per­so­nas en­tre el 2008 y el 2015, pe­ro no lo es me­nos que otros tan­tos han lle­ga­do. Así que el re­sul­ta­do de ese po­ten­te mo­vi­mien­to de en­tra­das y sa­li­das es que el de­pó­si­to de fo­rá­neos se ha man­te­ni­do. Tan­to es así que al ini­cio de la re­ce­sión ha­bía 6 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes y ocho años más tar­de te­ne­mos 6,1 mi­llo­nes de fo­rá­neos em­pa­dro­na­dos. Re­pre­sen­tan el 14 % de la po­bla­ción que vi­ve —pe­ro no ha na­ci­do— en Es­pa­ña.

La com­po­si­ción na­cio­nal de las co­rrien­tes de en- tra­das y sa­li­das tie­ne más mis­te­rio. Un ter­cio de los es­pa­ño­les que emi­gran ca­da año son ex­tran­je- ros que se han nacionalizado. Y so­lo 3 de ca­da 10 emi­gra­dos es­pa­ño­les que tie­nen en­tre 20 y 35 años han ele­gi­do co­mo des­tino un país eu­ro­peo o uno desa­rro­lla­do. Unos 50.000 es­pa­ño­les en­tra­ron en el úl­ti­mo año, pe­ro se fue­ron 100.000. Acep­te­mos que las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les sub­es­ti­man las sa­li­das de es­pa­ño­les na­ti­vos, sin em­bar­go, has­ta no dis­po­ner de una me­di­da más fia­ble, no nos pre­ci­pi­te­mos equi­pa­ran­do es­te cau­dal con el éxo­do emi­gra­to­rio de 1960. Pa­ra aca­bar de re­ba­tir el re­tra­to mu­ti­la­do di­re­mos que los in­mi­gran­tes que han re­sis­ti­do a la cri­sis for­man par­te de la es­truc­tu­ra de es­ta so­cie­dad. Lo con­fir­man su arrai­go y su na­tu­ra­li­za­ción. Lle­van re­si­dien­do en Es­pa­ña una me­dia de 13 años, se­gún la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va y, des­de el año 2000, se han nacionalizado 1,5 mi­llo­nes de per­so­nas de ori­gen ex­tran­je­ro. Di­cho de otro mo­do, no son aves de pa­so, ni ha dis­mi­nui­do la can­ti­dad de in­mi­gran­tes, sino que lo que cre­ce es el nú­me­ro de es­pa­ño­les de ori­gen ex­tran­je­ro. De es­tos da­tos se de­du­ce que exis­te un or­den mi­gra­to­rio con cier­ta au­to­no­mía res­pec­to de la eco­no­mía. Y que exis­ten mo­ti­vos so­cia­les po­de­ro­sos pa­ra mo­ver­nos de un país a otro, ta­les co­mo la se­gu­ri­dad fa­mi­liar, la am­bi­ción de for­mar­se o el es­fuer­zo por pro­cu­rar que la vi­da ten­ga pre­sen­te y fu­tu­ro. El ni­vel de los flu­jos du­ran­te la cri­sis in­di­ca que he­mos in­gre­sa­do, de mo­do irre­ver­si­ble, en el club de la glo­ba­li­za­ción mi­gra­to­ria. Por úl­ti­mo, la exis­ten­cia de un éxo­do emi­gra­to­rio y una ma­si­va fu­ga de ce­re­bros es una ver­dad per­ci­bi­da, pe­ro no me­di­da. To­do lo an­te­rior con­fir­ma que hay un des­en­cuen­tro en­tre na­rra­cio­nes y me­di­cio­nes. Y que los re­la­tos mu­ti­la­dos nos abo­can, co­mo se ha vis­to en el bre­xit, a un com­por­ta­mien­to po­lí­ti­co es­qui­zo­fré­ni­co. La con­clu­sión es que los men­sa­jes sim­ples son un ve­neno cul­tu­ral en nues­tras so­cie­da­des com­ple­jas. ¿Es ne­ce­sa­ria la pre­sun­ción de inocen­cia? Por su­pues­to, no so­lo es ne­ce­sa­ria, sino im­pres­cin­di­ble en un Es­ta­do de de­re­cho, sien­do fun­da­men­tal pa­ra los prin­ci­pios inalie­na­bles de una de­mo­cra­cia. Por eso las opi­nio­nes, aunque res­pe­ta­bles, de aque­llos que opi­nan lo con­tra­rio, de­ján­do­se lle­var por sen­ti­mien­tos y si­tua­cio­nes, que en na­da ayu­dan a la ob­je­ti­vi­dad con la que se de­ben en­jui­ciar los he­chos, in­di­can que sus con­cien­cias, cuan­do me­nos, es­ta­rían más tran­qui­las en los paí­ses don­de no se res­pe­ta.

Vie­ne ello a cuen­to de una car­ta que cri­ti­ca una sen­ten­cia ju­di­cial en la cual se ab­suel­ve al pre­sun­to cul­pa­ble por­que no fue sor­pren­di­do con­du­cien­do el vehícu­lo. Y no se tra­ta de la suer­te, co­mo ale­ga, sino de que pre­va­lez­ca el con­cep­to de in du­bio pro reo, lo­cu­ción la­ti­na so­bre el prin­ci­pio ju­rí­di­co de que en ca­so de du­da, in­su­fi­cien­cia pro­ba­to­ria, et­cé­te­ra, se fa­vo­re­ce­rá al impu­tado, sien­do uno de los prin­ci­pa­les del De­re­cho Pe­nal mo­derno. El fis­cal o agen­te de­ben pro­bar la cul­pa y no es­te úl­ti­mo su inocen­cia: an­te la du­da, a fa­vor del reo. To­da per­so­na es inocen­te has­ta que se de­mues­tre su cul­pa­bi­li­dad —se­rá el juez quien lo de­ter­mi­ne—, y si Ha­ce ocho me­ses se pu­bli­có el in­for­me Chil­cot so­bre la gue­rra de Irak. En él se afir­ma que Blair y Az­nar en­ga­ña­ron a sus ciu­da­da­nos fin­gien­do ha­cer lo im­po­si­ble pa­ra im­pe­dir es­te con­flic­to que des­es­ta­bi­li­zó Orien­te Me­dio y fue el ger­men del te­rro­ris­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co. Az­nar, pa­ra «sa­car­nos del rin­cón de la His­to­ria», apar­có la di­plo­ma­cia y fue tras Bush con­so­li­dan­do el re­cur­so de la gue­rra; una con­tien­da de trá­gi­cas con­se­cuen­cias ela­bo­ra­da con prue­bas fal­sas y sin au­to­ri­za­ción del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU. La fo­to de las Azo­res pro­vo­có mi­lla­res de muer­tes inocen­tes y un mun­do más in­se­gu­ro. Los que in­tui­mos, por los ne­xos de Bush con las pe­tro­le­ras, que era una gue­rra por in­tere­ses eco­nó­mi­cos, te­nía­mos ra­zón: no exis­tían ar­mas de des­truc­ción ma­si­va y el pre­cia­do lí­qui­do pa­só de los 20 dó­la­res el barril, a los 144 en el 2008, lle­nan­do el bol­si­llo de unos po­cos y sien­do un cla­ro ace­le­ra­dor de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Ocho me­ses más tar­de ¿no me­re­ce­mos los es­pa­ño­les una re­fle­xión pú­bli­ca de Az­nar? MI­GUEL FER­NÁN­DEZ-PA­LA­CIOS GOR­DON.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.