El lí­der que quie­re con­tro­lar me­dios y se­ña­la a in­for­ma­do­res

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - E. C.

La re­la­ción de Pa­blo Igle­sias con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es am­bi­va­len­te. En un pri­mer mo­men­to uti­li­zó há­bil­men­te sus apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión —in­clu­so en la más re­pre­sen­ta­ti­va de la de­re­cha ex­tre­ma— co­mo pla­ta­for­ma pa­ra ven­der sus men­sa­jes y ha­cer­se fa­mo­so. En la ac­tua­li­dad, él mis­mo, co­mo la por­ta­voz en el Con­gre­so, Ire­ne Mon­te­ro, el se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción, Pa­blo Eche­ni­que, y los su­pues­tos ideó­lo­gos del par­ti­do, Juan Car­los Mo­ne­de­ro y Jor­ge Verstryn­ge, tie­nen ba­rra li­bre pa­ra apa­re­cer en dos ca­de­nas na­cio­na­les, so­bre to­do La Sex­ta, pe­ro tam­bién en Cua­tro. Sa­len a to­das ho­ras, por la ma­ña­na, por la tar­de y por la no­che. Se les da el tiem­po que pre­ci­san pa­ra ex­pla­yar­se. Sin pro­ble­mas. Eso sí, el que ha des­apa­re­ci­do de los me­dios, tras su de­rro­ta en Vis­ta­le­gre II, es Íñi­go Erre­jón y, por ex­ten­sión, sus par­ti­da­rios. Igle­sias con­tro­la aho­ra quién ha­bla y quién no en las te­le­vi­sio­nes.

Pe­ro la ac­ti­tud ama­ble y co­la­bo­ra­do­ra de Igle­sias con los me­dios que le dan can­cha cam­bia ra­di­cal­men­te cuan­do se tra­ta de los que le critican. Su con­cep­ción la ex­pre­só cla­ra­men­te ha­ce me­nos de tres años, cuan­do se mos­tró par­ti­da­rio de que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tén so­me­ti­dos a me­ca­nis­mos de con­trol pú­bli­co. An­tes ha­bía ase­gu­ra­do que «el ma­yor ata­que con­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión es que ha­ya me­dios de co­mu­ni­ca­ción que sean de pro­pie­dad pri­va­da, que res­pon­dan a los in­tere­ses pri­va­dos, cor­po­ra­ti­vos, de mul­ti­mi­llo­na­rios». Más re­cien­te­men­te ata­có en pú­bli­co a un in­for­ma­dor que si­gue ha­bi­tual­men­te a Po­de­mos, al tiem­po que ase­gu­ra­ba que los pe­rio­dis­tas «es­tán obli­ga­dos pro­fe­sio­nal­men­te a ha­blar mal de no­so­tros». En otra oca­sión, una pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó por su pro­yec­to de go­bierno de cam­bio y le res­pon­dió así: «Pre­cio­so abrigo de piel el que trae us­ted». Igle­sias tam­bién de­nun­ció la exis­ten­cia de una su­pues­ta «má­qui­na del fan­go» a raíz de que una emi­so­ra de ra­dio re­ve­la­ra que el aho­ra lí­der de Po­de­mos en Ma­drid, Ra­món Es­pi­nar, ha­bía ga­na­do 30.000 eu­ros ven­dien­do un pi­so pro­te­gi­do en el 2010. La in­for­ma­ción era ri­gu­ro­sa­men­te cier­ta. Po­de­mos tam­bién uti­li­za Twit­ter pa­ra arre­me­ter con­tra los pe­rio­dis­tas crí­ti­cos. En es­te con­tex­to lle­ga la denuncia de la APM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.