El PDECat se des­mar­ca de sus so­cios y de­fien­de re­to­car en el Pre­su­pues­to la par­ti­da del re­fe­ren­do

La CUP se nie­ga a dar mar­cha atrás pe­se a la ad­ver­ten­cia del Con­se­jo de Ga­ran­tías de que esa asig­na­ción es in­cons­ti­tu­cio­nal Mén­dez de Vi­go re­cla­ma a los se­ce­sio­nis­tas que «no en­ga­ñen»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRIS­TIAN REINO N. V. EFE

La uni­dad del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, muy frá­gil du­ran­te to­da la le­gis­la­tu­ra, se es­tá re­sin­tien­do aún más aho­ra que se acer­ca el mo­men­to del ca­len­da­rio que diseñaron pa­ra una rup­tu­ra. Mien­tras la ma­yo­ría de los par­ti­dos ca­ta­la­nes pien­san ya en elec­cio­nes, la des­co­ne­xión por la vía rá­pi­da y los ca­sos de co­rrup­ción que afec­tan a la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia han abier­to fi­su­ras en el en­de­ble fren­te se­ce­sio­nis­ta. Así, el PDECat mar­có ayer dis­tan­cias con las de­cla­ra­cio­nes que hi­zo la se­ma­na pa­sa­da el Go­bierno ca­ta­lán, que se mos­tró dis­pues­to a desoír el dic­ta­men del Con­se­jo de Ga­ran­tías Es­ta­tu­ta­rias —el Cons­ti­tu­cio­nal ca­ta­lán— des­pués de que ad­vir­tie­ra de que la in­clu­sión de par­ti­das pre­su­pues­ta­rias pa­ra el re­fe­ren­do es in­cons­ti­tu­cio­nal, por­que con­tra­rio a la Car­ta Mag­na es tam­bién con­vo­car una con­sul­ta so­bre la in­de­pen­den­cia.

El pri­me­ro que se sa­lió del guion fue Jo­sep Rull, con­se­je­ro de Te­rri­to­rio, que pi­dió que se cui­den las «for­mas». Es­ta rec­ti­fi­ca­ción fue se­cun­da­da por la eje­cu­ti­va de su par­ti­do ayer. La for­ma­ción de Puig­de­mont y Mas afir­mó que quie­re res­pe­tar el mar­co le­gal y se abrió a mo­di­fi­car o in­clu­so eli­mi­nar la po­lé­mi­ca dis­po­si­ción de las cuen­tas catalanas que ase­gu­ra­ba asig­na­cio­nes pre­su­pues­ta­rias pa­ra la con­sul­ta.

La CUP ya di­jo que no con- tem­pla­ba dar ni «un pa­so atrás», por lo que es­ta se­ma­na se es­pe­ra muy mo­vi­da has­ta que al­can­cen un acuer­do que pue­da sa­tis­fa­cer a to­das las par­tes. Tam­bién a Es­que­rra, que des­de el pri­mer día ejer­ce de me­dia­dor en­tre los dos ex­tre­mos y no se mo­ja de en­tra­da. Los re­pu­bli­ca­nos em­pla­za­ron a con­ver­gen­tes y an­ti­ca­pi­ta­lis­tas a pac­tar una po­si­ción con­jun­ta. En reali­dad, to­do es muy re­tó­ri­co, pues el in­de­pen­den­tis­mo sa­be que si quie­re ce­le­brar el re­fe­ren­do, di­gan lo que di­gan el Cons­ti­tu­cio­nal o el Con­se­jo de Ga­ran­tías, ten­drá que rom­per con la le­ga­li­dad vi­gen­te. Y ahí sí que las di­fe­ren­cias se­rán mu­cho más pro­nun­cia­das. La re­for­ma del re­gla­men­to que pro­po­ne Junts pel Sí pa­ra agi­li­zar la apro­ba­ción de las leyes de la des­co­ne­xión tam­bién se­rá un fo­co de ten­sión.

El fren­te de la co­rrup­ción

El otro fren­te que di­vi­de a los se­ce­sio­nis­tas es el de la co­rrup­ción. Se es­pe­ra que ma­ña­na Jor­di Mon­tull y su hi­ja, en el jui­cio del Pa­lau, apor­ten prue­bas que acre­di­ten que CDC se fi­nan­ció de ma­ne­ra ile­gal a tra­vés de la en­ti­dad cul­tu­ral. Las re­ve­la­cio­nes del ca­so Pa­lau, uni­das a las que se co­no­cie­ron ayer del ca­so 3 %, que apun­tan al ex­con­se­je­ro de Jus­ti­cia, Ger­má Gor­dó, co­mo pie­za cla­ve de la tra­ma, abri­rán una bre­cha en­tre el PDECat y sus so­cios de ERC y la CUP, que es­tá por ver si se con­vier­te en de­fi­ni­ti­va, por­que si Es­que­rra quie­re ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes, tie­ne que rom­per ama­rras con sus so­cios en Junts pel Sí. De mo­men­to, los re­pu­bli­ca­nos lan­za­ron un avi­so: «Nues­tro pro­yec­to es el de un país lim­pio y trans­pa­ren­te. Nos gus­ta­ría que to­dos los par­ti­dos tu­vie­ran el mis­mo ni­vel de com­pro­mi­so, exi­gen­cia y trans­pa­ren­cia». La pre­si­den­ta del Par­la­men­to ca­ta­lán, Car­me For­ca­dell, re­cu­rrió ayer la nue­va que­re­lla que le pre­sen­tó la Fis­ca­lía por per­mi­tir vo­tar en la Cá­ma­ra pro­pues­tas so­be­ra­nis­tas. Mien­tras el Go­bierno tra­ta de sal­var su ope­ra­ción diá­lo­go con la Ge­ne­ra­li­tat, el se­ce­sio­nis­mo bus­ca pro­mo­ción fue­ra de Es­pa­ña. La úl­ti­ma pa­ra­da del ex­pre­si­den­te Ar­tur Mas en la Uni­ver­si­dad de Har­vard, Bos­ton, se su­ma a los in­ten­tos del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán por in­ter­na­cio­na­li­zar el pro­ce­so. El ba­lan­ce que ma­ne­jan en la Mon­cloa, sin em­bar­go, no re­sul­ta tan ha­la­güe­ño pa­ra el mo­vi­mien­to se­ce­sio­nis­ta. Fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les in­sis­ten en su apre­cia­ción de que la es­tra­te­gia de lo­grar el re­co­no­ci­mien­to ex­te­rior no les es­tá fun­cio­nan­do a quie­nes per­si­guen la rup­tu­ra. Los via­jes más re­cien­tes de lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas, ar­gu­men­tan en la Mon­cloa, no han te­ni­do el im­pac­to que po­dría es­pe­rar la Ge­ne­ra­li­tat. Al mis­mo tiem­po, sub­ra­yan en el Eje­cu­ti­vo, que la UE siem­pre ha de­ja­do cla­ro en sus pro­nun­cia­mien­tos qué ocu­rri­ría con Ca­ta­lu­ña en ca­so de que aban­do­ne el pro­yec­to co­mún. Es por eso por lo que el por­ta­voz del Go­bierno pe­día ayer ex­pre­sa­men­te a las au­to­ri­da­des catalanas un ejer­ci­cio di­vul­ga­ti­vo, «no en­ga­ñar a la gen­te y de­cir la ver­dad». Sa­lir de Es­pa­ña, re­cuer­da Íñi­go Mén­dez de Vi­go, es de­jar el club eu­ro­peo.

El Eje­cu­ti­vo se sien­te ava­la­do por la re­tahí­la de de­cla­ra­cio­nes que des­de Bru­se­las es­ta­ble­cen las com­pli­ca­cio­nes de Ca­ta­lu­ña pa­ra vol­ver a in­gre­sar en la UE en ca­so de in­de­pen­den­cia. Así, Mén­dez de Vi­go des­ta­có ayer en un fo­ro en Ma­drid que des­de el 2004 au­to­ri­da­des co­mo Ro­mano Pro­di, Du­rão Ba­rro­so o Jean-Clau­de Junc­ker han sub­ra­ya­do que, tras la rup­tu­ra, el te­rri­to­rio ca­ta­lán que­da­ría «fue­ra». Del mis­mo mo­do, el tam­bién mi­nis­tro de Edu­ca­ción res­ca­tó las pa­la­bras del pre­si­den­te del Eu­ro­par­la­men­to, An­to­nio Ta­ja­ni, quien ha­ce unos días sub­ra­yó que «vul­ne­rar la Cons­ti­tu­ción de un Es­ta­do miem­bro es vul­ne­rar tam­bién el or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal eu­ro­peo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.