Lon­dres im­po­ne un for­mu­la­rio de 85 pá­gi­nas pa­ra lo­grar la re­si­den­cia

Los ga­lle­gos en el Reino Uni­do se que­jan del au­men­to de tra­bas a cau­sa del «bre­xit»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - RI­TA ÁL­VA­REZ TU­DE­LA AFP

«To­dos es­ta­mos igual, ha­blan­do del do­cu­men­to, de si so­li­ci­ta­mos la re­si­den­cia bri­tá­ni­ca, de si no ha­cer­lo», ex­pli­ca Gem­ma Par­do, una ar­tis­ta ga­lle­ga que lle­va 17 años vi­vien­do en Lon­dres. Al igual que la ma­yo­ría de los tres mi­llo­nes de eu­ro­peos que se cal­cu­la re­si­den en Reino Uni­do, las op­cio­nes so­bre su fu­tu­ro tras el bre­xit no es­tán cla­ras. El do­cu­men­to de 85 pá­gi­nas pa­ra so­li­ci­tar al re­si­den­cia per­ma­nen­te se ha con­ver­ti­do en una pe­sa­di­lla pa­ra ella y sus ami­gos.

Ca­sa­da con un bri­tá­ni­co, con el que tie­ne un hi­jo, a Par­do le pa­re­ce que to­da la bu­ro­cra­cia que ro­dea a es­te asun­to es «un po­co ri­dí­cu­la». Son 17 años de es­tu­dios, de tra­ba­jo, de in­mer­sión cul­tu­ral y lin­güís­ti­ca, pe­ro po­co pa­re­cen con­tar. Aho­ra tie­ne que de­mos­trar que lle­va cin­co años se­gui­dos tra­ba­ja­dos aquí. Tie­ne que pro­bar las en­tra­das y sa­li­das al país, sus in­gre­sos, apor­tar cartas de sus em­plea­do­res, y un lar­go et­cé­te­ra.

Par­do ex­pli­ca que el ca­so de ca­da eu­ro­peo es un mun­do, pe­ro ella lo tie­ne cla­ro: «No voy a de­jar a la mi­tad de mi fa­mi­lia aquí». Sus via­jes cons­tan­tes a Ga­li­cia y a otros pun­tos del mun­do ha­cen que ten­ga mie­do de que su so­li­ci­tud se com­pli­que. Más, cuan­do lee ca­sos en los me­dios co­mo el del fran­cés Bruno Po­llet. A es­te cien­tí­fi­co, casado con la es­co­ce­sa Em­ma Po­llet, el mi­nis­te­rio del In­te­rior le re­cha­zó su for­mu­la­rio pa­ra ob­te­ner la re­si­den­cia per­ma­nen­te tras lle­var vi­vien­do y tra­ba­jan­do dos dé­ca­das en Swan­sea. Su mu­jer acu­sa a la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, de ig­no­rar com­ple­ta­men­te la di­fí­cil si­tua­ción que vi­ven tras el bre­xit los bri­tá­ni­cos ca­sa­dos con eu­ro­peos. «No con­fío en el Go­bierno en ab­so­lu­to, no me han da­do nin­gu­na se­ñal po­si­ti­va de que re­sol­ve­rán es­to», se la­men­ta.

Par­do en­tien­de que Lon­dres ten­ga que po­ner en mar­cha un pro­ce­di­mien­to, pe­ro ogli­gar­los a pa­gar has­ta 2.000 li­bras por to­do el pro­ce­so le pa­re­ce exa­ge­ra­do. Ade­más, los so­li­ci­tan­tes se que­dan sin pa­sa­por­te seis me­ses, por­que lo re­qui­san las au­to­ri­da­des, un tiem­po que juz­ga «de­ma­sia­do lar­go».

Su her­mano, Ricardo Par­do, vi­ve una si­tua­ción si­mi­lar al lle­var 20 años tra­ba­jan­do en Reino Uni­do. Re­cién lle­ga­do de un via­je a Gre­cia, es­te di­se­ña­dor de pro­duc­ción con­fía en que la si­tua­ción de los eu­ro­peos se nor­ma­li­ce con un acuer­do, sin lle­gar a te­ner que pe­dir vi­sa­dos o te­ner que cu­brir el ci­ta­do do­cu­men­to de 85 pá­gi­nas.

Tra­ba­ja­dor au­tó­no­mo, con via­jes con­ti­nuos a Amé­ri­ca y por la UE, lo que más di­fí­cil en­cuen­tra es «de­mos­trar que ha­yas sa­li­do y en­tra­do del país». So­lo en los tres pri­me­ros me­ses de 2017 ya ha via­ja­do a tres paí­ses di­fe­ren­tes, por lo que re­vi­sar ca­da con­tra­to y pro­bar los via­jes de dos dé­ca­das le pa­re­ce una lo­cu­ra.

Pa­ra Par­do, el he­cho de que en Es­pa­ña ha­ya más de 300.000 bri­tá­ni­cos re­si­den­tes, pe­ro me­nos de la mi­tad de esa can­ti­dad de es­pa­ño­les en Reino Uni­do, es una ven­ta­ja pa­ra que Ma­drid y Lon­dres lle­guen a un acuer­do. «No ha­cer­lo me pa­re­ce una es­tu­pi­dez. Yo es­toy es­pe­ran­do a que se pon­ga en mar­cha el Ar­ticu­lo Dos ni­ños con ma­dre in­mi­gran­te, en una pro­tes­ta an­ti-«bre­xit».

50 que active el bre­xit y a que el Go­bierno es­pa­ñol acon­se­je, por­que sien­do dis­lé­xi­co, pa­ra cu­brir el do­cu­men­to de 85 pá­gi­nas, voy a ne­ce­si­tar 50 co­pias pa­ra ha­cer una bien», co­men­ta de­jan­do co­mo ul­ti­mí­si­mo re­cur­so pe­dir el pa­sa­por­te bri­tá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.