To­dos con­tra to­dos en el mun­do de Trump

Jus­ti­cia re­cha­za de­fen­der al FBI y des­men­tir al pre­si­den­te, co­mo re­cla­ma­ba su director

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - FRAN­CIS­CO ESPIÑEIRA

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia no sal­drá a des­men­tir al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. El mag­na­te acu­só a la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma de es­piar­le en sus ofi­ci­nas y pin­char los te­lé­fo­nos de su equi­po du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral sin más prue­bas que su pro­pia voz. «Nun­ca ha­bía vis­to a Oba­ma tan ca­brea­do. Quie­re que se in­ves­ti­gue to­do, que se lle­gue has­ta el final», in­for­mó el ex­pre­si­den­te a tra­vés de un por­ta­voz. «Es sim­ple­men­te una fal­se­dad», ex­pli­có.

Pe­ro la vo­lun­tad de Oba­ma es­tá le­jos de ha­cer­se reali­dad. El to­da­vía director del FBI, Ja­mes Co­mey, pi­dió el sá­ba­do al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia un co­mu­ni­ca­do pú­bli­co que ne­ga­se las pa­la­bras de Trump. «La gra­ve­dad de las acu­sa­cio­nes del pre­si­den­te exi­ge un des­men­ti­do que se­ña­le que son in­co­rrec­tas», re­co­gía The New York Ti­mes.

¿En qué se ba­sa Trump?

Apa­ren­te­men­te, en na­da. La ho­ra de su tuit acu­sa­dor con­tra Oba­ma, las 6.35 ho­ras, dis­pa­ró to­da cla­se de co­men­ta­rios, pe­ro no hay prue­bas. Fuen­tes del equi­po pre­si­den­cial lle­van des­de el sá­ba­do in­ten­tan­do apa­gar el fue­go avi­va­do por el pre­si­den­te, muy mo­les­to por las in­for­ma­cio­nes que vin­cu­lan a su equi­po con Mos­cú. Los más lea­les a Trump in­sis­ten en apun­tar a Oba­ma con el ar­gu­men­to de que la NSA pin­chó mi­les de con­ver­sa­cio­nes de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, co­mo de­nun­ció Ed­ward Snow­den con sus fil­tra­cio­nes de co­rreos. «Y pu­do ha­ber he­cho lo mis­mo con no­so­tros», in­sis­ten. La teo­ría cons­pi­ra­ti­va, se­gún The New York Ti­mes, arran­ca de un pro­gra­ma de ra­dio en una emi­so­ra con­ser­va­do­ra, don­de el pre­sen­ta­dor, Mark Le­vin, acu­sa­ba a Oba­ma de uti­li­zar «ins­tru­men­tos del po­der» con­tra el re­pu­bli­cano. Breit­bart, el dia­rio di­gi­tal de Ban­non, abra­zó la idea 24 ho­ras más tar­de, el vier­nes, y el sá­ba­do, a pri­me­ra ho­ra, fue el pro­pio Trump el que le dio ve­ra­ci­dad.

¿Qué pa­pel jue­ga Co­mey?

Co­mey se sien­te se­ña­la­do. Si las es­cu­chas a Trump se hu­bie­ran pro­du­ci­do, el FBI hu­bie­ra si­do el en­car­ga­do de eje­cu­tar­las. «Esa or­den no la pue­de dar el pre­si­den­te. Tie­ne que con­tar con una or­den ju­di­cial», ex­pli­can des­de la agen­cia. Co­mey tu­vo un pa­pel de­ci­si­vo en la cam­pa­ña elec­to­ral al anun­ciar a po­cos días de la vo­ta­ción pre­si­den­cial la aper­tu­ra de una in­ves­ti­ga­ción con­tra Hi­llary Clin­ton por el uso de un correo pri­va­do, al­go que los de­mó­cra­tas con­si­de­ran de­ci­si­vo pa­ra jus­ti­fi­car la de­rro­ta de su can­di­da­ta.

Los ul­tras, con­tra Prie­bus

El úl­ti­mo des­liz de Trump ha ser­vi­do pa­ra abrir el jue­go de tro­nos en la Ca­sa Blan­ca. Los dos ban­dos que se dispu­tan el ca­ri­ño del mag­na­te, los ul­tras, ali­nea­dos con Ste­ve Ban­non, y la casta re­pu­bli­ca­na, li­de­ra­da por el je­fe de Ga­bi­ne­te, Rein­ce Prie­bus, e his­tó­ri­cos co­mo Paul Ryan y Mitch McCon­nell, no ocul­tan sus di­fe­ren­cias ape­nas seis se­ma­nas des­pués del tras­pa­so de po­de­res. «Cu­chi­lla­das con­tra Prie­bus», ti­tu­la­ba Po­li­ti­co pa­ra ex­pli­car los men­sa­jes de apo­yo de Ban­non o Ja­red Kush­ner a Prie­bus. «Na­die es­tá pen­san­do en su re­le­vo», in­sis­ten. Cla­ro que sus co­la­bo­ra­do­res dis­cre­pan: «Es pu­ra in­com­pe­ten­cia, fal­ta ges­tión y liderazgo por­que hay mu­cha gen­te ha­blan­do en nom­bre del pre­si­den­te y eso ge­ne­ra con­fu­sión. Trump ya se es­tá dan­do cuen­ta de ello». Prie­bus no via­jó a Flo­ri­da con el pre­si­den­te es­te fin de se­ma­na. Los tam­bo­res de re­le­vo re­pi­can con fuer­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.