El Real Ma­drid y sus nom­bres pro­pios

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - Raúl Ca­ne­da

Cuan­do ha­bla­mos de un club co­mo el Real Ma­drid con­vie­ne cam­biar el pa­ra­dig­ma, po­ner el fo­co ade­cua­do. Es­ta­mos ha­blan­do de un gi­gan­te. El úni­co pun­to de vis­ta pre­ci­so es ver­lo co­mo un me­ga pro­duc­to de la so­cie­dad de ma­sas, de con­su­mo, don­de lo que pa­re­ce su­plan­ta a lo que es.

Al ha­blar de mi­tos co­mo Zi­da­ne, su des­co­mu­nal fi­gu­ra co­mo úl­ti­ma le­yen­da blan­ca con­vier­te en ni­mia cual­quier du­da que pu­die­ra plan­tear su errá­ti­co pa­sa­do co­mo téc­ni­co del Cas­ti­lla. De he­cho, cuan­do ha­bla­mos de Zi­da­ne so­lo se pue­de pers­pec­ti­var des­de lo mi­to­ló­gi­co, des­de lo sim­bó­li­co, don­de la reali­dad de­ja de exis­tir co­mo tal; se trans­mu­ta en lo que pa­re­ce. Eso es lo que es.

Y es que el Real Ma­drid pa­ra for­jar su le­yen­da nun­ca ha ne­ce­si­ta­do de la apor­ta­ción de un téc­ni­co, de nin­gún en­tre­na­dor que mos­tra­se el ca­mino, tal y co­mo hi­cie­ron en el Ba­rça Cruyff y Guar­dio­la. La iden­ti­dad blan­ca ha si­do es­cri­ta con nom­bres pro­pios de ju­ga­do­res, aña­dién­do­le a la ca­li­dad, siem­pre in­dis­pen­sa­ble, una su­til lí­nea mar­ca­da des­de Pi­rri has­ta Ser­gio Ra­mos, pa­san­do por Stie­li­ke, que ha do­ta­do al ves­tua­rio de au­to­no­mía, de vi­da pro­pia. El Ma­drid nun­ca ha si­do un club de gran­des ne­ce­si­da­des or­ga­ni­za­ti­vas, ni ha te­ni­do la ne­ce­si­dad de ser van­guar­dia tác­ti­ca, al Ma­drid siem­pre lo ha guia­do un so­lo des­tino sin re­pa­rar en el ca­mino ele­gi­do: ga­nar. Y en esa vo­ca­ción ca­si re­li­gio­sa ha he­cho que su en­tre­na­dor a me­nu­do ha­ya si­do se­cues­tra­do, re­du­ci­do a una fi­gu­ra pa­ter­nal, a ve­ces, in­clu­so in­vi­si­ble; otras, anó­ni­mo.

Con la lle­ga­da de Zi­da­ne, re­ci­bi­da con evi­den­te sa­tis­fac­ción por el ves­tua­rio, se es­ti­mu­ló lo úni­co fun­da­men­tal en una plan­ti­lla re­ple­ta de in­me­jo­ra­bles fut­bo­lis­tas: la ale­gría. A lo­mos de ese es­ta­do de áni­mo y de ese plan­tel des­co­mu­nal, don­de cual­quie­ra de sus su­plen­tes se­ría una es­tre­lla en la mi­llo­na­ria Premier, fue ca­paz de cons­truir una ra­cha de trein­ta par­ti­dos sin per­der, ga­nan­do con esa lu­ci­dez que so­lo el triun­fo con­ti­nuo ayu­da a man­te­ner.

Pue­de dar la im­pre­sión de que la de­rro­ta en Se­vi­lla en­te­rró ese bri­llo, abrien­do una ren­di­ja por la que se co­la­ron los ha­bi­tua­les, pe­ro ba­na­les men­sa­jes des­ti­na­dos a ha­cer pa­re­cer que se sa­be: «El Ma­drid no jue­ga a na­da», «lo sus­ten­ta la ca­li­dad de los ju­ga­do­res», «no tie­ne or­den»... Esa re­tahí­la de tó­pi­cos que so­lo tie­ne la pre­ten­sión de con­ver­tir­nos a en­tre­na­do­res y opi­na­do­res en ex­per­tos tras­cen­den­tes.

Re­sul­ta evi­den­te que no se pue­de man­te­ner en el tiem­po ra­chas de im­ba­ti­bi­li­dad sin ju­gar bien, de la mis­ma ma­ne­ra que no hay en­tre­na­dor ca­paz de or­ga­ni­zar un fút­bol más or­de­na­do y crea­ti­vo del que pue­dan ge­ne­rar Kroos, Mo­dric y Ben­ze­ma por sí so­los. Si es­tán con­ten­tos. Por­que lo úni­co que ge­ne­ra or­den es sa­ber ju­gar.

Lo que sí es po­si­ble es que la ga­so­li­na que sus­ten­ta la épo­ca de Zi­da­ne has­ta aho­ra, la ale­gría, es­té em­pe­zan­do a mos­trar sín­to­mas de ago­ta­mien­to, de can­san­cio. Na­da tác­ti­co. La reali­dad, cuan­do so­lo ha­bla lo que pa­sa en el cam­po, nos mues­tra que el Ma­drid es ca­paz de re­mon­tar sin apa­ren­te es­fuer­zo an­te un no­ta­ble Ná­po­les. Lo nor­mal es que el Ma­drid tam­bién ga­ne hoy. La reali­dad es que na­die lo que­rrá co­mo si­guien­te rival. Y a na­die le ex­tra­ña­ría que vuel­va a ga­nar otra Cham­pions. Cues­tión de cos­tum­bre, de je­rar­quía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.