El ejér­ci­to de los ofen­di­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - Án­gel Pa­nia­gua

Un ejér­ci­to de bus­ca­do­res de ofen­sas re­co­rre el mun­do di­gi­tal. Son el club de los agra­via­dos, la le­gión de los he­ri­dos, to­da una so­cie­dad de hom­bres y mu­je­res de fi­na piel que se des­pier­tan ca­da día bus­can­do desai­res que los hie­ran. Es­cru­tan ca­da co­ma, ras­trean ca­da ver­bo, es­cu­dri­ñan ca­da ad­je­ti­vo, o ca­da fal­ta de ad­je­ti­vo, tra­tan­do de en­con­trar una afren­ta, una in­ju­ria, un ul­tra­je.

Apa­re­cen al asal­to ca­da vez que en Amé­ri­ca La­ti­na se pu­bli­ca un com­pen­dio de chis­tes de ga­lle­gos. Car­gan ar­mas cuan­do al­guien ha­bla de una ban­de­ra, ya sea pa­ra en­sal­zar­la, pa­ra cri­ti­car­la pa­ra mos­trar su in­di­fe­ren­cia, por­que no hay nin­gu­na co­sa en la que el ejér­ci­to de los ofen­di­dos gas­te más mu­ni­ción que en ban­de­ras. Apun­tan cuan­do al­guien com­pa­ra la si­lue­ta de las Cíes en la pu­bli­ci­dad de un avión con una ra­ya de co­ca. Disparan cuan­do una mu­jer se atre­ve a de­cir que des­de que tie­ne hi­jos aca­ba el día más can­sa­da.

El ejér­ci­to de los ofen­di­dos lo com­po­nen los ac­tua­les Tor­que­ma­das. Ya no bus­can la pu­re­za de san­gre, an­te­pa­sa­do por an­te­pa­sa­do, pe­ro sí hur­gan en el his­to­rial de Twit­ter o el de Fa­ce­book, y hus­mea­rían tam­bién en el de los pro­pios pen­sa­mien­tos si pu­die­ran, pa­ra con­de­nar a cual­quier per­so­na­je, tal vez un tuit tor­ci­do, aca­so una fo­to fue­ra de lu­gar, qui­zás un pen­sa­mien­to con­tra­dic­to­rio. Qué más da. La esen­cia es con­de­nar. El guar­dián in­vi­si­ble,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.