Un fi­cha­je de lo más fa­mi­liar

La la­li­nen­se Ce­ci­lia Ca­che­da con­vi­vió du­ran­te cua­tro años con el en­tre­na­dor y su mu­jer pa­ra po­der ju­gar en el Ba­lon­mán Po­rri­ño. Hoy es una de las fi­gu­ras del equi­po

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz de Galicia - LO­RE­NA GAR­CÍA CAL­VO

«Se non fo­ra por Abel, que aquel día veu fa­lar cos meus pais, eu ho­xe non es­ta­ría xo­gan­do no Ba­lon­mán Po­rri­ño e moi­to me­nos en División de Hon­ra», di­ce Ce­ci­lia Ca­che­da sin aso­mo de du­da. La char­la a la que se re­fie­re su­ce­dió ha­ce ca­si ocho años en La­lín y, aunque la cen­tral no lo sa­bía en­ton­ces, esa con­ver­sa­ción cam­bia­ría su vi­da pa­ra siem­pre.

Cuan­do te­nía 13 años, se en­con­tró con que el Ba­lon­mán La­lín, su club, no po­dría sa­car equi­po ca­de­te pa­ra la tem­po­ra­da si­guien­te. Un dis­gus­to pa­ra la cen­tral al que Abel Es­té­vez, en­ton­ces téc­ni­co en la can­te­ra del Po­rri­ño y se­lec­cio­na­dor de Ce­ci­lia en el com­bi­na­do au­to­nó­mi­co, en­con­tró so­lu­ción. «O club ex­pú­xo­lle a po­si­bi­li­da­de de que vi­ñe­ra pa­ra o Ba­lon­mán Po­rri­ño pe­ro ato­pá­mo­nos con que non dis­po­ñia­mos dun­ha re­si­den­cia de es­tu­dan­tes na que pui­de­se vi­vir. Así que fa­la­mos cos pais e di­xé­mos­lles que po­día vi­vir coa mi­ña fa­mi­lia ata que fo­se maior», re­cuer­da el en­tre­na­dor.

«Po­de pa­re­cer es­tra­ño, pe­ro eu o que que­ría era se­guir xo­gan­do e a pro­pos­ta de­por­ti­va do Po­rri­ño era moi boa. Xa ti­ña con­fian­za con Abel de le­var dous anos con el na se­lec­ción, así que non o du­bi­dei», des­ve­la Ce­ci­lia. Con el res­pal­do del Po­rri­ño, el téc­ni­co plan­teó que la cen­tral se fue­se a vi­vir con él y su mu­jer —en­ton­ces no­via—, y la fa­mi­lia de Ce­ci­lia, que co­no­cía la se­rie­dad de Abel y del club, so­lo pu­so una con­di­ción. «Que non fa­lla­ra nos es­tu­dos, e evi­den­te­men­te non fa­llou», des­ta­ca el en­tre­na­dor, re­cor­dan­do la In­ge­nie­ría de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes que su ju­ga­do­ra es­tá cur­san­do.

Con ca­tor­ce años, la cen­tral Ce­ci­lia Ca­che­da con­vi­vió con Abel Es­té­vez y su fa­mi­lia has­ta que cum­plió los

hi­zo las ma­le­tas y se fue a cien ki­ló­me­tros de su ho­gar pa­ra vi­vir en­tre se­ma­na con Abel y su mu­jer, Lo­re­na, que ha­bía si­do su de­le­ga­da en la se­lec­ción. Des­de el mi­nu­to uno el plan­tea­mien­to fue cla­ro: si que­rían que la con­vi­ven­cia fun­cio­na­se, la con­fian­za te­nía que ser ple­na. «Non foi cho­can­te. Foi un­ha re­la­ción ba­sea­da na con­fian­za e axu­dou moi­tí­si­mo a mi­ña mu­ller. Creo que ela foi a que máis res­pon­sa­bi­li­da­de asu­miu», cuen­ta el téc­ni­co. «Nós da­que­la non ti­ña­mos fi­llos e foi un cur­so ace­le­ra­do de co­mo tra­tar a un­ha ado­les­cen­te, sem­pre llo di­go [ri­sas]. A sor­te que ti­ve­mos é que os pais de Ce­ci­lia, que es­tán sem­pre moi pen­den­tes, xa fi­xe­ran un tra­ba­llo ex­ce­len­te con ela. É un­ha ra­pa­za moi res­pon­sa­ble», ex­pli­ca.

En el nue­vo en­torno fa­mi­liar se ins­tau­ró una con­vi­ven­cia tran­qui­la y ru­ti­na­ria. «Er­guía­me ce­do, ía a cla­se, vol­vía, co­mía e ao pou­co xa mar­cha­ba ades­trar», cuen­ta Ce­ci­lia. El en­tre­na­dor se en­car­gó de ges­tio­nar­lo to­do con el nue­vo ins­ti­tu­to y acu­día a las tu­to­rías. Mien­tras, en el pa­be­llón de O Po­rri­ño, la la­li­nen­se se iba la­bran­do una carrera pro­me­te­do­ra que la ha lle­va­do a la éli­te del balonmano.

Du­ran­te los ca­si cin­co años que Ce­ci­lia con­vi­vió con la fa­mi­lia Es­té­vez, fue una más. De he­cho, «o pri­mei­ro fi­llo de Abel na­ceu can­do eu vi­vía con eles e con­si­dé­roo un ir­mán pe­queno», pro­cla­ma la ju­ga­do­ra. La con­vi­ven­cia fun­cio­nó a la per­fec­ción 18 años.

y, co­mo en to­do ho­gar, tam­bién hu­bo tiem­po pa­ra al­gu­na dis­cu­sión —«pou­cas», con­cre­tan los dos— en las que téc­ni­co y ju­ga­do­ra, que ad­mi­ten en­tre ri­sas que tie­nen ca­rac­te­res muy pa­re­ci­dos y ter­cos, que­rían te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra y en las que Lo­re­na se en­car­ga­ba de po­ner luz.

Pe­ro más allá de la con­vi­ven­cia, pa­ra Abel y pa­ra Ce­ci­lia siem­pre ha si­do fun­da­men­tal que la re­la­ción per­so­nal que se fue cons­tru­yen­do no tu­vie­se re­per­cu­sión en lo de­por­ti­vo. En los pri­me­ros años la cen­tral tu­vo otro téc­ni­co has­ta que su ta­len­to la lle­vó al pri­mer equi­po, don­de Es­té­vez la di­ri­ge. Aunque Abel re­co­no­ce que fue un ca­so ex­cep­cio­nal, no pue­de ocul­tar una no­ta de or­gu­llo al de­cir: «Tes que sa­ber moi ben por quen apos­tas». A Ce­ci­lia le brin­da­ron una opor­tu­ni­dad úni­ca que ha apro­ve­cha­do al má­xi­mo.

XOÁN CAR­LOS GIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.