Dos años por rom­per­le la na­riz de un pu­ñe­ta­zo al clien­te de un pub del puer­to de San­xen­xo

El acu­sa­do, ade­más, de­be­rá in­dem­ni­zar al Ser­gas por la aten­ción sa­ni­ta­ria pres­ta­da a la víc­ti­ma tras la agre­sión

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓPEZ PENIDE

Se en­zar­zó en una dis­cu­sión con un jo­ven en el in­te­rior de un pub del puer­to de de­por­ti­vo de San­xen­xo y la sol­ven­tó a pu­ñe­ta­zo lim­pio. Aho­ra, más de tres años des­pués de aquel 10 de agos­to, la Jus­ti­cia aca­ba de con­de­nar­le a dos años de pri­sión co­mo au­tor de un de­li­to de le­sio­nes, así co­mo le ha im­pues­to el pa­go de 12.790 eu­ros a la víc­ti­ma en con­cep­to de in­dem­ni­za­ción y el rein­te­gro al Ser­gas de los gas­tos que ge­ne­ró la asis­ten­cia mé­di­ca pres­ta­da a es­te úl­ti­mo en el PAC de Bal­tar y en el Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio de Ou­ren­se.

Los ma­gis­tra­dos tam­bién im­po­nen al en­cau­sa­do el pa­go de un iPho­ne 4S y de unas ga­fas de sol de mar­ca que la víc­ti­ma per­dió en el trans­cur­so de la pa­li­za, así co­mo el cos­te de la ca­mi­se­ta y ca­mi­sa que es­te ves­tía y que ter­mi­na­ron ro­tas.

En cuan­to a la agre­sión en sí, es­ta se pro­du­jo pa­sa­das las seis y me­dia de la ma­ña­na del 10 de agos­to del 2013 cuan­do el aho­ra con­de­na­do, co­mo con­se­cuen­cia de una dis­cre­pan­cia, co­men­zó una dis­cu­sión con el se­gun­do jo­ven. En un mo­men­to da­do, y «con la in­ten­ción de me­nos­ca­bar su in­te­gri­dad fí­si­ca», lo agre­dió.

En la sen­ten­cia, que es fir­me, se re­se­ña que no so­lo le frac­tu­ró los hue­sos pro­pios de la na­riz con des­pla­za­mien­to del ta­bi­que na­sal, sino que le cau­só una con­tu­sión ma­lar en el la­te­ral izquierdo del ros­tro y una he­ri­da en la mu­co­sa del la­bio in­fe­rior que re­qui­rió de seis pun­tos de su­tu­ra. Los fo­ren­ses acre­di­ta­ron que el de­nun­cian­te pa­de­ce una se­rie de se­cue­las, ta­les co­mo al­te­ra­ción de la res­pi­ra­ción na­sal, que se tra­du­ce en ron­qui­dos noc­tur­nos, o una des­via­ción del ta­bi­que, «de la que se de­ri­va un per­jui­cio es­té­ti­co mo­de­ra­do-al­to».

A la ho­ra de es­ti­mar la au­to­ría de los he­chos fue cru­cial, no so­lo la de­cla­ra­ción de la víc­ti­ma, sino Tam­bién con una fractura de na­riz ter­mi­nó el clien­te de una ca­fe­te­ría de la pon­te­ve­dre­sa ca­lle de San­ta Cla­ra co­mo con­se­cuen­cia de la aco­me­ti­da de un co­no­ci­do. Los he­chos tu­vie­ron lu­gar so­bre la una de la tar­de del 1 de ju­lio del 2014 cuan­do el acu­sa­do, «por mo­ti­vos no acla­ra­dos», le pro­pi­nó un pu­ñe­ta­zo a la víc­ti­ma pa­ra, ac­to se­gui­do, aba­lan­zar­se so­bre ella cuan­do se en­con­tra­ba a las puer­tas del es­ta­ble­ci­mien­to. Co­mo con­se­cuen­cia de es­tos he­chos, el agre­sor aca­ba de ser con­de­na­do a un año, sie­te me­ses y quin­ce días de pri­sión por un de­li­to de le­sio­nes. de una se­rie de tes­ti­gos que co­rro­bo­ra­ron su ver­sión. Al mis­mo tiem­po, se des­car­ta la pres­ta­da por los ami­gos del en­cau­sa­do que ofre­cie­ron «so­lo una ver­sión de los he­chos par­cial». In­clu­so, uno de ellos alu­de a que el en­cau­sa­do se fue al sue­lo, ex­tre­mo que na­die más con­fir­mó en sa­la.

En es­te pun­to, se re­se­ña que «aún cuan­do in­ter­vi­nie­ran ami­gos o co­no­ci­dos del acu­sa­do , ter­ce­ras per­so­nas, en la agre­sión co­mo se de­ri­va de las de­cla­ra­cio­nes pres­ta­das por los tes­ti­gos, ello tam­po­co im­pe­di­ría la con­si­de­ra­ción de que es­te es au­tor de las le­sio­nes en su to­ta­li­dad». Es por ello que la con­clu­sión es cla­ra: «La de­cla­ra­ción del pro­pio per­ju­di­ca­do uni­da a la de los tes­ti­gos, a tra­vés de la cual se co­rro­bo­ra aque­lla, per­mi­ten con­cluir sin gé­ne­ro de du­das en que el pu­ñe­ta­zo en la ca­ra le fue pro­pi­na­do por el acu­sa­do».

Las mis­mas le­sio­nes, una con­de­na me­nor

Dos con­de­nas pre­vias

La Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra, por otro la­do, ava­la el va­lor del in­for­me fo­ren­se a la ho­ra de ana­li­zar las cir­cuns­tan­cias de las le­sio­nes, to­da vez que no cons­ta que la de­fen­sa lo hu­bie­ra im­pug­na­do en de­bi­da for­ma, ni que hu­bie­ra so­li­ci­ta­do la de­cla­ra­ción de la mé­di­co que lo ela­bo­ró. «To­mar co­mo prue­ba vá­li­da el re­fe­ri­do in­for­me no afec­ta a los de­re­chos del acu­sa­do», con­clu­yen

No se le apli­có la agra­van­te de re­in­ci­den­cia pe­se a que exis­ten dos con­de­nas pre­vias por de­li­tos de idén­ti­ca na­tu­ra­le­za. Se re­mar­can, a es­te res­pec­to, «el re­sul­ta­do le­si­vo y lo gra­tui­to de la ac­tua­ción del acu­sa­do»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.