Mie­do a se­guir sin­tien­do mie­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - Yo­lan­da Aguiar Pre­si­den­ta de SOS Xus­ti­za

Po­dría co­men­zar es­te artículo con una pa­vo­ro­sa es­ta­dís­ti­ca de mu­je­res que han muer­to a ma­nos de sus pa­re­jas o ex­pa­re­jas en es­te tri­mes­tre del 2017. No voy a men­cio­nar esos da­tos, so­bra­da­men­te co­no­ci­dos y di­fun­di­dos, por­que ellas y sus hi­jos e hi­jas no eran un número y por­que no nos de­be­mos que­dar ex­clu­si­va­men­te en po­ner en evi­den­cia da­tos es­pe­luz­nan­tes. El me­ro re­cuen­to no so­lu­cio­na el te­rri­ble pro­ble­ma que aso­la es­te país. Ne­ce­si­ta­mos de­ter­mi­nar, de una vez por to­das, cuá­les son las cau­sas de ori­gen y po­ner los me­dios ade­cua­dos pa­ra erra­di­car es­ta la­cra so­cial que va en au­men­to.

De­be­mos ana­li­zar de­ta­lla­da­men­te el fun­cio­na­mien­to y el pa­pel de los tres poderes del Es­ta­do en ma­te­ria de vio­len­cia de gé­ne­ro que, a día de hoy, si­guen fa­llan­do, ca­da uno en su par­te alí­cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad, por­que las víc­ti­mas no se atre­ven a de­nun­ciar, se re­trac­tan de sus de­nun­cias, no se sien­ten su­fi­cien­te­men­te pro­te­gi­das y, al fi­nal, aca­ban mu­rien­do a ma­nos de sus mal­tra­ta­do­res. Y esa re­fle­xión la de­be­mos ha­cer entre to­dos. Es un pro­ble­ma que nos com­pe­te a los ciu­da­da­nos en su con­jun­to. Ne­ce­si­ta­mos par­tir del pro­ble­ma edu­ca­cio­nal de ba­se; de­be­mos huir de los es­te­reo­ti­pos y de los ro­les im­pues­tos. Edu­car en igual­dad y li­bres de vio­len­cia. La for­ma­ción tem­pra­na es más efi­caz por­que sus re­cep­to­res son más permea­bles. Pa­ra lo bueno y pa­ra lo ma­lo, evi­den­te­men­te. Y la cru­da reali­dad es que cre­ce, de for­ma alar­man­te, la vio­len­cia de gé­ne­ro en me­no­res y se con­so­li­dan los es­te­reo­ti­pos y los ro­les de gé­ne­ro. Por eso, es nues­tra obli­ga­ción de­tec­tar las bre­chas del sis­te­ma, por­que un error es la di­fe­ren­cia entre la vi­da y la muer­te.

Nues­tro gran fra­ca­so co­lec­ti­vo —y no ex­clu­yo a na­die— es que mu­chas mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro se nie­gan a de­nun­ciar; cuan­do lo ha­cen, se re­trac­tan de su de­nun­cia y, lo que es más gra­ve, cuan­do fi­nal­men­te acu­den bus­can­do am­pa­ro, se van por­que no se sien­ten su­fi­cien­te­men­te pro­te­gi­das. Trans­cu­rri­dos más de 12 años des­de la en­tra­da en vi­gor de la Ley Or­gá­ni­ca 1/2004, e Me­di­das de Pro­tec­ción In­te­gral con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro, que en sí mis­ma fue un gran avan­ce, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un balance. El balance es de­fi­ci­ta­rio, por­que no se ha cum­pli­do en gran par­te su ar­ti­cu­la­do y por­que no ha exis­ti­do vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra do­tar de re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les pa­ra que se cum­plie­ra la vo­lun­tad del le­gis­la­dor: pro­te­ger más y me­jor a las víc­ti­mas y a sus hi­jos e hi­jas. To­ca aho­ra ser va­lien­tes, rom­per ba­rre­ras, ser exi­gen­tes con no­so­tros mis­mos y lu­char por un gran pac­to de Es­ta­do con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, con con­sen­so po­lí­ti­co, con con­cien­cia so­cial, con im­pli­ca­ción de to­dos los ope­ra­do­res ju­rí­di­cos, po­lí­ti­cos, ins­ti­tu­cio­na­les e, in­clu­so, in­di­vi­dua­les y con una do­ta­ción pre­su­pues­ta­ria anual pa­ra su pues­ta en mar­cha. Ese po­dría ser el pun­to de par­ti­da, aun­que su­pon­ga vol­ver atrás pa­ra avan­zar, por­que el pre­su­pues­to en es­ta ma­te­ria se ha vis­to mer­ma­do de una for­ma alar­man­te en los úl­ti­mos años. Co­mo di­ría el poe­ta, no nos que­de­mos in­mó­vi­les al bor­de del ca­mino, los cien­tos de huér­fa­nos víc­ti­mas de es­ta la­cra no se me­re­cen nues­tra in­di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.