La jue­za le­van­ta el se­cre­to del cri­men de Ana En­ja­mio por­que ve prue­bas su­fi­cien­tes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - E. V. PI­TA

La jue­za de Vio­len­cia so­bre la Mu­jer de Vi­go Paz Fil­guei­ra le­van­tó ayer el se­cre­to de la in­ves­ti­ga­ción del ase­si­na­to de la jo­ven in­ge­nie­ra Ana En­ja­mio por­que tie­ne prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra es­cla­re­cer el cri­men. La víc­ti­ma re­ci­bió más de una de­ce­na de pu­ña­la­das en el por­tal de su edi­fi­cio de Vi­go cuan­do re­gre­sa­ba de su pri­me­ra ce­na na­vi­de­ña en su em­pre­sa el 17 de di­ciem­bre. Fue de­te­ni­do co­mo su­pues­to agre­sor un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo y su­per­vi­sor que ha­bía man­te­ni­do una bre­ve re­la­ción con la jo­ven.

Es muy pro­ba­ble que la de­fen­sa del de­te­ni­do, César Adrio, so­li­ci­te en bre­ve la pues­ta en li­ber­tad del acu­sa­do, que lle­va 80 días en pri­sión pro­vi­sio­nal, aho­ra que ya pue­de es­tu­diar el con­te­ni­do de la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial. To­do apun­ta a que el im­pli­ca­do ale­ga­rá que no hay una prue­ba con­tun­den­te con­tra él, sino so­lo in­di­cios ais­la­dos. Una ba­za es que el ar­ma ho­mi­ci­da no apa­re­ció ni la po­li­cía ha­lló ro­pas en­san­gren­ta­das. La Po­li­cía Na­cio­nal de Vi­go dio por es­cla­re­ci­do ha­ce un mes el ca­so, so­lo pen­dien­te de que lle­ga­se in­for­ma­ción de las ru­tas de los mó­vi­les del sos­pe­cho­so y de la víc­ti­ma, cu­yo te­lé­fono des­apa­re­ció.

Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res, la in­cri­mi­na­ción de Adrio se ba­sa en un suma de pe­que­ños de­ta­lles que mar­can una lí­nea bas­tan­te cla­ra so­bre su im­pli­ca­ción. La po­li­cía re­co­gió unas imá­ge­nes de cá­ma­ras de la ave­ni­da de Ma­drid y otras prue­bas en el re­gis­tro do­mi­ci­lia­rio. A ello se su­man las de­cla­ra­cio­nes de los tes­ti­gos, que ase­gu­ra­ron que el com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, se­pa­ra­do y con dos hi­jos, ejer­cía una «per­se­cu­ción im­pla­ca­ble» ha­cia la víc­ti­ma, a la que aco­sa­ba a dia­rio, co­mo si vi­vie­se ob­se­sio­na­do con ella. La de­ten­ción se pre­ci­pi­tó cuan­do el prin­ci­pal sos­pe­cho­so se au­to­le­sio­nó en la ca­sa de sus pa­dres 26 ho­ras des­pués del cri­men.

El juz­ga­do pro­rro­gó dos ve­ces el se­cre­to del su­ma­rio a la es­pe­ra de que lle­ga­sen los análisis de la ru­ta de los mó­vi­les de la víc­ti­ma y el agre­sor pa­ra com­pro­bar si si­guie­ron el mis­mo tra­yec­to. La jue­za aguar­da­ba ade­más por el análisis de ADN de los res­tos bio­ló­gi­cos re­co­gi­dos.

Ana En­ja­mio, na­tu­ral de Bo­quei­xón y de 25 años, se ha­bía ti­tu­la­do co­mo in­ge­nie­ra en Vi­go. En el 2015 co­men­zó sus prác­ti­cas co­mo be­ca­ria en una em­pre­sa de ca­blea­do de O Po­rri­ño ba­jo la su­per­vi­sión de Adrio y un año des­pués fue con­tra­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.