«Una maes­tra adap­tó el sis­te­ma pa­ra que su cla­se es­tu­dia­se la ge­ne­ra­ción del 27»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

la es­té­ti­ca de fu­tu­ro, di­vi­dió a la «cla­se» en pe­que­ños gru­pos. Es­tos te­nían que ele­gir un «mar­co», un te­ma ge­ne­ral a par­tir de una vein­te­na pro­pues­ta, bus­car en ese asun­to al­go que qui­sie­sen cam­biar y desa­rro­llar un plan pa­ra ha­cer­lo. So­bre el pa­pel, pa­re­ce una co­sa sen­ci­lla, pe­ro en la prác­ti­ca no lo fue tan­to. Así fue la di­ná­mi­ca en uno de los gru­pos:

SIEN­TE Des­me­nu­zar un te­ma.

Ca­da gru­po ele­gía uno de los te­mas pro­pues­tos, y el equi­po op­tó por el pe­si­mis­mo. A par­tir de ahí, ca­da par­ti­ci­pan­te de­bía es­cri­bir dos o tres post-it so­bre as­pec­tos del pe­si­mis­mo y pe­gar­los en una car­tu­li­na. Era di­fí­cil cum­plir las re­glas: ha­bía que pe­gar­los to­dos a la vez sin en­trar en de­ba­te, to­dos te­nían que par­ti­ci­par y no se po­dían in­cluir so­lu­cio­nes.

Una vez con los post-it en­ci­ma del pa­pel, el gru­po de­ci­día agru­par­los en nu­bes. So­bre el pe­si­mis­mo, es­te equi­po agru­pó las ideas en que era con­ta­gio­so, que ge­ne­ra un cli­ma de ne­ga­ti­vi­dad, que de­pen­de del ca­rác­ter y que la gen­te lo quie­re evi­tar. De las nu­bes, el gru­po te­nía que ele­gir una. En es­te ca­so, el he­cho de que el pe­si­mis­mo era con­ta­gio­so.

Po­ner obli­ga­to­ria­men­te va­rios post-it per­mi­te a

Pa­ra qué sir­ve.

to­dos ex­pre­sar lo que con­si­de­ra re­le­van­te de un asun­to sin te­ner que ha­blar en voz al­ta.

Ha­cer que lo agru­pen en nu­bes sir­ve pa­ra pro­vo­car el in­te­rés, que se ha­ble de los dis­tin­tos as­pec­tos y apa­rez­ca lo que uno quie­re cam­biar. El gru­po elige tres nu­bes y de entre esas, una: es la ma­ne­ra de que to­dos los par­ti­ci­pan­tes se vean re­fle­ja­dos e in­clui­dos en el pro­ce­so.

IMA­GI­NA Ideas pa­ra com­ba­tir el pro­ble­ma.

Una vez de­ci­di­do el fo­co de ac­tua­ción, ha­bía que de­ter­mi­nar có­mo com­ba­tir­lo (en el ca­so del equi­po, el con­ta­gio del pe­si­mis­mo). Ca­da par­ti­ci­pan­te te­nía que es­cri­bir en el pa­pel (era otro, el de las so­lu­cio­nes) las ideas que se le ocu­rrie­sen. Por su­pues­to, con sus re­glas: te­nía que ha­ber mu­chas pro­pues­tas y na­die po­día cri­ti­car las ideas del otro, na­da fá­cil de con­se­guir si tu com­pa­ñe­ro pro­po­ne «en­ce­rrar a to­dos los pe­si­mis­tas en una co­mu­na».

Una vez con trein­ta o cua­ren­ta ideas so­bre la me­sa, ha­bía que op­tar por dos o tres. En es­te ca­so era una de­ci­sión in­di­vi­dual, aun­que crear un ca­nal de You­Tu­be pa­ra que los pe­si­mis­tas se ex­pre­sa­sen (o un club de pe­si­mis­tas anó­ni­mos), per­mi­tir que si uno te­nía un día de ba­jón no fue­se a tra­ba­jar (a la vez que se in­cen­ti­va­ba eco­nó­mi­ca­men­te el op­ti­mis­mo) y se­ña­lar a los pe­si­mis­tas (di­cién­do­les que se com­por­ta­ban co­mo ta­les o gra­bán­do­los cuan­do se que­ja­ban) fue­ron ideas muy aplau­di­das en el gru­po.

Por cier­to, otro gru­po eli­gió el pe­si­mis­mo y en es­pe­cial que es con­ta­gio­so. Sus pro­pues­tas re­sul­ta­ron al­go me­nos ra­di­ca­les: te­ner una asig­na­tu­ra so­bre fe­li­ci­dad, ofre­cer ri­so­te­ra­pia o tra­ba­jar al ai­re li­bre.

EVOLÚA Eva­lua­ción y evo­lu­ción a la vez.

Es po­si­ble­men­te la fa­se más in­tere­san­te. ¿Que apren­des du­ran­te el pro­ce­so? En la me­sa en cues­tión se des­cu­brió que es di­fí­cil no ir di­rec­ta­men­te a la so­lu­ción glo­bal del pro­ble­ma, pe­ro cu­rio­sa­men­te des­me­nu­zar un asun­to sir­ve pa­ra en­ten­der­lo me­jor y sa­ber más cla­ra­men­te có­mo ac­tuar. Más con­clu­sio­nes: ha­blar so­bre al­go le apor­ta trans­pa­ren­cia; la con­tro­ver­sia de opi­nio­nes ayu­da —«to­do el mun­do tie­ne al me­nos un 2 % de ra­zón», de­cía Mi­guel, el mo­ni­tor—; nues­tro es­que­ma de tra­ba­jo es muy re­du­ci­do y es­tric­to; y es di­fí­cil no juz­gar las ideas aje­nas.

COM­PAR­TE Muy in­tere­san­te, pe­ro...

Es la úl­ti­ma fa­se de to­do el pro­ce­so. Hay que con­tar­lo al res­to, com­par­tir­lo. Sir­ve pa­ra dar re­le­van­cia a lo que uno ha­ce y pa­ra ani­mar a otros a desa­rro­llar­lo. En la web de la or­ga­ni­za­ción (www. dfcs­pain.com) se pue­de col­gar la ini­cia­ti­va de ca­da es­cue­la, pe­ro otra prác­ti­ca ha­bi­tual es po­ner­lo en la pá­gi­na del cen­tro.

En Ins­pi­raTICs unos y otros com­par­tie­ron sus apren­di­za­jes, y aquí tam­bién hu­bo nor­mas: pri­me­ro ha­bía que con­tes­tar a ca­da fra­se («una idea que me lle­vo hoy es...») con un «sí, pe­ro...» y des­pués cam­bió la res­pues­ta y ya era un aser­ti­vo «sí, y ade­más...». Ni que de­cir tie­ne que re­sul­tó más pro­duc­ti­vo lo se­gun­do. «To­do es­tá muy bien, pe­ro ¿có­mo en­se­ño yo el te­ma­rio con es­ta di­ná­mi­ca?». La pre­gun­ta la plan­teó una pro­fe­so­ra que re­su­mió así el sen­tir de mu­chos par­ti­ci­pan­tes. Es el de­no­mi­na­do sín­dro­me del lu­nes: tras un fin de se­ma­na de for­ma­ción muy in­tere­san­te vuel­ve el maes­tro al lu­nes a cla­se y no sa­be por dón­de em­pe­zar.

Ló­gi­ca­men­te, la jor­na­da de Ins­pi­raTICs no es­ta­ba di­se­ña­da pa­ra la con­ver­sión del te­ma­rio, sino que era una in­tro­duc­ción a la me­to­do­lo­gía del De­sign Thin­king. Sin em­bar­go, Mi­guel, el mo­ni­tor del en­cuen­tro, ha­bló de ca­sos con­cre­tos pa­ra ilus­trar có­mo lle­var to­do lo apren­di­do a la cla­se. Y en cuan­to al cu­rrícu­lo, con­tó el ca­so de una pro­fe­so­ra an­da­lu­za de se­gun­do de ESO: «Vino a va­rios de nues­tros cur­sos por­que que­ría en­ten­der a fon­do la di­ná­mi­ca. Y una vez nos ex­pli­có que ha­bía adap­ta­do el sis­te­ma pa­ra que su cla­se apren­die­se la ge­ne­ra­ción del 27».

¿Có­mo lo hi­zo? Es­ta­ble­ció gru­pos en cla­se y ca­da equi­po es­tu­dió un as­pec­to de la ge­ne­ra­ción li­te­ra­ria. In­ves­ti­ga­ron, re­su­mie­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas, las ana­li­za­ron y, fi­nal­men­te, ca­da gru­po ex­pu­so su par­te al res­to. Ade­más del exa­men teó­ri­co co­rres­pon­dien­te, la maes­tra de­ci­dió que sí, que sus alum­nos ha­bían en­ten­di­do a es­te mo­vi­mien­to poé­ti­co cuan­do crea­ron un gru­po de What­sApp en el que par­ti­ci­pa­ban

los poe­tas y cuan­do hi­cie­ron una pe­que­ña an­to­lo­gía en el au­la y los es­tu­dian­tes des­ta­ca­ban la in­fluen­cia que tal au­tor te­nía en el es­ti­lo del res­to.

Co­co­dri­los en un ba­ño

Otra de las du­das era có­mo se lle­va a ca­bo es­te pro­ce­so. Tam­po­co hay re­ce­tas en es­te sen­ti­do, ya que al­gu­nos do­cen­tes de­di­can una ma­ña­na y otros usan las cla­ses de tu­to­ría, por ejem­plo. En fun­ción de las ne­ce­si­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas del au­la.

«No es un tra­ba­jo sen­ci­llo», por­que la me­to­do­lo­gía no es más que un vehícu­lo. Con­ta­ba el ca­so de unos alum­nos que pro­pu­sie­ron con­tra la su­cie­dad en el ba­ño del co­le­gio que cuan­do uno lo man­cha­se «se abrie­se un fo­so y unos co­co­dri­los ata­ca­sen al in­frac­tor, mien­tras un ca­ba­lle­ro con una es­pa­da le cor­ta­se la ca­be­za». An­te el pánico de la maes­tra, Mi­guel le pro­pu­so que di­je­se que sí pa­ra que fue­sen los chi­cos los que re­ba­ja­sen sus ex­pec­ta­ti­vas: des­pués de ver el sue­lo y asu­mir que no se po­dría ha­cer un fo­so, ellos «de­ci­die­ron di­bu­jar unos co­co­dri­los y un ca­ba­lle­ro en el ba­ño co­mo ad­ver­ten­cia a los com­pa­ñe­ros».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.