Pon­te­ve­dra, en el epi­cen­tro del ma­yor es­cán­da­lo de corrupción de Su­da­mé­ri­ca

Des­de una cén­tri­ca se­de se cree que sa­lie­ron so­bor­nos por im­por­tes mi­llo­na­rios

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - LÓ­PEZ PE­NI­DE PON­TE­VE­DRA / LA VOZ

La ope­ra­ción La­va Ja­to es­tá sien­do un te­rre­mo­to po­lí­ti­co en bue­na par­te de Su­da­mé­ri­ca y sal­pi­ca a emi­nen­tes per­so­na­li­da­des, co­mo Lu­la da Sil­va. En el cen­tro de la tra­ma, Mar­ce­lo Ode­brecht, he­re­de­ro de un em­po­rio de la cons­truc­ción que se sos­pe­cha es­tá de­trás del ma­yor es­cán­da­lo de corrupción que se ha re­gis­tra­do en es­te con­ti­nen­te y que tie­ne ra­mi­fi­ca­cio­nes en la ciu­dad de Pon­te­ve­dra.

Es­tas se re­mon­tan a fe­bre­ro del 2010. Por aquel en­ton­ces, el abo­ga­do his­pa­no­bra­si­le­ño Ro­dri­go Ta­cla Durán cons­ti­tu­yó en Pon­te­ve­dra, con­cre­ta­men­te en la ca­lle Ma­nuel Qui­ro­ga, la fir­ma Vi­vo­sant Corp. Una so­cie­dad anó­ni­ma que, en teo­ría, es­ta­ba ads­cri­ta a ser­vi­cios de con­sul­to­ría y pro­yec­tos de re­ci­cla­je in­dus­trial, pe­ro tam­bién al man­te­ni­mien­to de ma­qui­na­ria pe­sa­da pa- ra la in­dus­tria y la cons­truc­ción ci­vil. Ro­dri­go Ta­cla es­ta­ble­ció lo que se co­no­ce co­mo ofi­ci­na vir­tual, es­to es, un me­ro do­mi­ci­lio so­cial pa­ra su em­pre­sa offs­ho­re y un bu­zón don­de re­ci­bir el co­rreo. Hay quien sos­pe­cha, in­clu­so, que nun­ca lle­gó a pi­sar la ciu­dad del Lé­rez y que to­das las ges­tio­nes las reali­zó por te­lé­fono. Sie­te años des­pués de aque­lla fe­cha, es­ta so­cie­dad se en­cuen­tra in­mer­sa en lo que mu­chos con­si­de­ran co­mo el ma­yor es­cán­da­lo de corrupción de Su­da­mé­ri­ca.

El pa­sa­do 22 de no­viem­bre, la Guar­dia Ci­vil de­tu­vo en un cén­tri­co ho­tel de Ma­drid a es­te le­tra­do de 43 años. En aquel mo­men­to, el ins­ti­tu­to ar­ma­do lo con­si­de­ró el «ce­re­bro fi­nan­cie­ro de la tra­ma de corrupción de la pe­tro­le­ra bra­si­le­ña, Pe­tro­bras, que es­ta­ba sien­do buscado por las au­to­ri­da­des de Bra­sil». Los car­gos: blan­queo de ca­pi­ta­les, cohe­cho y or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal.

Co­mo re­pre­sen­tan­te le­gal de la cons­truc­to­ra Ode­brecht hu­yó del país ca­rio­ca al ser in­ves­ti­ga­do por el pre­sun­to la­va­do de di­ne­ro de la pe­tro­le­ra. Se sos­pe­cha que pu­do ha­ber des­via­do más de ca­tor­ce mi­llo­nes de eu­ros a di­ver­sos par­ti­dos po­lí­ti­cos a mo­do de co­mi­sio­nes que ten­drían co­mo con­tra­par­ti­da la ad­ju­di­ca­ción de obra pú­bli­ca y pri­va­da en Bra­sil y en otros paí­ses.

De he­cho, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de los Es­ta­dos Uni­dos ci­fró en una do­ce­na los es­ta­dos don­de se ha­brían pro­du­ci­do es­tos so­bor­nos: An­go­la, Mo­zam­bi­que, Co­lom­bia, Mé­xi­co, Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la, Ecua­dor y Es­ta­dos Uni­dos.

En es­te mar­co es cuan­do pre­su­mi­ble­men­te sur­ge Vi­vo­sant Corp. Se­gún Dia­rio Ho­ri­zon­te, un arre­pen­ti­do, el ban­que­ro bra­si­le­ño Vei­ga Bo­rin, con­fe­só an­te los ma­gis­tra­dos que si era ne­ce­sa­rio en­tre­gar di­ne­ro en efec­ti­vo en Bra­sil es­te era des­via­do por más de una ca­pa de em­pre­sas offs­ho­re con­tro­la­das, al pa­re­cer, por Ro­dri­go Ta­cla Durán. Pre­sun­ta­men­te, es­te le­tra­do lle­gó a ges­tio­nar una do­ce­na de cuen­tas li­ga­das a es­te ti­po de em­pre­sas crea­das por Ode­brecht.

De he­cho, so­lo entre el 14 y el 28 de sep­tiem­bre del 2010 se recibieron en una cuen­ta de Sin­ga­pur de Vi­vo­sant Corp. nue­ve trans­fe­ren­cias por im­por­te de 12,7 mi­llo­nes de dó­la­res cu­yo ori­gen era la Cons­truc­to­ra In­ter­na­cio­nal del Sur, ads­cri­ta a Ode­brecht. Es­tos da­tos pro­pi­cia­ron que la In­ter­pol dic­ta­rá una or­den de de­ten­ción in­ter­na­cio­nal con­tra el ban­que­ro, lo que, a la pos­tre, de­ter­mi­nó su arres­to en la ca­pi­tal de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.