Los se­ce­sio­nis­tas dan otro pa­so ha­cia la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do sin de­ba­te

Im­po­nen la po­nen­cia que re­for­ma­rá el re­gla­men­to de la Cá­ma­ra pa­ra per­mi­tir­lo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRIS­TIAN REINO

El independentismo siem­pre ha te­ni­do a ga­la que el pro­ce­so ca­ta­lán se ha ca­rac­te­ri­za­do por su ca­rác­ter cí­vi­co, pa­cí­fi­co y de­mo­crá­ti­co. Sin em­bar­go, es­ta ter­ce­ra pa­ta de es­cru­pu­lo­so res­pe­to a la le­gis­la­ción de­mo­crá­ti­ca po­dría que­brar­se si los se­ce­sio­nis­tas se sa­len con la su­ya y, ha­cien­do va­ler la ma­yo­ría ab­so­lu­ta que tie­nen en la Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca, aprue­ban la ley de tran­si­to­rie­dad ju­rí­di­ca, la nor­ma que los pro­pios dipu­tados de Junts pel Sí re­co­no­cen que es una de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia de fac­to, por la vía de ur­gen­cia y sin per­mi­tir el de­ba­te par­la­men­ta­rio.

Una ley tras­cen­den­tal, por­que pre­ten­den que sea la que sien­te las ba­ses del fu­tu­ro Es­ta­do ca­ta­lán, pe­ro cu­yo con­te­ni­do se man­tie­ne en el más ab­so­lu­to de los se­cre­tos, y que da­rá co­ber­tu­ra le­gal al de­cre­to de con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do. La Me­sa de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, gra­cias a la ma­yo­ría de dipu­tados de Junts pel sí, des­pe­jó ayer el ca­mino al apro­bar la crea­ción de una po­nen­cia pa­ra re­for­mar su re­gla­men­to. El ob­je­ti­vo re­co­no­ci­do de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas es cam­biar las re­glas de jue­go pa­ra apro­bar la ley de la des­co­ne­xión con Es­pa­ña en un día, en lec­tu­ra úni­ca y sin que los gru­pos no in­de­pen­den­tis­tas de la opo­si­ción pue­dan pre­sen­tar en­mien­das al pro­yec­to de ley.

Tan­tas pri­sas obe­de­cen a la es­tra­te­gia de los se­ce­sio­nis­tas pa­ra la apro­ba­ción ex­prés de la ley de tran­si­to­rie­dad ju­rí­di­ca y así es­qui­var la im­pug­na­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, al­go que no po­drían ha­cer en ca­so de la tra­mi­ta­ción por la vía ha­bi­tual. La in­ten­ción de Puig­de­mont y Jun­que­ras es apro­bar en el mis­mo

día la ley de tran­si­to­rie­dad ju­rí­di­ca y el de­cre­to de con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do. En cual­quier ca­so, se da por se­gu­ro que el Go­bierno cen­tral co­rre­rá más de lo ha­bi­tual pa­ra im­pug­nar la ley y el re­fe­ren­do y que el Cons­ti­tu­cio­nal los sus­pen­de­rá de ma­ne­ra cau­te­lar.

Pe­ro siem­pre irán a re­mol­que y el pro­pó­si­to del Go­bierno ca­ta­lán es de­cir que ha con­vo­ca­do el re­fe­ren­do am­pa­ra­do en una ley vi­gen­te, apro­ba­da por el Par­la­men­to ca­ta­lán, aun­que sea so­lo por ho­ras. Con la con­vo­ca­to­ria ha­brá cum­pli­do con su com­pro­mi­so. De tal ma­ne­ra, que si al fi­nal no se ce­le­bra la vo­ta­ción, los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas po­drían ale­gar que es por­que la ha abor­ta­do el Go­bierno cen­tral por la fuer­za.

La coa­li­ción in­de­pen­den­tis­ta Junts pel Sí ya pro­pu­so la se­ma­na pa­sa­da la re­for­ma del re­gla­men­to de la Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca, pe­ro la Me­sa del Par­la­men­to

la acep­tó con la con­di­ción de que en el texto se cla­ri­fi­ca­ra que el me­ca­nis­mo pa­ra lle­var a ca­bo la re­for­ma es a tra­vés de un de­ba­te y apro­ba­ción en una po­nen­cia. Di­cho y he­cho. En la reunión de ayer, la Me­sa ad­mi­tió a trá­mi­te la pro­pues­ta de Junts pel Sí de crear la po­nen­cia y re­cha­zó las pe­ti­cio­nes de re­con­si­de­ra­ción for­mu­la­das por Ciu­da­da­nos, PSC y PP.

Los si­guien­tes pa­sos

A par­tir de aho­ra, la ley de la rup­tu­ra ya tie­ne vía li­bre, al me­nos en la Cá­ma­ra ca­ta­la­na. Un vez va­li­da­da la pro­pues­ta de Junts pel Sí, el pa­so si­guien­te se­rá la cons­ti­tu­ción de la po­nen­cia y, des­pués, el de­ba­te en el pleno. Un pro­ce­so que se da por se­gu­ro por­que entre Junts pel Sí y la CUP su­man 72 de los 135 dipu­tados au­to­nó­mi­cos. Cuan­do la re­for­ma del re­gla­men­to es­té apro­ba­da e in­clu­ya que cual­quier gru­po par­la­men­ta­rio pue­de tra­mi­tar pro­po­si­cio­nes de ley en lec­tu­ra úni­ca sin de­ba­te y sin en­mien­das, los in­de­pen­den­tis­tas ten­drán luz ver­de pa­ra apro­bar la ley de tran­si­to­rie­dad en cuan­to lo con­si­de­ren con­ve­nien­te pa­ra sus in­tere­ses.

Po­drán mo­di­fi­car el or­den del día cuan­do lo es­ti­men opor­tuno y so­li­ci­tar que la vo­ta­ción se in­clu­ya, aun­que sea con cal­za­dor. Junts pel Sí de­fien­de la re­for­ma del fun­cio­na­mien­to de la Cá­ma­ra por­que la con­si­de­ra «le­gí­ti­ma, le­gal y con­ve­nien­te», y por­que va en lí­nea con el re­gla­men­to del Con­gre­so y de otros Par­la­men­tos au­to­nó­mi­cos que tam­bién dis­po­nen de pro­ce­sos de lec­tu­ra úni­ca. Ade­más, ar­gu­men­ta que el PSOE y el PP tam­bién re­for­ma­ron el artículo 135 de la Cons­ti­tu­ción por la vía de ur­gen­cia (aun­que en su ca­so am­bas for­ma­cio­nes re­pre­sen­ta­ban en con­jun­to al 90 % de los dipu­tados y se­na­do­res, y Junts pel Sí y la CUP, al 53 %).

ALE­JAN­DRO GAR­CÍA EFE

El Go­bierno ca­ta­lán in­sis­tió ayer en que el re­fe­ren­do es irre­nun­cia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.