Las bri­ga­das mo­ra­das de Pablo Igle­sias

La es­tra­te­gia de Po­de­mos pa­ra aco­sar a la pren­sa crí­ti­ca in­clu­ye la coor­di­na­ción de una red de «ac­ti­vis­tas» pa­ra vi­ra­li­zar los ata­ques a pe­rio­dis­tas se­ña­la­dos des­de la di­rec­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - GON­ZA­LO BAREÑO

«Sois las me­jo­res bri­ga­das mo­ra­das». Así se di­ri­gía el pa­sa­do mes de ene­ro el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos, Pablo Igle­sias, a los que él mis­mo de­no­mi­na «ac­ti­vis­tas» de la for­ma­ción en las re­des so­cia­les. Se tra­ta de gru­pos de per­so­nas vin­cu­la­das a Po­de­mos, pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos sin car­gos or­gá­ni­cos en el partido, cu­yo ob­je­ti­vo fi­nal es en reali­dad, tal y co­mo ha de­nun­cia­do la Aso­cia­ción de la Pren­sa de Ma­drid (APM), ata­car a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y a los pe­rio­dis­tas que es­cri­ben in­for­ma­cio­nes que la di­rec­ción del partido con­si­de­ra críticas, pa­ra crear un cli­ma de opi­nión en su con­tra y ame­dren­tar, a tra­vés del des­pres­ti­gio di­gi­tal, a los au­to­res de esas no­ti­cias. «Exis­te un au­tén­ti­co ac­ti­vis­mo en las re­des so­cia­les que es in­vi­si­ble y que es una for­ma muy in­no­va­do­ra pa­ra cam­biar la po­lí­ti­ca de es­te país», di­jo Igle­sias ese día.

Se­ña­la­mien­to y cam­pa­ña vi­ral

Esa es­tra­te­gia de uti­li­zar a los ac­ti­vis­tas di­gi­ta­les evi­ta a los di­ri­gen­tes de la for­ma­ción en­trar di­rec­ta­men­te a ata­car de ma­ne­ra per­so­nal en tér­mi­nos de aco­so a los pe­rio­dis­tas crí­ti­cos, pe­ro con la se­gu­ri­dad de que se­rán las bri­ga­das mo­ra­das las que se en­car­ga­rán de esa ta­rea. «Vo­so­tros sois lo más efi­caz, sois lo más im­por­tan­te que te­ne­mos, y es­to lo re­co­no­cen nues­tros pro­pios ad­ver­sa­rios. Que cuan­do se ata­ca a Po­de­mos hay de­ce­nas, cien­tos, mi­les de per­so­nas que a lo me­jor so­lo tie­nen un te­lé­fono mó­vil pe­ro que es­tán dis­pues­tos a dis­cu­tir tran­qui­la­men­te sus ideas con otros en ese es­pa­cio». Ese es el men­sa­je que Igle­sias trans­mi­tió de ma­ne­ra pú­bli­ca a un gru­po de 300 de sus ac­ti­vis­tas, con los que se reunió en la se­de de Po­de­mos. pren­sa, co­mo ocu­rrió cuan­do el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos car­gó con­tra un re­dac­tor de El Mun­do al que acu­só de es­cri­bir no­ti­cias fal­sas so­bre Po­de­mos pa­ra «pros­pe­rar», o cuan­do fe­li­ci­tó a una pe­rio­dis­ta que le hi­zo una pre­gun­ta in­có­mo­da por lle­var un «bo­ni­to abri­go de pie­les».

Igle­sias apun­ta a Erre­jón

Otro ca­so pa­re­ci­do se dio tras la pa­sa­da asam­blea de Po­de­mos, de­no­mi­na­da Vis­ta­le­gre II. El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Vi­ce­nç Navarro, número tres de la lis­ta de Igle­sias pa­ra el con­se­jo ciu­da­dano es­ta­tal, cri­ti­có la co­ber­tu­ra que una pe­rio­dis­ta ha­bía he­cho so­bre ese con­gre­so. Y, de in­me­dia­to, se desató una cam­pa­ña de aco­so a esa re­dac­to­ra en las re­des. Pe­ro los se­gui­do­res de Igle­sias han uti­li­za­do esa es­tra­te­gia in­clu­so con­tra di­ri­gen­tes crí­ti­cos den­tro de Po­de­mos, co­mo ocu­rrió con la cam­pa­ña #Íñi­goA­síNo, que cues­tio­na­ba las te­sis po­lí­ti­cas del ex número dos del partido, Íñi­go Erre­jón, con­tra­rias a las del se­cre­ta­rio ge­ne­ral, y a la que se su­ma­ron abier­ta­men­te los di­ri­gen­tes afi­nes a Igle­sias, pro­vo­can­do que la cam­pa­ña con­tra Erre­jón se hi­cie­ra vi­ral. De he­cho, des­de los sec­to­res próximos a Igle­sias se cul­pa­ba ayer a Erre­jón de es­tar de­trás de las de­nun­cias de aco­so a la pren­sa co­mo «ven­gan­za» por ha­ber si­do apar­ta­do de la di­rec­ción tras su de­rro­ta en Vis­ta­le­gre.

La Aso­cia­ción de la Pren­sa de La Co­ru­ña (APC) hi­zo su­yo ayer el co­mu­ni­ca­do emi­ti­do por la APM, en el que se de­nun­cia el aco­so y pre­sión a un gru­po de pe­rio­dis­tas por par­te de Po­de­mos, y se so­li­da­ri­zó con sus com­pa­ñe­ros afec­ta­dos. La en­ti­dad pe­rio­dís­ti­ca co­ru­ñe­sa re­cuer­da ade­más que «ac­ti­tu­des co­mo las de­nun­cia­das por la Aso­cia­ción ma­dri­le­ña tam­bién se pro­du­cen con cier­ta re­gu­la­ri­dad en nues­tro ám­bi­to de ac­tua­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.