El ac­ti­vis­mo di­gi­tal de Igle­sias.

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España -

Lo de­fen­dió al ha­blar del ac­ti­vis­mo di­gi­tal in­vi­si­ble co­mo for­ma in­no­va­do­ra pa­ra cam­biar la po­lí­ti­ca.

Pe­se a to­do, el pro­pio Igle­sias y otros di­ri­gen­tes de la for­ma­ción , co­mo Irene Montero o Juan Car­los Mo­ne­de­ro, no han du­da­do en al­gu­na oca­sión en ata­car per­so­nal­men­te en Twit­ter a al­gún pe­rio­dis­ta cuan­do es­te es­cri­bió al­gu­na in­for­ma­ción que no es de su agra­do. Ese ata­que per­so­nal bas­ta en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes pa­ra que el in­for­ma­dor afec­ta­do su­fra de in­me­dia­to una cam­pa­ña de aco­so en tér­mi­nos mu­cho más du­ros por par­te de un ejér­ci­to de ac­ti­vis­tas de la for­ma­ción en las re­des so­cia­les.

«Hay mo­men­tos en los que hay que de­cir: “Oye, es­to es in­de­cen­te, lo que se es­tá ha­cien­do”». Así jus­ti­fi­ca­ba Igle­sias el pa­sa­do do- min­go la ne­ce­si­dad de ata­car a los pe­rio­dis­tas que su­pe­ran las lí­neas ro­jas mar­ca­das por Po­de­mos. La es­tra­te­gia, per­fec­ta­men­te coor­di­na­da des­de cuen­tas de di­fu­sión en Te­le­gram con­tro­la­das por la di­rec­ción, in­clu­ye en oca­sio­nes la crea­ción de un hash­tag, co­mo fue el ca­so de #Ma­qui­na­de­lFan­go, pa­ra con­tra­rres­tar las in­for­ma­cio­nes so­bre la ven­ta del pi­so pro­te­gi­do del di­ri­gen­te de Po­de­mos Ra­món Es­pi­nar, pa­ra que in­me­dia­ta­men­te es­te se ha­ga vi­ral y se uti­li­ce de for­ma ma­si­va por los ac­ti­vis­tas anó­ni­mos en la red.

Si­tua­cio­nes si­mi­la­res se dan cuan­do Igle­sias u otros di­ri­gen­tes se­ña­lan per­so­nal­men­te a al­gún pe­rio­dis­ta en una rue­da de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.