La CIA es­pió a mi­les de per­so­nas por sus te­lé­fo­nos y te­le­vi­so­res des­de el 2013

Wi­ki­leaks des­ve­la una red de «hac­keo» y alien­ta las teo­rías cons­pi­ra­to­rias de Trump

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIANA REY

Los se­cre­tos de la CIA que­da­ron al des­cu­bier­to des­pués de que Wi­ki­leaks pro­ta­go­ni­za­se la ma­yor fil­tra­ción de do­cu­men­ta­ción de la his­to­ria de la agen­cia. ¿Có­mo es­pían? ¿Cuá­les son sus he­rra­mien­tas? ¿Quie­nes han si­do sus ob­je­ti­vos? ¿Qué uso le dan a las nue­vas tecnologías? Es­tos son al­gu­nos de los in­te­rro­gan­tes que que­dan des­pe­ja­dos tras la fil­tra­ción de la pla­ta­for­ma fun­da­da por Ju­lian As­san­ge y que co­mo sue­le ser ha­bi­tual, di­vi­di­rá sus en­tre­gas en va­rios ca­pí­tu­los a tra­vés de su por­tal Vault 7.

El pri­me­ro se ti­tu­la Año Cero y con­tie­ne 8.761 ar­chi­vos que de­ta­llan có­mo la in­te­li­gen­cia de Es­ta- dos Uni­dos ha­bría hac­kea­do mi­les de dis­po­si­ti­vos entre los años 2013 y 2016: iPho­ne, smartp­hones con sis­te­ma An­droid, or­de­na­do­res con Win­dows, te­le­vi­so­res con In­ter­net. Po­co o na­da se le re­sis­tía a es­ta su­pues­ta red de es­pio­na­je cen­tra­li­za­da y coor­di­na­da des­de el cen­tro de Ci­be­rin­te­li­gen­cia de la CIA en Lan­gley.

Dig­nos de Ja­mes Bond

La in­for­ma­ción fil­tra­da de­ta­lla una co­lec­ción dig­na de cual­quier en­tre­ga de Ja­mes Bond en la que cien­tos de mi­llo­nes de có­di­gos con­for­man un ar­se­nal de ci­be­res­pio­na­je a tra­vés de vi­rus, tro­ya­nos y sis­te­mas de malwa­re por con­trol re­mo­to que es­ta­rían uti­li­zan­do has­ta 5.000 hac­kers del Go­bierno de EE.UU. de ma­ne­ra no au­to­ri­za­da y que con­for­ma­rían, se­gún la web, «su pro­pia NSA».

Sus ata­ques se ha­brían rea­li­za­do a ni­vel mun­dial. La do­cu­men­ta­ción men­cio­na uno en con­cre­to que se ha­bría he­cho en co­la­bo­ra­ción con los es­pías del MI5 del Reino Uni­do. La he­rra­mien­ta fue bau­ti­za­da co­mo fa­ke-off (fal­so apa­ga­do) y per­mi­tía que los te­le­vi­so­res es­tu­vie­sen per­ma­nen­te­men­te en fun­cio­na­mien­to, ac­tuan­do de mi­cró­fono pa­ra gra­bar las con­ver­sa­cio­nes del ob­je­ti­vo y po­der en­viar­las des­pués a la CIA, a tra­vés de su pro­pia red. Cuan­do el due­ño apa­ga­ba la te­le­vi­sión, es­ta en reali­dad, con­ti­nua­ba fun­cio­nan­do. En es­te sen­ti­do, el mo­de­lo de Sam­sung fue el ju­gue­te per­fec­to pa­ra los es­pías, gra­cias a su sis­te­ma pio­ne­ro de re­co­no­ci­mien­to por voz.

La CIA ha­bría uti­li­za­do tam­bién los smartp­hones co­mo he­rra­mien­ta pa­ra po­der geo­lo­ca­li­zar al ob­je­ti­vo, así co­mo su cá­ma­ra pa­ra gra­bar sus mo­vi­mien­tos o las apli­ca­cio­nes de What­sApp, Wei­bo, Sig­nal o Te­le­gram. No ha­bía pla­ta­for­ma de men­sa­je­ría que re­sis­tie­se la ca­pa­ci­dad a es­te ejér­ci­to que con fa­ci­li­dad re­vo­ca­ba cual­quier ci­fra­do.

El he­cho de que to­da es­ta me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo sal­ga a la luz no so­lo po­ne en un aprie­to a la agen­cia fe­de­ral por sus du­do­sas ac­tua­cio­nes, sino que tam­bién da­ría alas a la ar­gu­men­ta­ción que sue­le es­gri­mir Do­nald Trump so­bre los to­pos den­tro de la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se que es­ta­rían ata­can­do sus lo­gros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.