El bur­ga­lés que cen­só a ca­ba­llo la flo­ra ga­lle­ga, cien­tí­fi­co del año

Bal­ta­sar Me­rino tam­bién cam­bió la meteorología des­de A Guar­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - R. ROMAR

Na­ció en Ler­ma (Bur­gos) en 1845; a los 15 años in­gre­só en la Com­pa­ñía de Je­sús en el mo­nas­te­rio de Loyola (País Vas­co); a par­tir de los 22 años fue en­via­do a Cu­ba, Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Puer­to Rico pa­ra im­par­tir do­cen­cia y a los 55 re­co­rrió Ga­li­cia a ca­ba­llo pa­ra rea­li­zar la pri­me­ra gran ca­ta­lo­ga­ción de la flo­ra de la co­mu­ni­dad, un tra­ba­jo que aún hoy en día es un re­fe­ren­te en la bo­tá­ni­ca, no sin an­tes, tam­bién des­de Ga­li­cia, con­ver­tir­se en un au­tén­ti­co in­no­va­dor de la meteorología pues­ta al ser­vi­cio del ciu­da­dano. Fue Bal­ta­sar Me­rino, al que aho­ra la Real Aca­de­mia Ga­le­ga da Cien­cia (RAGC), coin­ci­dien­do con el cen­te­na­rio de su muer­te, le ren­di­rá ho­me­na­je en el Día da Cien­cia en Ga­li­cia. El bo­tá­ni­co y me­teo­ró­lo­go se­rá el pro­ta­go­nis­ta de nu­me­ro­sos ac­tos que se ce­le­bra­rán a lo lar­go de los próximos me­ses pa­ra dar a co­no­cer su fi­gu­ra a la so­cie­dad.

Bal­ta­sar Me­rino lle­gó a Ga­li­cia en 1880, don­de per­ma­ne­ció has­ta su muer­te en 1917, pa­ra im­par­tir cla­ses de cien­cia e in­glés en el co­le­gio je­sui­ta de Cam­po­san­cos (A Guar­da). Pe­ro diez años des­pués de­jó la do­cen­cia pa­ra de­di­car­se en ex­clu­si­va a la in­ves­ti­ga­ción co­mo bo­tá­ni­co. Y ahí em­pe­zó un in­gen­te tra­ba­jo que lo lle­vó a re­co­rrer ca­si to­da la co­mu­ni­dad pa­ra rea­li­zar el in­ven­ta­rio ex­haus­ti­vo del man­to ve­ge­tal ga­lle­go, que pu­bli­có en va­rias en­tre­gas entre 1905 y 1909 co­mo Flo­ra des­crip­ti­va e ilus­tra­da de Ga­li­cia.

«Fue un au­to­di­dac­ta, pe­ro es­ta­ba ase­so­ra­do por ex­per­tos co­mo Car­los Pou o Víc­tor Ló­pez Seoa­ne. Aún así, él hi­zo to­do el tra­ba- jo, so­lo ayu­da­do por an­ti­guos alum­nos, cu­ras ru­ra­les o far­ma­céu­ti­cos», ex­pli­ca Francisco Ja­vier Sil­va Pan­do, je­fe del de­par­ta­men­to de Eco­sis­te­mas Fo­res­ta­les del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Fo­res­tal de Lou­ri­zán y res­pon­sa­ble del her­ba­rio al que el pro­pio Me­rino do­nó más de diez mil plie­gos.

«Un mo­de­lo a se­guir»

El sa­cer­do­te ca­ta­lo­gó 1.845 especies de flo­ra, de las que cer­ca de 1.000 no se ha­bían ci­ta­do nun­ca en Ga­li­cia y al­go más de 70 eran to­tal­men­te nue­vas pa­ra la cien­cia. An­tes so­lo exis­tía un lis­ta­do muy bá­si­co rea­li­za­do por el ca­ta­lán Jo­sé Planelles. «El tra­ba­jo de Me­rino fue muy im­por­tan­te. En su épo­ca se con­si­de­ró co­mo un mo­de­lo a se­guir y pa­ra los bo­tá­ni­cos fue el gran re­fe­ren­te has­ta fi­na­les del si­glo pa­sa­do», des­ta­ca Sil­va del tra­ba­jo del sa­cer­do­te, al que so­lo le que­da­ron por re­co­rrer de Ga­li­cia al­gu­nas par­tes de la Cos­ta da Mor­te, la sie­rra de A Ca­pe­la­da, las ca­li­zas de Ru­biá, en O Bar­co, y la zo­na me­dia-al­ta de Tre­vin­ca. El re­sul­ta­do fue la pri­me­ra flo­ra re­gio­nal com­ple­ta he­cha en Es­pa­ña, una des­co­mu­nal obra que La Voz re­edi­tó en tres to­mos en 1980 den­tro de la co­lec­ción Bi­blio­te­ca Ga­lle­ga.

Em­pe­zó co­mo au­to­di­dac­ta, pe­ro su es­fuer­zo fue re­co­no­ci­do en 1915 con la elec­ción co­mo pre­si­den­te de la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal de Geo­gra­fía Bo­tá­ni­ca.

Pe­ro Bal­ta­sar Me­rino fue tam­bién un in­no­va­dor de la meteorología. «A fi­nais do sécu­lo XIX mon­tou na es­co­la de Cam­po­san­cos Bal­ta­sar Me­rino (Bur­gos, 1845- Vi­go, 1917) im­par­tió do­cen­cia en co­le­gios je­sui­tas de A Guar­da y San­tia­go.

La Voz re­edi­tó en 1980, den­tro de la Bi­blio­te­ca Ga­lle­ga, la «Flo­ra des­crip­ti­va e ilus­tra­da de Ga­li­cia», de Me­rino. Co­mo me­teo­ró­lo­go fue pre­cur­sor de la in­tro­duc­ción de grá­fi­cas pa­ra se­guir la evo­lu­ción de las pre­ci­pi­ta­cio­nes y las tem­pe­ra­tu­ras. Le­ga­jos de su her­bo­la­rio, que ce­dió al cen­tro de Lou­ri­zán. En su obra des­cri­bió 1.845 especies en Ga­li­cia,mu­chas des­co­no­ci­das has­ta en­ton­ces. un me­di­dor de ozono, que na épo­ca era al­go así co­mo si ho­xe ti­vé­ra­mos aquí o LHC. Era al­go ab­so­lu­ta­men­te pun­tei­ro en Eu­ro­pa», sub­ra­ya Juan An­to­nio Añel, fí­si­co cli­má­ti­co de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go. An­te to­do pre­ten­día que la in­for­ma­ción me­teo­ro­ló­gi­ca sir­vie­se a los ciu­da­da­nos, por lo que fue uno de los pro­mo­to­res de la crea­ción de la red es­pa­ño­la de es­ta­cio­nes plu­vio­mé­tri­cas y el im­pul­sor del uso de ba­ró­me­tros aneroi­des en los barcos pa­ra pre­de­cir las bo­rras­cas y sal­var así las vi­das de los ma­ri­ne­ros. Re­co­men­dó su uso en la pren­sa es­pa­ño­la y por­tu­gue­sa a raíz de la tra­ge­dia que pro­vo­có un tem­po­ral cos­te­ro en Pó­voa de Var­zim, en 1892, por el que fa­lle­cie­ron más de cien per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.