La cri­sis de la CEG com­pli­ca su ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción ban­ca­ria

La sa­li­da de Pon­te­ve­dra se pro­du­ce con la ne­go­cia­ción avan­za­da pa­ra hi­po­te­car la se­de en un 1,3 mi­llo­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - MARIO BERAMENDI

La cri­sis abier­ta por los em­pre­sa­rios de Pon­te­ve­dra con su sa­li­da tem­po­ral de la pa­tro­nal ga­lle­ga, un mo­vi­mien­to sin pre­ce­den­tes y que po­drían se­cun­dar los del Ou­ren­se, ame­na­za la fi­nan­cia­ción ban­ca­ria que ne­ce­si­ta la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia (CEG) pa­ra ga­ran­ti­zar su via­bi­li­dad a me­dio y lar­go pla­zo. Las ne­go­cia­cio­nes con el gru­po de ban­cos pa­ra hi­po­te­car la se­de de la CEG —un edi­fi­cio en el cas­co his­tó­ri­co com­pos­te­lano— por 1,3 mi­llo­nes de eu­ros se en­con­tra­ban ya muy avan­za­das. Aban­ca asu­mi­ría al­go más de la mi­tad de ese prés­ta­mo, y el res­to se lo re­par­ti­rían al 10 % el res­to de las en­ti­da­des, entre las que es­tán el Sa­ba­dell, el Po­pu­lar, el BBVA y el San­tan­der.

Sin em­bar­go, el ór­da­go lan­za­do por Jor­ge Ce­brei­ros, se­cun­da­do uná­ni­me­men­te por to­da la provincia de Pon­te­ve­dra y cu­yo desen­la­ce fi­nal es in­cier­to, obli­ga­rá a la ban­ca a es­pe­rar, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das. Es de­cir, lo que era una in­yec­ción in­mi­nen­te de di­ne­ro, cla­ve pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la CEG, que­da­rá su­pe­di­ta­da a que se acla­re qué ocu­rre fi­nal­men­te. Di­fí­cil­men­te los ban­cos con­ce­de­rán una fi­nan­cia­ción de 1,3 mi­llo­nes con una provincia co­mo Pon­te­ve­dra fue­ra de la pa­tro­nal. Y mu­cho me­nos si se suma Ou­ren­se y se va ca­si la mi­tad de la re­pre­sen­ta­ción de la pa­tro­nal ga­lle­ga.

An­tón Arias, el pre­si­den­te de la CEG, ha ase­gu­ra­do que to­da­vía no ha re­ci­bi­do una co­mu­ni­ca­ción ofi­cial y que, por lo tan­to, de­be­rá es­pe­rar a te­ner­la pa­ra va­lo­rar una de­ci­sión iné­di­ta has­ta aho­ra, y que tam­po­co tie­ne un en­ca­je sen­ci­llo tal y co­mo es­tán re­dac­ta­dos aho­ra los es­ta­tu­tos de la pa­tro­nal ga­lle­ga. En cual­quier ca­so, tie­ne pre­vis­to ha­cer un po­si­cio­na­mien­to pú­bli­co ma­ña­na, día en el que se ce­le­bra el co­mi­té eje­cu­ti­vo.

De lo que pue­da de­ci­dir la ban­ca de­pen­de­rá tam­bién que la pa­tro­nal ga­lle­ga se aso­me de nue­vo al pre­ci­pi­cio del con­cur­so de acree­do­res, co­mo ya ocu­rrió el pa­sa­do ve­rano.

La rup­tu­ra de ene­ro

Tan­to des­de Pon­te­ve­dra co­mo des­de Ou­ren­se se han mos­tra­do muy crí­ti­cos con An­tón Arias por unas de­cla­ra­cio­nes en la que cues­tio­na­ba los efec­tos de la re­for­ma la­bo­ral. Sin em­bar­go, pa­ra en­ten­der el des­en­cuen­tro de am­bas pro­vin­cias con él —has­ta en­ton­ces número dos de la provincia de A Co­ru­ña— ha­bría que re­mon­tar­se a fi­na­les de ene­ro, jus­to a los días pre­vios a la ce­le­bra­ción de la asam­blea que sir­vió pa­ra ele­gir­lo. An­te la au­sen­cia de un can­di­da­to por la fal­ta de acuer­do entre las pro­vin­cias, to­do ha­cía in­di­car que las cua­tro con­fe­de­ra­cio­nes se da­rían un mar­gen pa­ra bus­car otra al­ter­na­ti­va, pe­ro a úl­ti­ma ho­ra y por sor­pre­sa la provincia de A Co­ru­ña, que ha­bía ne­go­cia­do con Lu­go y con las sec­to­ria­les, ins­cri­bió a Arias co­mo can­di­da­to. Y lo hi­zo con los nú­me­ros he­chos, es de­cir, una vez re­con­ta­dos los vo­tos que ga­ran­ti­za­ban la elec­ción.

A Co­ru­ña jus­ti­fi­có aque­lla ope­ra­ción con el ar­gu­men­to de que la CEG, da­da su de­li­ca­da si­tua­ción fi­nan­cie­ra, no po­día eter­ni­zar­se en un pe­río­do de pro­vi­sio­na­li­dad. Pe­ro aque­llo fue in­ter­pre­ta­do co­mo una trai­ción en Pon­te­ve­dra y Ou­ren­se, y lo vie­ron co­mo un mo­vi­mien­to tor­ti­ce­ro ur­di­do des­de el nor­te pa­ra con­tro­lar de nue­vo la pa­tro­nal ga­lle­ga. De ahí la cri­sis sur­gi­da de nue­vo aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.