Sui­za aprie­ta las tuer­cas fis­ca­les a los emi­gran­tes

El fin del se­cre­to ban­ca­rio con la UE obli­ga a la co­mu­ni­dad ga­lle­ga a declarar sus bie­nes en Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - S. G. RIAL CAR­BA­LLO / LA VOZ

Tras las multas a los re­tor­na­dos, la enor­me co­mu­ni­dad ga­lle­ga que re­si­de en Sui­za (unas 40.000 per­so­nas) es­tá in­quie­ta an­te la nue­va nor­ma­ti­va que per­mi­te el cru­ce de los da­tos ban­ca­rios de to­dos sus re­si­den­tes en el ex­tran­je­ro. El se­cre­to ban­ca­rio se aca­bó pa­ra el país hel­vé­ti­co, pe­ro tam­bién pa­ra quie­nes re­si­den en él.

¿Qué es lo que hay que tri­bu­tar?

Las per­so­nas que tra­ba­jan en Sui­za de­ben dar a co­no­cer, en sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos, los bie­nes, ren­di­mien­tos y di­vi­den­dos que po­seen, sea don­de sea. No pa­ra pa­gar por ellos (la do­ble im­po­si­ción se evi­ta gra­cias a con­ve­nios), sino pa­ra cal­cu­lar cuán­to tie­nen que abo­nar en sus pa­gos. O, en su ca­so, in­clu­so pa­ra co­brar unas pres­ta­cio­nes so­cia- les. No es lo mis­mo re­ci­bir una ren­ta cuan­do no se tie­ne na­da que cuan­do el be­ne­fi­cia­rio es ti­tu­lar de va­rias pro­pie­da­des o cuen­tas en Es­pa­ña, por ejem­plo.

¿Es­to es nue­vo?

No. Hay que ha­cer­lo des­de siem­pre. Otra co­sa es que no ha­bía me­ca­nis­mos pa­ra com­pro­bar­lo. Aho­ra ya los hay. El in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co de da­tos fis­ca­les entre Sui­za y la UE co­men­zó el 1 de ene­ro. De mo­men­to, so­lo pa­ra da­tos ban­ca­rios, pe­ro si hay ren­tas aso­cia­das a in­mue­bles tam­bién se de­tec­ta­rán. Los re­si­den­tes tie­nen to­do es­te año pa­ra ha­cer la de­cla­ra­ción de su pa­tri­mo­nio. Con ca­rác­ter ge­ne­ral, ha­brá que abo­nar to­do lo pen­dien­te en los diez úl­ti­mos años.

¿Có­mo se sa­brá la can­ti­dad?

De mo­men­to, es muy com­ple­jo, ya que el sis­te­ma se es­tá po­nien­do en mar­cha y en Sui­za los can­to­nes tie­nen su pro­pio ré­gi­men fis­cal, lo que di­fi­cul­ta en ex­ce­so te­ner una idea cla­ra. In­clu­so mu­chos mu­ni­ci­pios po­seen pre­rro­ga­ti­vas ha­cen­dís­ti­cas, con lo que el lío es aún ma­yor. Ha­brá mu­cha va­ria­ción de uno a otro por cues­tio­nes de mí­ni­mos (no es lo mis­mo ha­cer­lo a par­tir de 50.000 eu­ros que pue­den fi­jar en un can­tón que de 250.000 eu­ros, en otro, por po­ner un ejem­plo); las he­ren­cias so­lo es­tán obli­ga­das por tres años, las des­gra­va­cio­nes tam­bién son dis­tin­tas... Los con­sul­ta­dos re­co­mien­dan ase­so­rar­se con los ex­per­tos.

¿Có­mo es­tá reac­cio­nan­do la co­mu­ni­dad ga­lle­ga?

Con te­mor e in­quie­tud, sal­vo aque­llos que o bien han de­cla­ra­do siem­pre to­do, o bien no tie­nen pa­tri­mo­nio en Es­pa­ña o es es­ca­so. Son mu­chos los que se que­jan de que nun­ca na­die les avi­só de la ne­ce­si­dad de declarar esos bie­nes. Tam­bién la­men­tan que, al con­tra­rio de lo que ha­ce Por­tu­gal, el Go­bierno es­pa­ñol no po­ne en mar­cha cam­pa­ñas in­for­ma­ti­vas. Así que los cen­tros ga­lle­gos or­ga­ni­zan mul­ti­tu­di­na­rias asam­bleas por to­do el país. Las dos más in­me­dia­tas se­rán es­te sá­ba­do, una en Ber­na (asis­ti­rán cer­ca de 300 per­so­nas) y otra en Liech­tens­tein, que en to­do ca­so tie­ne un ré­gi­men un tan­to di­fe­ren­te. El te­mor se in­cre­men­ta con la nue­va nor­ma­ti­va pe­nal que afec­ta a los ex­tran­je­ros, en vi­gor des­de el año pa­sa­do, con cas­ti­gos muy se­ve­ros pa­ra ca­sos de eva­sión fis­cal, por po­co que sea.

Jo­sé An­to­nio Cal­vo, de Ber­na, y Jo­sé Ma­nuel Otero, de Lyss.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.