Adiós al maes­tro Al­ber­to Zedda, el após­tol ga­lle­go de Rossini en la Tie­rra

Fa­lle­ce en Pé­sa­ro el di­rec­tor que trans­for­mó la vi­sión mo­der­na del com­po­si­tor ita­liano

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - CÉSAR WONENBURGER

Es­pe­ra­ba su lla­ma­da, te­nía­mos que ver­nos es­tos días, pe­ro del mis­mo mo­do tam­bién aguar­da­ba el anun­cio fa­tal. Ha­cía tiem­po que no se en­con­tra­ba bien de sa­lud. Los en­sa­yos de Fals­taff ha­bían re­sul­ta­do un su­pli­cio pa­ra un hom­bre de su edad, a pe­sar de su ener­gía des­bor­dan­te. Los mal­di­tos re­cor­tes im­pu­sie­ron un plan de tra­ba­jo tre­men­do y su cuer­po me­nu­do —en­ton­ces aún iba ca­mino de cum­plir 88 años— co­men­za­ba a re­sen­tir­se. Los con­cier­tos pos­te­rio­res en Mos­cú, Pa­rís y To­kio, los cur­sos en Ca­na­dá y A Co­ru­ña, sin du­da tam­po­co ayu­da­ron. Pe­ro él era in­ca­paz de li­mi­tar su ac­ti­vi­dad, pi­sa­ba el ace­le­ra­dor has­ta el lí­mi­te co­mo el con­duc­tor que bus­ca un ata­jo ha­cia la me­ta aun­que en ello le va­ya la vi­da.

Siem­pre que ha­blá­ba­mos de pro­yec­tos fu­tu­ros (al­gu­nos afor­tu­na­da­men­te ple­ga­rias aten­di­das: Gui­llau­me Tell, Er­mio­ne, su Fals­taff tes­ta­men­ta­rio) se son­reía mien­tras co­men­ta­ba: «A ver si lle­go…». Y un día me lo di­jo, co­mo era él, que po­día abor­dar los te­mas más pro­fun­dos con una lu­ci­dez ab­so­lu­ta: «Yo es­toy pre­pa­ra­do, so­lo fal­ta que me lo pro­pon­ga. El día que ya no ten­ga ilu­sión, si las fuer­zas co­mien­zan a fla­quear, me iré sin más, so­lo bas­ta desear­lo». Lo ha cum­pli­do. No ha­ber po­di­do di­ri­gir en Pé­sa­ro, don­de el pa­sa­do lu­nes le ha­lló la par­ca, el aniver­sa­rio del es­treno de La Ce­ne­ren­to­la de Rossini de­bió de ser el úl­ti­mo avi­so.

Pa­re­cía de ace­ro inoxi­da­ble, aun­que el en­vol­to­rio fue­se frá­gil y su na­tu­ra­le­za ex­qui­si­ta, pe­ro vi­vir sin mú­si­ca no le con­ven­cía. No era in­mor­tal, pe­se a po­seer la fór­mu­la de la eter­na ju­ven­tud: «Lle­gar a la con­clu­sión de que no exis­te la es­pe­ran­za de un mun­do me­jor, pe­ro con­ti­nuar igual­men­te lu­chan­do pa-

ra cam­biar­lo, desafian­do la inuti­li­dad del sa­cri­fi­cio». Bra­vo, co­mo siem­pre.

Des­lum­bra­do en La Scala

A Al­ber­to Zedda le ha­bían ino­cu­la­do el ve­neno a los 11 años, en el gran tea­tro de su Mi­lán na­tal. Asis­tía a una re­pre­sen­ta­ción en La Scala y ya no hu­bo vuel­ta a atrás. El des­lum­bra­mien­to de aque­llos so­ni­dos le lle­va­ron a es­tu­diar con dos co­lo­sos, An­to­nino Vot­to y Car­lo Ma­ria Giu­li­ni, que le dio la al­ter­na­ti­va. En 1956 di­ri­gió su pri­mer Bar­be­ro de Se­vi­lla, cua­ren­ta años an­tes de ha­cer lo pro­pio en A Co­ru­ña, su ciu­dad adop­ti­va, don­de se es­ta­ble­ció por el amor ha­cia su se­gun­da es­po­sa, Cris­ti­na Váz­quez, su som­bra y me­jor sos­tén has­ta el fi­nal.

Zedda (Mi­lán, 1928) se for­mó pa­ra la mú­si­ca al­go tar­de y sus es­tu­dios no fue­ron los usua­les. De­cía que ha­bía apren­di­do más

en el ga­lli­ne­ro de La Scala o es­cu­chan­do dis­cos con su ami­go Al­ceo Ga­llie­ra que en mil con­ser­va­to­rios. Y aun­que fue el pri­mer ita­liano en di­ri­gir la Pri­me­ra de Bruck­ner en su país, se im­pu­so des­de el prin­ci­pio co­mo mu­si­có­lo­go, so­bre to­do a par­tir de su en­cuen­tro ca­si for­tui­to con Rossini. Na­die sa­bía más de es­te com­po­si­tor y na­die ja­más ha con­tri­bui­do con más em­pe­ño y éxi­to a trans­for­mar la vi­sión que el mun­do te­nía de es­te crea­dor ca­si co­mo un au­tor me­nor, al­go su­per­fi­cial, que es­cri­bía en la ca­ma o mien­tras pre­pa­ra­ba su­cu­len­tos man­ja­res, pe­ro po­co da­do a pro­fun­di­da­des. Tras la más­ca­ra del des­preo­cu­pa­do bon vi­vant, Zedda su­po ha­llar a un au­tor se­rio y ri­gu­ro­so, «ca­paz de ex­pre­sar, con su len­gua­je oní­ri­co y uni­ver­sal, lo inex­pre­sa­ble con­tri­bu­yen­do a em­pu­ñar el an­sia de tras­cen­den­cia que ani­ma al hom­bre

pa­ra con­so­lar su fi­ni­tud». Su de­fi­ni­ción de mú­si­ca, apli­ca­ble a su mú­si­co de ca­be­ce­ra.

El nue­vo evan­ge­lio ros­si­niano se ex­pan­dió des­de Pé­sa­ro, don­de Zedda ayu­dó a crear el Rossini Ope­ra Fes­ti­val, y su ma­yor or­gu­llo, la Ac­ca­de­mia Ros­si­nia­na, por don­de lle­ga­ron a pa­sar va­rios de los me­jo­res can­tan­tes de hoy. A otros, co­mo el hoy afa­ma­do te­nor Gre­gory Kun­de, les cam­bió la vi­da con un úni­co en­cuen­tro. Al­go de es­to in­ten­tó mo­des­ta­men­te en A Co­ru­ña, pri­me­ro des­de el Fes­ti­val Mo­zart, don­de con­tri­bu­yó a ha­cer de es­ta ciu­dad, de Ga­li­cia, la pla­ta­for­ma des­de la cual di­fun­dir el nue­vo cre­do de Rossini, su re­no­va­do men­sa­je uni­ver­sal, en Es­pa­ña. Y siem­pre con el con­cur­so de la Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia, al­gu­nos de cu­yos mú­si­cos lo ado­ra­ban. Pa­ra el pú­bli­co, en A Co­ru­ña, nun­ca ha ha­bi­do otro di­rec­tor más que­ri­do.

MAR­COS MÍ­GUEZ

Zedda, en oc­tu­bre del 2016, im­par­tien­do una de sus úl­ti­mas cla­ses ma­gis­tra­les en Afun­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.