Ramos re­suel­ve otro pro­ble­ma

Su ca­be­za ex­tin­gue el fue­go na­po­li­tano y con­du­ce al Real Ma­drid a cuar­tos por sép­ti­mo año se­gui­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - IG­NA­CIO TYLKO COLPISA

Cuan­do el jue­go no al­can­za, apa­re­ce Sergio Ramos. Cuan­do el plan­tea­mien­to del téc­ni­co es de­fi­cien­te y el ri­val ame­na­za, co­mo ocu­rrió en la cal­de­ra del San Pao­lo, ahí es­tá el ca­pi­tán pa­ra sa­car su fe, su or­gu­llo y ese re­ma­te que pa­sa­rá a la his­to­ria del Real Ma­drid. Cla­ve en la dé­ci­ma, la un­dé­ci­ma, la Su­per­co­pa y ca­paz de si­len­ciar el Camp Nou en el mi­nu­to 90, el cen­tral se­vi­llano fue de­ter­mi­nan­te pa­ra que su equi­po no su­frie­ra más en Ná­po­les y lo­gra­ra su sép­ti­ma clasificación con­se­cu­ti­va pa­ra cuar­tos de la Cham­pions.

Alen­ta­do por una afi­ción enor­me, el equi­po de Mau­ri­zio Sa­rri fue mu­cho me­jor en el pri­mer ac­to y se fue con una mí­ni­ma ven­ta­ja al des­can­so que ge­ne­ra­ba zo­zo­bra en los ma­dri­dis­tas. Pe­ro tras dos sa­ques de es­qui­na eje­cu­ta­dos con pre­ci­sión por Kroos en el ini­cio de la se­gun­da mi­tad, Ramos vol­vió a mar­car di­fe­ren­cias con dos ca­be­za­zos en el pri­mer pa­lo an­te los que na­da pu­do ha­cer su ami­go Pe­pe Rei­na. El pri­me­ro fue lim­pí­si­mo y el se­gun­do en­tró tras gol­pear en el bel­ga Mer­tens, au­tor del pri­mer gol del partido y, se­gún la UEFA, tam­bién del Ma­drid en pro­pia puer­ta.

Es­ta­ba can­ta­do que el Ma­drid, ju­gan­do me­jor o peor, mar­ca­ría tam­bién en la vuel­ta. Lo ha he­cho ya de for­ma con­se­cu­ti­va en 47 par­ti­dos y es­te ri­val era en­de­ble atrás y po­co con­tun­den­te en las ac­cio­nes de es­tra­te­gia. So­lo en cin­co par­ti­dos de es­te cur­so ha de­ja­do su por­te­ría a cero el Ná­po­les.

No sa­lió na­da bien el Real Ma­drid en un pri­mer tiem­po en el que mos­tró du­das, de­bi­li­da­des y des­co­ne­xio­nes in­quie­tan­tes. Se vio su­pe­ra­do, ya que Ba­le fue el úni­co de la BBC que se es­for­zó en el re­plie­gue, y Mo­dric y Kroos an­dan le­jos de su me­jor mo­men­to. En el pri­mer tiem­po, el Ma­drid, muy re­ple­ga­do y sin ba­lón, re­ci­bió 11 re­ma­tes, ré­cord ne­ga­ti­vo con Zi­da­ne.

El gol del Ná­po­les, que ca­len­tó to­da­vía más a su hin­cha­da, lle­gó a los 25 mi­nu­tos, fru­to de una gran com­bi­na­ción entre Ham­sik, In­sig­ne y Mer­tens, que el bel­ga de­fi­nió con su­ti­le­za. Pu­do ir­se el Ma­drid con la eli­mi­na­to­ria per­di­da de for­ma pro­vi­sio­nal al des­can­so, pe­ro por for­tu­na Mer­tens en­vió su re­ma­te al pos­te y Ham­sik no su­po con­cre­tar una in­ter­na­da. Tam­bién des­per­di­ció Ro­nal­do su opor­tu­ni­dad. El lu­so dri­bló a Rei­na pe­ro, ya es­co­ra­do, no di­ri­gió bien su re­ma­te.

El Ma­drid co­men­zó con más de­ci­sión y avan­zó lí­neas en la se­gun­da par­te. Pron­to for­zó un cór­ner que entre Kroos y Ramos con­vir­tie­ron en oro. To­da­vía los na­po­li­ta­nos so­ña­ban con po­der mar­car dos cuan­do, seis mi­nu­tos des­pués, en­ca­ja­ron el se­gun­do. Se re­pi­tió la ju­ga­da, con la co­la­bo­ra­ción ines­ti­ma­ble de Mer­tens. Ahí se aca­bó la eli­mi­na­to­ria, se apa­gó el fue­go lo­cal y res­pi­ró pro­fun­do el Real Ma­drid. Con to­do re­suel­to, Zi­da­ne re­cu­rrió a Lu­cas, Isco y Mo­ra­ta, que mar­có en el des­cuen­to. Pe­se al 6-1 glo­bal, eter­na­men­te agra­de­ci­dos a Ramos. Una vez más.

CI­RO FUSCO EFE

Los ju­ga­do­res del Ma­drid ce­le­bran el gol de Ramos que en­ca­rri­ló la eli­mi­na­to­ria pa­ra el Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.