«Me in­sul­ta­ron por ser mu­jer»

Po­lé­mi­ca en Se­gun­da Au­to­nó­mi­ca por el tra­to ve­ja­to­rio y ma­chis­ta que su­frió una ár­bi­tra de Vi­go en un en­cuen­tro entre el Lou­ro Ta­mei­ga de Mos y el To­mi­ño

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - ALE­JAN­DRO MAR­TÍ­NEZ

«Eres mu­jer, nor­mal que no se­pas pi­tar, ve­te a fre­gar». Es­ta es una de las fra­ses ve­ja­to­rias que Lo­re­na No­vas, ár­bi­tra de Se­gun­da Au­to­nó­mi­ca, tu­vo que es­cu­char el pa­sa­do fin de se­ma­na de un de­le­ga­do y afi­cio­na­dos du­ran­te el en­cuen­tro que en­fren­tó al Lou­ro Ta­mei­ga de Mos con­tra el equi­po vi­si­tan­te de To­mi­ño en el cam­po de Co­to­to­rrón. Los in­sul­tos, que po­drían in­ter­pre­tar­se co­mo ma­chis­tas, han que­da­do re­fle­ja­dos en el ac­ta y aho­ra la co­le­gia­da es­pe­ra que la federación ga­lle­ga o el pro­pio club to­men me­di­das pa­ra que es­te ti­po de si­tua­cio­nes no se vuel­va a re­pe­tir.

A es­ta jo­ven vi­gue­sa de 23 años, que es­tu­dia Tra­ba­jo So­cial en Ou­ren­se, le ca­yó el cha­pa­rrón des­pués de que en el mi­nu­to 53 ex­pul­sa­ra al de­le­ga­do del Lou­ro Ta­mei­ga, Jo­sé Ma­nuel Vi­la, por pro­tes­tar. Lo­re­na lo re­fle­jó así en el ac­ta: «Pro­tes­tar de for­ma os­ten­si­ble una de­ci­sión mía ha­cien­do ges­tos, en­tran­do en el te­rreno de jue­go y di­ri­gién­do­se a mí en los si­guien­tes tér­mi­nos: No tie­nes ni pu­ta idea, eres ma­lí­si­ma, en tu vi­da has co­gi­do un ba­lón de fút­bol, en tu pu­ta vi­da, jo­der, gi­li­po­llas».

El hom­bre se pu­so de­trás de las va­llas del te­rreno de jue­go jun­to con va­rios afi­cio­na­dos del mis­mo equi­po, a los que la ár­bi­tra dis­tin­guió por el chán­dal, y pro­fi­rie­ron con­ti­nuos in­sul­tos has­ta el fi­nal del partido. «Pe­ro no ves que era fue­ra de jue­go, sub­nor­mal», «eres ma­lí­si­ma, de­ja de pi­tar ya», te­nías que ser mu­jer, nor­mal que no se­pas pi­tar», «No vis­te un ba­lón en tu vi­da», fue­ron al­gu­nas de las fra­ses des­pec­ti­vas que apun­tó la co­le­gia­da Lo­re­na No­vas, ayer en Ou­ren­se, don­de es­tu­dia, afir­ma que es­tos he­chos no de­be­rían re­pe­tir­se.

«En el se­gun­do tiem­po te­mí por mi in­te­gri­dad y pe­dí que lla­ma­ran a las fuer­zas del or­den»

y que fue­ron se­gui­das por afi­cio­na­dos que se en­con­tra­ban con­tem­plan­do el en­cuen­tro.

La si­tua­ción se vol­vió tan ten­sa has­ta el pun­to de que tu­vo que pe­dir a un se­gun­do en­tre­na­dor que avi­sa­ra a las fuer­zas del or­den. Re­co­no­ce que lle­gó a te­mer por su in­te­gri­dad fí­si­ca du­ran­te el trans­cur­so del se­gun­do tiem­po. Lo­re­na No­vas lle­va cin­co años pi­tan­do en­cuen­tros y en al­gu­na otra oca­sión ha te­ni­do que aguan­tar las iras de afi­cio­na­dos dis­con­for­mes con sus de­ci­sio­nes en el te­rreno de jue­go. Sin em­bar­go, re­co­no­ce que nun­ca ha­bía te­ni­do que so­por­tar se­me­jan­te re­tahí­la de im­pro­pe­rios y, ade­más, con un mar­ca­do ca­rác­ter se­xis­ta.

Por eso lo re­fle­jó to­do en el ac­ta. Afir­ma que no tu­vo mie­do, pe­ro si se sin­tió im­po­ten­te. Lla­ma la aten­ción de que los co­le­gia­dos sue­len ser blan­co del odio de mu­chos afi­cio­na­dos con in­de­pen­den­cia de su se­xo. «A mis com­pa­ñe­ros tam­bién los in­sul­tan, no so­lo a las chi­cas», afir­ma.

La con­duc­ta de las per­so­nas que la in­cre­pa­ron po­dría es­tar ti­pi­fi­ca­da co­mo una fal­ta, pe­ro ayer des­car­ta­ba pre­sen­tar nin­gu­na de­nun­cia por la vía pe­nal. «Lo ba­ra­jé, pe­ro sé que no van a ha­cer na­da, al fin y al ca­bo ha­bía gen­te pe­ro eran to­dos del mis­mo equi­po y no creo que va­yan en con­tra de ellos mis­mos», ma­ni­fes­ta­ba.

«Da igual que fue­ra hom­bre o mu­jer, el de­le­ga­do vio una in­jus­ti­cia en el cam­po y se ca­breó to­do»

SANTI M. AMIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.