Su­per­che­rías

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - Luís Pou­sa

Siem­pre me ha fas­ci­na­do com­pro­bar có­mo cier­tos po­de­ro­sos, a quie­nes uno su­po­ne ro­dea­dos de los ase­so­res y gu­rús más ca­ros del mer­ca­do, des­pués de leer sus do­sie­res, análisis y pre­dic­cio­nes, al fi­nal de­ci­den des­pe­jar sus in­cer­ti­dum­bres en la con­sul­ta de una bru­ja.

Uno de los ca­sos más so­na­dos fue el de Jor­di Pu­jol, de quien des­cu­bri­mos que el di­ne­ro no era lo úni­co ne­gro que ma­ne­ja­ba. Su mei­ga de cá­ma­ra, lla­ma­da Ade­li­na, con­fe­só en su día que le pa­sa­ba un hue­vo por la es­pal­da:

—El hue­vo se po­nía ne­gro por­que ab­sor­bía to­das las ma­las ener­gías que lle­va­ba en­ci­ma.

Ade­li­na, se­gún con­tó en su gi­ra triun­fal por los pla­tós, no so­lo es­pan­ta­ba el mal de ojo, sino que le ase­so­ra­ba so­bre «asun­tos fa­mi­lia­res y de Go­bierno». Y cuan­do ha­bla­mos de asun­tos fa­mi­lia­res del clan Pu­jol, no se tra­ta de mi­rar dón­de se ce­le­bra la pri­me­ra co­mu­nión del nie­to, sino de per­fi­lar ne­go­cios de mu­chos ce­ros.

La cos­tum­bre de po­ner las gran­des de­ci­sio­nes en ma­nos de pi­to­ni­sas, vi­den­tes, as­tró­lo­gos, adi­vi­nos, echa­do­ras de car­tas o qui­ro­mán­ti­cos no es nue­va. Cuen­ta el es­cri­tor me­xi­cano Juan Vi­llo­ro que en los años trein­ta —sí, jus­to des­pués del crac del 29—, Nue­va York se con­vir­tió en «la se­de mun­dial de la su­per­che­ría ma­ya». Un tal Harold D. Emer­son se cam­bió el nom­bre a Ahay Kan Mai Harold y se pro­cla­mó su­mo sa­cer­do­te del cul­to ma­ya. Abrió un tem­plo en Brooklyn y em­pe­zó a edi­tar el dia­rio The Mayan, don­de la sec­ción es­tre­lla era una co­lum­na que acon­se­ja­ba có­mo in­ver­tir en Bolsa ba­sán­do­se en las ar­tes adi­vi­na­to­rias de los ma­yas. Lo in­quie­tan­te, co­mo sub­ra­ya Vi­llo­ro, es que «los in­for­mes no de­bían de ser tan dis­pa­ra­ta­dos, pues la sec­ta eso­té­ri­co-bur­sá­til exis­tió du­ran­te ocho años, bas­tan­tes más que mu­chas con­sul­to­rías fi­nan­cie­ras». RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

En­ri­que tie­ne 41 años y si­gue via­jan­do en el mis­mo co­che que lle­nó de vó­mi­tos cuan­do se ma­rea­ba de ni­ño. El pa­so del tiem­po le lle­vó pri­me­ro al asien­to de co­pi­lo­to y con 18 (no, En­ri­que, no pon­dre­mos que lo con­du­cías ya con 14 años pa­ra que no ten­gas un lío con la DGT,… ups!) se aga­rró al vo­lan­te de es­te Mer­ce­des 300D de 1979, ad­qui­ri­do por su pa­dre en Ale­ma­nia en 1981. Des­de ha­ce tres años, la muer­te del pro­ge­ni­tor ha con­ver­ti­do a En­ri­que en el pro­pie­ta­rio le­gí­ti­mo del co­che de su vi­da.

Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da se usó es­po­rá­di­ca­men­te en ca­sa, co­mo ese fut­bo­lis­ta su­plen­te que sa­le a ju­gar tras la le­sión (di­ga­mos me­jor, ave­ría) del ti­tu­lar. Pe­ro un día del 2016 En­ri­que con­vir­tió es­te co­che en un Ta­po­ne­ta Es­te pe­rió­di­co re­par­te tres Mer­ce­des entre sus lec­to­res. En po­cos días se co­no­ce­rá el nom­bre del afor­tu­na­do pro­pie­ta­rio del pri­me­ro de ellos, un Ber­li­na Cla­se A 180. El sor­teo se­rá an­te no­ta­rio en la tar­de del vier­nes de la pró­xi­ma se­ma­na, el 17 de marzo. So­lo dos días des­pués La Voz de Ga­li­cia re­par­ti­rá la se­gun­da car­ti­lla de la pro­mo­ción, es­ta pa­ra el sor­teo de un Mer­ce­des GLA 180 SUV, tam­bién de co­lor ro­jo «jú­pi­ter».

RA­MÓN LEIRO.

En­ri­que y su «Ta­po­ne­ta» vi­si­ta­ron ayer a los es­co­la­res del co­le­gio Do­min­go Fon­tán del mu­ni­ci­pio de Por­tas, don­de re­co­gie­ron va­rios ki­los de ta­po­nes pa­ra ayu­dar a ni­ños con pa­rá­li­sis ce­re­bral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.