Dis­pues­tas a «in­cor­diar» siem­pre

Tra­ba­ja­do­ras y lu­cha­do­ras, Su­sa­na y Ti­cia­na no se ca­llan an­te la de­sigual­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HER­MI­DA

Ti­cia­na Ghi­glio­ne, ar­tis­ta de Pon­te­ve­dra de 34 años, di­ce que es­tá al bor­de de un ata­que de har­taz­go, que em­pie­za a es­tar can­sa­da «de to­do lo que su­ce­de re­la­cio­na­do con la mu­jer, de que no ha­ya igual­dad real y lo ten­ga­mos más di­fí­cil pa­ra to­do». Su­sa­na Rosillo, pe­que­ña em­pre­sa­ria, na­tu­ral de Ca­toi­ra pe­ro afin­ca­da en el ru­ral de Cal­das, cree que no hay que mal­gas­tar ener­gía con la­men­tos. Se­ña­la que su ma­dre no la tra­jo el mun­do «pa­ra per­der o tem­po». Así que pre­fie­re ir a la ac­ción y no re­crear­se en to­das las «tra­bas» que con­lle­va ser mu­jer. Ti­cia­na y Su­sa­na tie­nen his­to­rias muy dis­tin­tas. Y, apa­ren­te­men­te, tam­bién es­ta­dos de ánimo di­fe­ren­tes con res­pec­to a la igua­lad. Pe­ro es más lo que las une: son tra­ba­ja­do­ras, lu­cha­do­ras y fe­mi­nis­tas. Es­cu­char­las es, en reali­dad, es­cu­char a mu­chas mu­je­res más. Es dar voz a la reali­dad que mu­chas ma­dres, em­pre­sa­rias, asa­la­ria­das o pa­ra­das vi­ven en sus pro­pias car­nes.

Su­sa­na tie­ne 40 años re­cién cum­pli­dos. Y tie­ne tam­bién dos hi­jos, una de 20 y otro de 19. Es de­cir, fue ma­dre en ple­na ju­ven­tud. An­tes de ser­lo, tra­ba­ja­ba en la hos­te­le­ría. De aque­llos años re­cuer­da, so­bre to­do, las mu­chas ho­ras de cho­llo sin con­tra­to. De he­cho, con­ta­bi­li­za que en to­tal lle­va tra­ba­ja­dos fue­ra de ca­sa 25 años de su vi­da y so­lo tie­ne co­ti­za­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial unos 14. Ella, na­tu­ral de Ca­toi­ra, se tras­la­dó al ru­ral de Cal­das, a Ca­rra­ce­do, cuan­do se ca­só y tu­vo a sus pe­que­ños. No fue fá­cil vol­ver a tra­ba­jar tras la ma­ter­ni­dad. No se muer­de la len­gua al re­cor­dar­lo: «Im­pli­cou bas­tan­tes sa­cri­fi­cios, que asu­mi­mos tan­to eu co­mo o meu ho­me. Lem­bro que el ti­vo que pe­dir en­trar un­ha ho­ra tar­de ao tra­ba­llo pa­ra po­der com­bi­nar ho­ra­rios e aten­der aos ne­nos. O seu xe­fe non ti­vo pro­ble­ma, pe­ro os seus com­pa­ñei­ros rían­se del. Di­cía­lle que che- ga­ba can­do eles xa es­ta­ban quen­tes de tra­ba­llar», in­di­ca.

Ha­bla de un ru­ral sin guar­de­rías, sin fór­mu­las de con­ci­lia­ción po­si­bles y de su lu­cha. «Crea­mos un­ha aso­cia­ción de mu­lle­res ru­rais pa­ra em­pe­zar a fa­cer cou­sas, pa­ra axu­dar­nos un­has ás ou­tras», in­di­ca. Ella es­tu­vo en la di­rec­ti­va de ese co­lec­ti­vo nu­me­ro­sos años, mien­tras se­guía co­mo asalariada, ora en la hos­te­le­ría ora en su­per­mer­ca­dos, y cria­ba a sus hi­jos. Es de las que cree que las mu­je­res tie­nen que dar un pa­so al fren­te y de­jar de sen­tir­se mal por cier­tas co­sas: «Eu criei a dous fi­llos moi in­de­pen­den­tes, con 8 e 9 anos acos­tu­mei­nos a que­dar so­los po­las ma­ñás, fa­cer­se o al­mor­zo e ir so­los a co­ller o au­to­bús. E nun­ca me sen­tín ma­la nai, non hai que sen­tir­se

mal por esas cou­sas». Ha­ce ocho años, Su­sa­na de­ci­dió que em­pe­za­ría a mar­car sus pro­pias re­glas la­bo­ra­les. Se hi­zo em­pren­de­do­ra. Mon­tó un pues­to de ven­ta de pro­duc­tos ga­lle­gos en el mer­ca­do de Cal­das en el que prio­ri­za la com­pra de ma­te­ria pri­ma «fei­ta por mu­lle­res ga­le­gas». Le due­le que, pe­se a que ellas son las que pro­du­cen lo que ven­de, ellos son los que lo co­mer­cia­li­zan. «Sem­pre te­ño que tra­tar con ho­mes. Ho­xe fa­go o pa­ro in­ter­na­cio­nal do Día da Mu­ller Tra­ba­lla­do­ra pa­ra que eles non ven­dan, por­que hai que se­guir reivin­di­can­do a igual­da­de, e mo­les­tan­do se fai fal­ta», di­ce con en­tu­sias­mo.

«Ce­ni­cien­ta» en San­tia­go

Ti­cia­na, aun­que har­ta de la de­sigual­dad, opi­na lo mis­mo. Di­ce que ca­llar o que­dar­se quie­ta no es una op­ción. De he­cho, ella lo que ha­rá hoy es lle­var su lu­cha fe­mi­nis­ta a la fa­cul­tad de Cien­cias da Co­mu­ni­ca­ción de San­tia­go, don­de va a ha­cer una in­ter­ven­ción ar­tís­ti­ca, una re­in­ter­pre­ta­ción de Ce­ni­cien­ta. Por­que ella es li­cen­cia­da en Be­llas Ar­tes y tie­ne un más­ter re­la­cio­na­do con el sec­tor au­dio­vi­sual. Una crea­ción sa­li­da de su ima­gi­na­ción, Di­na Mi­ta, un per­so­na­je de vi­ñe­tas áci­do y crí­ti­co con to­do y con to­dos, tie­ne enor­me ti­rón en las Re­des y en di­fe­ren­tes me­dios y otros tra­ba­jos que hi­zo tam­bién gus­ta­ron. Pe­ro Ti­cia­na no pue­de vi­vir de lo que le gus­ta. «Yo lim­pio ca­sas pa­ra co­mer, eso es lo que real­men­te me da de co­mer. Eso, y dar cla­ses par­ti­cu­la­res. En mi mun­do, el mun­do de Be­llas Ar­tes, lo ten­go es­pe­cial­men­te com­pli­ca­do por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y, tam­bién por ser mu­jer, cla­ro que sí».

Ti­cia­na, co­mo Su­sa­na, pe­lea des­de un co­lec­ti­vo fe­mi­nis­ta. Lo ha­ce pa­ra ven­cer mu­chos de­mo­nios. Por­que le en­tris­te­ce no po­der te­ner hi­jos por no te­ner una es­ta­bi­li­dad la­bo­ral. O por­que le da ra­bia que el es­trés la ha­ya man­da­do al hos­pi­tal. Am­bas, ella y Su­sa­na, es­tán dis­pues­tas a po­ner to­do de su par­te y, co­mo di­cen ellas so­bre lo que al­gu­nos y al­gu­nas pien­san de su lu­cha, «in­cor­diar» siem­pre. O, al me­nos, has­ta sen­tir­se es­cu­cha­das.

«Mi­ña nai non me trou­xo ao mun­do pa­ra per­der o tem­po», di­ce una en­tu­sias­ta Su­sa­na

LEIRO

Ti­cia­na es ar­tis­ta pe­ro so­bre­vi­ve lim­pian­do.

CE­DI­DA

Su­sa­na ven­de pro­duc­tos he­chos por mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.