Tres años en la vi­lla ter­mal e in­fi­ni­dad de ami­gos.

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

Juan Car­los Mar­tí­nez es un sa­cer­do­te pe­cu­liar. Siem­pre lo fue. Cuan­do lle­gó pa­ra ha­cer­se car­go de la pa­rro­quia de San­ta Ma­ría dos Ba­ños a Cun­tis, en el 2013 y con 37 años, con­fe­só abier­ta­men­te que era a la vez cu­ra por de­vo­ción y mú­si­co por pa­sión. Y con­tó que en su an­te­rior des­tino, en Oza dos Ríos, mon­tó con los ve­ci­nos una pa­ro­dia de la or­ques­ta Pa­rís de Noia, lla­ma­da Pa­rís de Oza, con la que iban a ac­tuar a pue­blos que no te­nían di­ne­ro pa­ra traer a la Pa­rís de ver­dad. Qui­zás por ese ca­rác­ter su­yo abier­to, pro­pi­cio a apun­tar­se a un bom­bar­deo, o por­que co­mo di­cen al­gu­nos ve­ci­nos —tan­to fe­li­gre­ses co­mo ateos con­ven­ci­dos— lu­cha pa­ra que los ni­ños de la ca­te­que­sis ha­gan nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des o pa­ra que Cá­ri­tas sea un en­te ac­ti­vo en la lo­ca­li­dad, Juan Car­los se ha­ce que­rer en Cun­tis. Y de qué ma­ne­ra. Bas­ta ver lo que ocu­rrió el lu­nes al ano­che­cer. En ple­na ca­lle pe­se al tiem­po de pe­rros, de­ce­nas de ve­ci­nos —in­clu­so cen­te­na­res— Car­los, en la fo­to cuan­do lle­gó a Cun­tis en el 2013.

se con­cen­tra­ron pa­ra de­fen­der a su sa­cer­do­te. ¿Por qué te­nían que res­pal­dar­lo? To­do par­te de lo su­ce­di­do du­ran­te el car­na­val.

Re­sul­ta que Juan Car­los, que lle­va años par­ti­ci­pan­do en el des­fi­le de car­na­val de Cun­tis, es­te año for­mó par­te de un gru­po en el que iban hom­bres dis­fra­za­dos de co­ne­ji­tas de Play­boy. El pá­rro­co, en ba­tín de se­da, iba en la co­mi­ti­va en ca­li­dad de due­ño de la man­sión, es de­cir, de Hugh Hef­ner. En el con­tex­to de una pa­ro­dia car­na­va­le­ra, el pá­rro­co in­clu­so se pres­tó a si­mu­lar un número eró­ti­co. Lo hi­zo con la ro­pa pues­ta y con otro hom­bre. El Juan

ca­so es que sus fo­tos ves­ti­do de esa gui­sa y los co­men­ta­rios so­bre su ac­tua­ción en el des­fi­le lle­ga­ron a oí­dos del vi­ca­rio epis­co­pal, Ca­lix­to Co­bo, que ayer con­ta­ba có­mo reac­cio­nó: «La ver­dad es que me dis­gus­té bas­tan­te, por­que me pa­re­ció una ac­ti­tud to­tal­men­te im­pro­pia de un sa­cer­do­te. De­ci­dí es­cri­bir­le un co­rreo elec­tró­ni­co a Juan Car­los pa­ra ha­blar de es­te te­ma, por­que se tra­ta de una per­so­na que es muy buen pá­rro­co y muy buen ami­go mío».

Tras ese co­rreo, el lu­nes, el vi­ca­rio te­nía pre­vis­to acu­dir a Cun­tis a cuen­ta de un cur­so for­ma­ti­vo que se es­tá dan­do en la lo­ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.