La po­li­cía en­con­tró hue­llas de la ex­pa­re­ja de Ana En­ja­mio en el por­tal y en la vi­vien­da de ella

Los agen­tes ha­lla­ron tras el ase­si­na­to una no­ta ma­nus­cri­ta en la que el im­pli­ca­do di­ce que se qui­ta­rá la vi­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - E. V. PI­TA

La Po­li­cía Na­cio­nal de Vi­go ha en­con­tra­do hue­llas dac­ti­la­res de César Adrio, el prin­ci­pal sos­pe­cho­so del ase­si­na­to de Ana En­ja­mio en la ma­dru­ga­da del 17 de di­ciem­bre, tras una ce­na na­vi­de­ña de em­pre­sa, en el por­tal del edi­fi­cio y en el pi­so de ella. Es­ta prue­ba si­túa al de­te­ni­do en la es­ce­na del cri­men, pe­ro los ex­per­tos acla­ran que di­chas im­pre­sio­nes pue­den conservarse has­ta dos se­ma­nas. La po­li­cía con­si­de­ra el cri­men «muy bien pla­ni­fi­ca­do, an­tes del arran­que de la no­che». La ra­zón es que el im­pli­ca­do, com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que es­tu­vo en la ce­na con la víc­ti­ma, bo­rró to­do ras­tro de su pa­so por la es­ce­na del cri­men: las ro­pas en­san­gren­ta­das, el mó­vil de la víc­ti­ma, el ar­ma ho­mi­ci­da y su hue­lla di­gi­tal en Fa­ce­book y Lin­ke­din, aun­que ol­vi­dó eli­mi­nar su chat de ci­tas. Na­da ha si­do re­cu­pe­ra­do. Pe­ro va­rios erro­res de bul­to lo de­la­ta­ron.

El in­for­me po­li­cial ubi­ca a Adrio en la es­ce­na del cri­men

en­tre las 5.13 y las 5.31 ho­ras. Es­ta­ban jun­tos en el por­tal a la mis­ma ho­ra que un ve­cino oyó lamentos de una mu­jer, por­que la se­ñal de los te­lé­fo­nos mó­vi­les de am­bos coin­ci­den en el mis­mo si­tio a esa ho­ra. Lue­go, am­bos ter­mi­na­les se apa­ga­ron a la vez. No hay más se­ñal del mó­vil de En­ja­mio, que si­gue des­apa­re­ci­do. La de­fen­sa del de­te­ni­do po­dría ale­gar que las an­te­nas cu­bren un am­plio te­rreno, pe­ro la po­li­cía re­cal­ca que el error de lo­ca­li­za­ción es de so­lo me­dio pun­to.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién ven in­cri­mi­na­to­rio el he­cho de que 26 ho­ras des­pués del cri­men el sos­pe­cho­so hu­bie­se de­ja­do una no­ta ma­nus­cri­ta don­de anun­cia­ba su in­ten­ción de qui­tar­se la vi­da. Se au­to­le­sio­nó en un bra­zo y fue hos­pi­ta­li­za­do. Una hi­pó­te­sis es que pre­ten­día di­si­mu­lar un ara­ña­zo de dos cen­tí­me­tros que bien le pu­do ha­ber cau­sa­do la víc­ti­ma en el for­ce­jeo.

Otro de­ta­lle lla­ma­ti­vo es que, se­gún las pes­qui­sas, Adrio ra­jó las rue­das del co­che apar­ca­do de En­ja­mio mien­tras es­pe­ra­ba a que ella en­tra­se en el por­tal.

La in­ves­ti­ga­ción con­clu­ye que Adrio, su­pues­ta­men­te, ac­tuó por­que no asi­mi­ló la rup­tu­ra con la jo­ven, con la que aún man­te­nía con­tac­to y con la que in­ter­cam­bió un trá­fi­co de da­tos irre­le­van­te esa no­che. Ve en­sa­ña­mien­to por­que la mu­jer re­ci­bió 20 cu­chi­lla­das, in­clui­dos pe­que­ños cor­tes.

Un enig­ma es dón­de es­tán es­con­di­das o arro­ja­das las ro­pas en­san­gren­ta­das. La co­mi­sión ju­di­cial re­gis­tró el do­mi­ci­lio de Adrio en Can­deán y se lle­va­ron las pren­das, co­mo un pan­ta­lón y una ca­za­do­ra, que él les in­di­có que ves­tía en la ce­na de em­pre­sa y que es­ta­ban lim­pias. Aun­que eran si­mi­la­res, la po­li­cía des­cu­brió que no son las mis­mas, co­mo evi­den­cian las fo­tos de los tes­ti­gos. La jue­za de violencia so­bre la mu­jer de Vi­go, Paz Fil­guei­ra, se in­dig­nó al des­ta­par el en­ga­ño.

Ó. V.

Adrio, tras ser de­te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.