La tra­ma de so­bor­nos vin­cu­la­da a la em­pre­sa Vi­vo­sant blan­queó du­ran­te va­rios años 2.400 mi­llo­nes de eu­ros

En Pon­te­ve­dra na­die re­cuer­da la em­pre­sa Vi­vo­sant, mar­ca­da por la co­rrup­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - LÓ­PEZ PENIDE

Na­die en Pon­te­ve­dra pa­re­ce re­cor­dar el pa­so del abo­ga­do his­pa­no­bra­si­le­ño Ro­dri­go Ta­cla Durán, pe­ro tam­po­co su em­pre­sa, Vi­vo­sant Corp. El es­pa­cio que ocu­pa­ba en la ca­lle Manuel Qui­ro­ga se li­mi­ta­ba a un bu­zón y a una se­de so­cial vir­tual. «Creo que nun­ca vino por aquí», es lo que vie­nen re­pi­tien­do en es­tas cén­tri­cas ins­ta­la­cio­nes desde que el mar­tes sal­tó que es­ta so­cie­dad anó­ni­ma es­ta­ba si­tua­da en el epi­cen­tro del mayor ca­so de co­rrup­ción de Su­da­mé­ri­ca, un es­cán­da­lo que ha sal­pi­ca­do a los ex­pre­si­den­tes brasileños Lu­la da Sil­va y Dil­ma Rous­seff.

Pe­ro ¿có­mo ope­ra­ba Vi­vo­sant? En la raíz de to­do se en­cuen­tra la em­pre­sa Pe­tro­bras, el mayor con­glo­me­ra­do es­ta­tal de La­ti­noa­mé­ri­ca, el cual li­ci­ta­ba las obras que te­nía que aco­me­ter en­tre las gran­des fir­mas de in­ge­nie­ría y de cons­truc­ción del país ca­rio­ca. En teo­ría, el ob­je­ti­vo era es­ti­mu­lar la crea­ción de em­pleos.

Con la fi­na­li­dad de pro­mo­ver de­ter­mi­na­das fir­mas, y se­gún di­fun­die­ron di­ver­sos me­dios sud­ame­ri­ca­nos, la pe­tro­le­ra exi­gía una mor­di­da equi­va­len­te al 3 % de la obra en cues­tión, di­ne­ro que pos­te­rior­men­te se re­par­ti­ría en­tre po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios. En­tre es­tos úl­ti­mos se en­con­tra­ba Mar­ce­lo Ode­brecht, he­re­de­ro de una de las gran­des cons­truc­to­ras y quien en marzo del pa­sa­do año fue con­de­na­do a más de 19 años de pri­sión por los de­li­tos de co­rrup­ción pa­si­va, blan-

queo de ca­pi­ta­les y aso­cia­ción pa­ra de­lin­quir.

Pa­ra blan­quear el di­ne­ro, los em­pre­sa­rios ba­jo sos­pe­cha uti­li­za­ron to­da cla­se de ne­go­cios le­ga­les vin­cu­la­dos a la hos­te­le­ría y al sec­tor de los com­bus­ti­bles. En es­te pun­to, y pa­ra mo­ver el di­ne­ro sin le­van­tar sos­pe­chas, Ro­dri­go Ta­cla Durán su­pues­ta­men­te cons­ti­tu­yó to­da una se­rie de em­pre­sas offs­ho­re que fue­ron trans­fi­rien­do el di­ne­ro a cuen­tas ban­ca­rias en Chi­na y Hong Kong. En­tre es­tas so­cie­da­des es­ta­ba Vi­vo­sant Corp., la cual en ape­nas dos se­ma­nas, en­tre el 14 y el 28 de sep­tiem­bre del 2010, re­ci­bió nue­ve trans­fe­ren­cias por im­por­te de 12,7 mi­llo­nes de dó­la­res que te­nían su ori­gen en una de las em­pre­sas de Ode­brecht, la Cons­truc­to­ra In­ter­na­cio­nal del Sur. Se da la par­ti­cu­la­ri­dad de que el ca­pi­tal so­cial de la em­pre­sa pon­te­ve­dre­sa, que desde el 2013 no en­tre­ga sus cuen­tas

en el Re­gis­tro Mer­can­til, ron­dó los 57.000 eu­ros.

Se­gún pre­ci­sa­ron desde la Guar­dia Ci­vil, co­mo abo­ga­do de la cons­truc­to­ra Ode­brecht, Ro­dri­go Ta­cla es­ta­ba sien­do in­ves­ti­ga­do por las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas por «el pre­sun­to la­va­do de di­ne­ro de la em­pre­sa pe­tro­le­ra Pe­tro­bras», de tal mo­do que se sos­pe­cha que, con su par­ti­ci­pa­ción, pu­die­ron ha­ber si­do des­via­dos ca­tor­ce mi­llo­nes de eu­ros a di­ver­sos par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Si en marzo era con­de­na­do Mar­ce­lo Ode­brecht, en abril el le­tra­do hu­yó a Es­ta­dos Uni­dos. In­ter­pol dic­tó una or­den de de­ten­ción a ni­vel in­ter­na­cio­nal pro­vo­can­do que en no­viem­bre co­gie­se un vue­lo con des­tino a Ma­drid. Tras tres días en la ca­pi­tal de Es­pa­ña, agen­tes del Equi­po de Hui­dos de la Jus­ti­cia de la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil lo arres­ta­ron en el ho­tel en el que se hos­pe­da­ba.

Se for­ma­li­zó en­ton­ces la pe­ti­ción de ex­tra­di­ción por par­te de un juez bra­si­le­ño. El ma­gis­tra­do Sergio Moro lo de­fi­nió, se­gún re­co­ge Uni­vi­sion No­ti­cias, co­mo «un pro­fe­sio­nal del la­va­do de di­ne­ro, in­vo­lu­cra­do en di­ver­sos es­que­mas cri­mi­na­les».

A pe­sar de que el pa­sa­do 20 de enero el Con­se­jo de Mi­nis­tros dio luz ver a la con­ti­nua­ción de es­te pro­ce­so, Ro­dri­go Ta­cla per­ma­ne­ce en pri­sión pro­vi­sio­nal en Es­pa­ña. Es­to ha es­po­lea­do la te­sis de que pue­de es­tar in­ten­tan­do lle­gar a un acuer­do con la Fis­ca­lía pa­ra no ser ex­tra­di­ta­do a con­di­ción de que fa­ci­li­te in­for­ma­ción que pu­die­ra implicar a em­pre­sa es­pa­ño­las.

En to­do ca­so, en di­ciem­bre fue la cons­truc­to­ra Ode­brecht la que al­can­za­ba un acuer­do con la Jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se y se com­pro­me­tía a pa­gar 2.600 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ce­rrar la in­ves­ti­ga­ción que es­ta­ba en cur­so en es­te país. Se sos­pe­cha que, en­tre el 2004 y el 2012, to­da el en­tra­ma­do de so­bor­nos vin­cu­la­dos con Pe­tro­bras pu­do blan­quear 2.400 mi­llo­nes de eu­ros, afec­tan­do a una do­ce­na de paí­ses. So­lo en Pe­rú, y en un pe­río­do com­pren­di­do en­tre el 2009 y el 2014, Ode­brecht pre­su­mi­ble­men­te abo­nó 29 mi­llo­nes de dó­la­res a fun­cio­na­rios pa­ra ob­te­ner li­ci­ta­cio­nes.

Un juez bra­si­le­ño de­fi­nió al abo­ga­do Ro­dri­go Ta­cla co­mo «un pro­fe­sio­nal del la­va­do de di­ne­ro»

GUAR­DIA CI­VIL

De­ten­ción en el 2016 del abo­ga­do y con­ta­ble Ro­dri­go Ta­cla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.