La so­cie­dad de sol­te­ros

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - Adi­na Du­mi­tru

Ha ha­bi­do una pro­fun­da trans­for­ma­ción de nues­tras ideas so­bre el sen­ti­do de la vi­da, la fe­li­ci­dad o el pa­pel de las re­la­cio­nes per­so­na­les en las úl­ti­mas dé­ca­das, ha­cia una mo­der­ni­dad lí­qui­da, co­mo la lla­ma­ba el so­ció­lo­go Zyg­munt Bau­man. La es­ta­bi­li­dad ha si­do re­em­pla­za­da por la flui­dez en las re­la­cio­nes y las es­truc­tu­ras de la vi­da dia­ria. Cam­bia­mos de tra­ba­jo ca­da cin­co años de pro­me­dio, la mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca por ra­zo­nes la­bo­ra­les ya no es una ex­cep­ción, te­ner hi­jos es op­cio­nal y nues­tro ideal ro­mán­ti­co es que el amor pa­sio­nal ca­rac­te­ri­ce las re­la­cio­nes de pa­re­ja de prin­ci­pio a fin. El in­cre­men­to de ho­ga­res uni­per­so­na­les es el re­sul­ta­do de es­tas trans­for­ma­cio­nes.

Has­ta prin­ci­pios del si­glo XX el ma­tri­mo­nio te­nía co­mo ob­je­ti­vos la re­pro­duc­ción, la cla­ri­dad en la des­cen­den­cia y la trans­mi­sión de la pro­pie­dad. En las palabras de la psi­có­lo­ga Est­her Pe­rel, «an­tes la mo­no­ga­mia sig­ni­fi­ca­ba una per­so­na pa­ra to­da la vi­da, aho­ra sig­ni­fi­ca una per­so­na a la vez». El sen­ti­do de la vi­da se ha des­li­ga­do del pro­yec­to de for­mar una fa­mi­lia, ha­cia una mul­ti­pli­ca­ción de es­ti­los de vi­da, for­mas de re­la­cio­nar­se y con­cep­cio­nes de la fe­li­ci­dad. A la mo­vi­li­dad, el in­cre­men­to del rit­mo de la vi­da, el de­seo de ex­pe­ri­men­ta­ción y la de­di­ca­ción a ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les se le aña­de el te­ner me­nos hi­jos, lo que ha­ce que las fa­mi­lias ex­ten­sas sean me­nos co­mu­nes. Las es­truc­tu­ras so­cia­les y eco­nó­mi­cas tar­dan en adap­tar­se a es­ta reali­dad. No hay más que ir al su­per­mer­ca­do pa­ra com­pro­bar que las can­ti­da­des en ven­ta no es­tán adap­ta­das a per­so­nas que vi­ven so­las. La psi­có­lo­ga so­cial Be­lla DePau­lo ha­bla so­bre la per­ma­nen­cia del es­tig­ma y los pre­jui­cios ha­cia las per­so­nas sol­te­ras. Las ne­ce­si­da­des so­cia­les y eco­nó­mi­cas re­quie­ren de nue­vas res­pues­tas. Ideas de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va co­mo el al­qui­ler de ha­bi­ta­cio­nes pa­ra vi­si­tan­tes o pa­ra tra­ba­jos de un día han sur­gi­do pa­ra mayor efi­cien­cia en el uso del es­pa­cio y la mul­ti­pli­ca­ción de las fuen­tes de in­gre­so. Las de in­no­va­ción so­cial, co­mo los ban­cos de tiem­po o las vi­vien­das co­la­bo­ra­ti­vas res­pon­den a las ne­ce­si­da­des de cui­da­do de ma­yo­res so­los y ge­ne­ran re­des so­cia­les que re­em­pla­cen a las fa­mi­lia­res. Ca­da vez más, ha­cen fal­ta ideas in­no­va­do­ras pa­ra la so­cie­dad de sol­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.