«Me sien­to jun­to a la ven­ta­na y me en­tre­ten­go vien­do pa­sar a la gen­te»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - MAR­GA MOSTEIRO

La his­to­ria de Ramona Gendra Bus­te­lo, de 89 años, y Bea­triz Castelain, de 88 años, am­bas ve­ci­nas de San­tia­go, es muy sin­gu­lar. Las dos vi­ven so­las en sus ca­sas, pe­ro la sa­lud de Ramona le es­tá ju­gan­do una ma­la pa­sa­da y le im­pi­de ha­cer la vi­da so­cial que le gus­ta­ría. En cam­bio, Bea­triz go­za en apa­rien­cia de una sa­lud de hie­rro y, so­bre to­do, de un hu­mor a prue­ba de bom­ba. Bea­triz es vo­lun­ta­ria de Cruz Ro­ja San­tia­go, y una vez a la se­ma­na ha­ce com­pa­ñía du­ran­te dos ho­ras, «o las que sean», a Ramona.

No se co­no­cían con an­te­rio­ri­dad, pe­ro a Bea­triz la co­no­cen bien en Cruz Ro­ja, y an­te su pe­ti­ción de ser útil no lo pen­sa­ron dos ve­ces. La pro­pues­ta de ha- cer­le com­pa­ñía a Ramona le pa­re­ció bue­na idea, y lo que em­pe­zó co­mo un ges­to de so­li­da­ri­dad se ha con­ver­ti­do en una ci­ta es­pe­ra­da por am­bas ami­gas.

Du­ran­te la tar­de que pa­san jun­tas, Bea­triz ani­ma a su ami­ga a sa­lir a dar un pe­que­ño pa­seo al­re­de­dor del edi­fi­cio y, aun­que úl­ti­ma­men­te el frío, la llu­via y su sa­lud no le per­mi­ten sa­lir a la ca­lle, la com­pa­ñía de Bea­triz le «da vi­da». «Me gus­ta char­lar», co­men­ta Ramona.

La mu­jer se que­dó viu­da cuan­do su hi­jo más pe­que­ño te­nía 12 años, y desde en­ton­ces so­lo «po­día mi­rar pa­ra ade­lan­te, tra­ba­jar. La pen­sión era y es una mi­se­ria, pe­ro la fa­mi­lia de la al­dea me ayu­dó mu­cho». Ramona pre­su­me de me­mo­ria y de vis­ta: «Me ope­ra­ron de ca­ta­ra­tas, y veo de ma­ra­vi­lla. Ten­go mis so­pas de le­tras y las ha­go», co­bro­mea.

men­ta. A lo lar­go de la se­ma­na, la mu­jer re­ci­be a va­rias au­xi­lia­res de ho­gar pa­ra las ta­reas bá­si­cas de la ca­sa. «Yo me le­van­to so­la, me vis­to y, aun­que me echan una mano, por aho­ra no es­toy inú­til del to­do», apun­ta en­tre ri­sas. Du­ran­te gran par­te del día des­can­sa jun­to a la ven­ta­na. «Y me en­tre­ten­go vien­do pa­sar a la gen­te. Por las tar­des es­toy so­la, me­nos cuan­do vie­ne Bea­triz», di­ce.

Cuan­do le pre­gun­ta­mos si tie­ne mie­do a es­tar so­la, Ramona

se en­co­ge de hom­bros. «¿Mie­do? No. Ten­go una cla­ve pa­ra abrir la puer­ta, los ve­ci­nos to­can de una ma­ne­ra es­pe­cial y así no ten­go que abrir si no co­noz­co. Mis hi­jos di­cen que no le abra la puer­ta a na­die. No pon­gas dón­de es­tá mi ca­sa, por si aca­so», ad­vier­te.

«Ramona la ca­be­za la tie­ne per­fec­ta», aña­de Bea­triz, que se que­dó viu­da ha­ce un tiem­po. «Hay que te­ner ale­gría, y con las bue­nas pen­sio­nes que te­ne­mos, qué más po­de­mos pe­dir»,

Bea­triz fue bor­da­do­ra, pe­ro aho­ra no ha­ce na­da, «so­lo al­gu­nos ca­ri­ños». Es­ta mu­jer la­men­ta que «ya no se va­lo­ra es­te tra­ba­jo, per­dió va­lor».

Bea­triz res­ta im­por­tan­cia a su vo­lun­ta­ria­do: «Ven­go un ra­to, y no voy a más si­tios por­que no me quie­ren pa­ra más». La téc­ni­ca de Cruz Ro­ja, Ma­ri Vi­las, re­co­no­ce que «es una jo­ya», pe­ro «tie­ne que te­ner su tiem­po pa­ra ella». Y lo tie­ne. Bea­triz vi­ve so­la, pe­ro no es­tá so­la: «Ten­go mis ami­gas y sal­go con ellas».

XOÁN A. SO­LER

Ramona Gendra (89) re­ci­be una vez a la se­ma­na la vi­si­ta de Bea­triz, la vo­lun­ta­ria de 88 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.