Na­die echó de me­nos a Cons­tan­tino, so­lo el se­pul­tu­re­ro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Na­die lo echó de me­nos, ex­cep­to el se­pul­tu­re­ro. Cons­tan­tino Alon­so fue en­con­tra­do muer­to ayer en el ce­men­te­rio ou­ren­sano de San Fran­cis­co. Ha­bía fa­lle­ci­do días an­tes, pe­ro no fue has­ta el re­gre­so de las va­ca­cio­nes de uno de los tra­ba­ja­do­res del cam­po­san­to cuan­do se lo­ca­li­zó su ca­dá­ver. Cons­tan­tino era un sin­te­cho y ha­bía en­con­tra­do, tras un mu­ro del ce­men­te­rio, jun­to al an­ti­guo cuar­tel, un lu­gar en el que vi­vir e, iro­nías del des­tino, en el que mo­rir.

En­tre una pa­red y unas es­ca­le­ras re­si­día desde ha­ce on­ce años. O por lo me­nos eso es lo que re­cuer­da José Manuel Gon­zá­lez, Quin­tas, tra­ba­ja­dor del ce­men­te­rio. «Es­tá­ba­mos arre­glan­do una zo­na, qui­tan­do hier­bas, y vi­mos mu­chos ga­tos. De re­pen­te, apa­re­ció él allí», re­la­ta.

Y pa­re­ce que tam­bién fue el úl­ti­mo que lo vio con vi­da. «Re­gre­sé de va­ca­cio­nes. Mis com­pa­ñe­ros es­ta­ban arre­glan­do la zo­na y fui a sa­lu­dar­lo. Ca­si siem­pre le lle­vo un bo­ca­di­llo. Lo lla­mé y lo lla­mé, pe­ro no me con­tes­tó. En­ton­ces me aso­mé y lo vi muer­to. Pa­ra mí po­día lle­var más de un mes, por­que yo es­tu­ve ca­si dos de va­ca­cio­nes», re­la­ta Quin­tas. Cons­tan­tino se ha­bía caí­do de su im­pro­vi­sa­da ca­ma y su ca­ra es­ta­ba to­tal­men­te des­fi­gu­ra­da.

Los bom­be­ros se en­car­ga­ron de re­ti­rar el ca­dá­ver, en es­ta­do avan­za­do de des­com­po­si­ción, y de re­co­ger par­te de sus en­se­res. Cons­tan­tino, de 66 años, na­tu­ral de Sal­ce­da de Ca­se­las, te­nía allí su re­fu­gio: un col­chón, una man­ta, una me­si­lla, pa­lés pa­ra en­cen­der fue­go pa­ra co­ci­nar o pa­sar me­jor el frío y ro­pa. En­con­tra­ron en el lu­gar me­di­ci­nas y va­rios do­cu­men­tos, en los que se po­dían leer di­fe­ren­tes do­mi­ci­lios de re­fe­ren­cia, ca­si to­dos de la zo­na del ba­rrio ou­ren­sano de La Mi­la­gro­sa. Se cree que la obli­ga­to­rie­dad de de­ta­llar una vi­vien­da fi­ja en sus vi­si­tas a ins­ti­tu­cio­nes lo lle­va­ba a es­cri­bir di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes. Uno de los do­cu­men­tos da­ba cuen­ta de la vi­si­ta que hi­zo a ur­gen­cias del hos­pi­tal es­te mis­mo año.

Ni los Ser­vi­cios So­cia­les ni los vo­lun­ta­rios de Cruz Ro­ja —con un pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co pa­ra los sin­te­cho— sa­bían de él. Tam­po­co los agen­tes de la Po­li­cía Lo­cal que ayer acu­die­ron al lu­gar y que co­no­cen, aun­que sea de vis­ta, a los va­ga­bun­dos que tie­nen en las ca­lles de Ou­ren­se su ca­sa.

«Era un hom­bre muy ama­ble y siem­pre iba muy bien pre­pa­ra­do, muy lim­pio. Nun­ca le pre­gun­té su nom­bre ni qui­se sa­ber su his­to­ria. Pen­sa­ba que él me la con­ta­ría al­gún día. Era muy co­rrec­to y no da­ba nin­gún pro­ble­ma», re­la­ta­ba ayer el tra­ba­ja­dor que lo en­con­tró. Ex­pli­ca que el fa­lle­ci­do nun­ca qui­so ir­se a otro lu­gar y que, por eso, ellos se iban en­car­gan­do de que, en ta­les con­di­cio­nes, pu­die­ra vi­vir lo más dig­na­men­te po­si­ble. «Le lle­va­mos po­rex­pán pa­ra que es­tu­vie­ra más pro­te­gi­do y una man­ta. Tam­bién le dá­ba­mos al­gu­na ma­de­ra pa­ra que pu­die­ra ha­cer un ho­gue­ra... Y yo to­dos los días iba a ha­blar con él un ra­to. No sa­lía nun­ca. No que­ría que na­die su­pie­ra que es­ta­ba ahí. In­clu­so a ve­ces yo le traía agua en bi­do­nes y se la da­ba», ex­pli­ca. Las con­ver­sa­cio­nes, di­ce, eran bue­nas: «A ve­ces me da­ba con­se­jos. Cuan­do veía que dis­cu­tía me de­cía: “¡No te preo­cu­pes!”». Aho­ra bus­can a sus fa­mi­lia­res.

En es­te es­pa­cio ha­bía pa­sa­do el indigente fa­lle­ci­do los úl­ti­mos años.

MI­GUEL VILLAR

El ca­dá­ver de la víc­ti­ma tu­vo que ser re­ti­ra­do por los bom­be­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.