La mu­jer que se que­mó a lo bon­zo en San­tia­go gri­ta­ba que la de­ja­sen mo­rir

Se en­cuen­tra en es­ta­do crí­ti­co pe­se a que un hom­bre con­si­guió apa­gar el fue­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Una mu­jer de 59 años de edad ha que­da­do en es­ta­do crí­ti­co tras pren­der­se fue­go a sí mis­ma en una zo­na pró­xi­ma a la dár­se­na de au­to­bu­ses de Xoán XXIII, en San­tia­go. El in­ci­den­te se pro­du­jo so­bre las cua­tro de la ma­dru­ga­da en un pun­to tam­bién cer­cano a la Fa­cul­ta­de de Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­da­de. La mu­jer, que su­fre pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos y pa­de­ce al­coho­lis­mo, hi­zo un mon­tón de ho­jas se­cas, se ro­ció con ga­so­li­na y se plan­tó fue­go.

Las lla­mas aler­ta­ron a un vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad que ha­cía la ron­da en esa zo­na del cam­pus uni­ver­si­ta­rio. In­me­dia­ta­men­te, se acer­có al lu­gar de los he­chos y com­pro­bó que la mu­jer es­ta­ba ar­dien­do. In­ten­tó so­fo­car el fue­go pri­me­ro con su pro­pia cha- que­ta, pe­ro co­mo no fue ca­paz aca­bó ha­cién­do­lo con un ex­tin­tor con el que pu­do ha­cer­se en las in­me­dia­cio­nes.

Fue él mis­mo quien tam­bién dio avi­so al cen­tro de aten­ción a las emer­gen­cias del 112 Ga­li­cia, e in­me­dia­ta­men­te se des­ple­gó un dis­po­si­ti­vo con agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal y la Po­li­cía Lo­cal, así co­mo con efec­ti­vos de Ur­xen­cias Mé­di­cas y de los bom­be­ros de San­tia­go.

No que­ría ser aten­di­da

Cuan­do lle­ga­ron los mé­di­cos del 061, la mu­jer es­ta­ba cons­cien­te y no que­ría ser aten­di­da. De he­cho, gri­ta­ba pi­dien­do que la de­ja­sen mo­rir. Fue tra­ta­da de ur­gen­cia y tras­la­da­da en un prin­ci­pio al Hos­pi­tal Clí­ni­co de San­tia­go. Pre­sen­ta­ba que­ma­du­ras muy gra­ves en más de la mi­tad de su cuer­po. Con­cre­ta­men­te, de tó­rax pa­ra aba­jo. Tras una pri­me­ra aten­ción en el cen­tro com­pos­te­lano, fue de­ri­va­da a la uni­dad de que­ma­dos del CHUAC de A Coruña, que es la re­fe­ren­cia en Ga­li­cia en es­te ti­po de le­sio­nes.

Las que­ma­du­ras eran de tal gra­ve­dad que los mé­di­cos que la han aten­di­do te­men por su vi­da, en cu­ya re­cu­pe­ra­ción se­rán vi­ta­les las pró­xi­mas ho­ras.

La mu­jer ya ha­bía pro­ta­go­ni­za­do al­gu­nos al­ter­ca­dos pre­vios de­bi­do a los pro­ble­mas men­ta­les y con la be­bi­da que pa­de­ce. De he­cho, tan­to la Po­li­cía Na­cio­nal co­mo la Lo­cal ya tu­vie­ron que in­ter­ve­nir otras ve­ces de­bi­do a que dis­cu­tía con otras per­so­nas. No se tra­ta de una indigente, ya que las fuen­tes con­sul­ta­das ase­gu­ran que cuen­ta con un do­mi­ci­lio pro­pio. No obs­tan­te, era fre­cuen­te ver­la en la zo­na de la dár­se­na de au­to­bu­ses de Xoán XXIII, que es don­de se co­bi­jan ha­bi­tual­men­te mu­chos sin­te­cho, es­pe­cial­men­te en los días de llu­via. La víc­ti­ma del trá­gi­co in­ci­den­te es­ta­ba a ve­ces con ellos por los pro­ble­mas que su­fre.

Es­te no es el pri­mer in­ci­den­te que se pro­du­ce en es­ta zo­na de San­tia­go re­la­cio­na­do con in­di­gen­tes o con per­so­nas con pro­ble­mas que por mo­men­tos los acom­pa­ñan. En ma­yo del 2013, ba­jo la dár­se­na de au­to­bu­ses, fa­lle­ció un sin­te­cho de 42 años de edad y na­tu­ral de Valencia. En aque­lla oca­sión, mu­rió en ple­na ca­lle tras una pri­me­ra aten­ción mé­di­ca, tras la cual no se de­ci­dió su in­gre­so hos­pi­ta­la­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.