El cu­ra pi­de per­dón por su dis­fraz

El pá­rro­co de Cun­tis sa­lió ves­ti­do del due­ño de la man­sión de Play­boy, co­sa que no ha gus­ta­do a la Igle­sia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - MARÍA HER­MI­DA

El cu­ra de Cun­tis, Juan Car­los Mar­tí­nez, de 40 años y muy ac­ti­vo en su re­la­ción con los ve­ci­nos, se­gu­ra­men­te no vuel­va a dis­fra­zar­se en su vi­da. Lo de­cía ayer, con una sen­sa­ción y un tono de voz que se mo­vía en­tre la tris­te­za y el arre­pen­ti­mien­to. ¿Por qué ha to­ma­do es­ta de­ci­sión? Pues por­que su dis­fraz en es­tos úl­ti­mos car­na­va­les, en los que sa­lió jun­to a un gru­po de ve­ci­nos y ami­gos del pue­blo ves­ti­do de Hugh Hef­ner, due­ño de la man­sión Play­boy, acom­pa­ña­do de las per­ti­nen­tes co­ne­ji­tas, ha le­van­ta­do una bue­na po­lé­mi­ca. Él re­co­no­ce que su ac­tua­ción fue «des­afor­tu­na­da» y, aun­que los ve­ci­nos lo apo­yan a ca­pa y es­pa­da, no de­ja de dis­cul­par­se. Pi­dió per­dón desde el púl­pi­to en ca­da mi­sa que ofi­ció desde en­ton­ces. Mos­tró su arre­pen­ti­mien­to an­te el vicario epis­co­pal, que le afeó su con­duc­ta. Y quie­re pre­sen­tar sus dis­cul­pas an­te el pro­pio ar­zo­bis­po de San­tia­go, con quien pi­dió una ci­ta. Ayer, a ma­yo­res, de­cía: «Pi­do per­dón a quen se poi­da sen­tir ofen­di­do po­la mi­ña cul­pa, co­mo non fa­ce­lo!».

Juan Car­los Mar­tí­nez no que­ría ha­blar de­ma­sia­do ayer de es­te asun­to. Pre­fe­ría pa­sar pá­gi­na. Pe­ro sí lo ha­cían ve­ci­nos de Cun­tis, tan­to los que van a mi­sa co­mo los que se de­cla­ran ateos pe­ro in­di­can que «es­te cu­ra es un en­can­to y hay que es­tar con él». Ellos ex­pli­ca­ban, so­bre to­do, el con­tex­to en el que se pro­du­je­ron los he­chos. Con­ta­ban que Juan Car­los Mar­tí­nez, ade­más de su pá­rro­co, es uno más en Cun­tis. Que tra­ba­jó a bra­zo par­ti­do pa­ra mon­tar Cá­ri­tas, que pu­so to­do de su par­te pa­ra uni­fi­car pa­rro­quias y pa­ra que los do­min­gos la gen­te ven­ga a la mi­sa al cas­co ur­bano. In­clu­so le atri­bu­yen, por su po­der de con­vo­ca­to­ria en la igle­sia, ha­ber di­na­mi­za­do la hos­te­le­ría. «A xen­te ago­ra vén á mi­sa e to­ma o ver­mú en Cun­tis, é un­ha ma­ra­bi­lla», di­cen. Unos y otros in­sis­ten en que la re­la­ción con los ve­ci­nos es tan flui­da que, en una ci­ta co­mo los car­na­va­les, él no po­día fal­tar. Y, efec­ti­va­men­te, siem­pre se dis­fra­za­ba sin que me­dia­se po­lé­mi­ca de por me­dio. Has­ta es­te en­troi­do.

Re­sul­ta que al pá­rro­co, con­ver­ti­do en Hugh Hef­ner y ata­via­do con su mí­ti­co ba­tín, en me­dio del des­fi­le, jus­to cuan­do si­mu­la­ba un nú­me­ro eró­ti­co tum­ba­do en una ca­ma jun­to a una de las co­ne­ji­tas —en­car­na­da por un hom­bre—, lo fo­to­gra­fia­ron por pa­si­va y por ac­ti­va. Va­rias de esas imá­ge­nes, ade­más de al­gún que otro co­men­ta­rio, lle­ga­ron has­ta el vicario, Ca­lix­to Co­vo, que, co­mo él mis­mo ex­pli­có, se lle­vó un buen dis­gus­to a cuen­ta del dis­fraz.

«Me ale­gro de que le quie­ran»

Co­vo di­ce que Juan Car­los es un buen cu­ra y un buen ami­go. Pe­ro que eso no qui­ta pa­ra que tu­vie­se una «con­duc­ta im­pro­pia en un sa­cer­do­te». Así las co­sas, y des­pués de man­dar­le un co­rreo afean­do su con­duc­ta, el lu­nes el vicario acu­dió a Cun­tis pa­ra, en­tre otras co­sas, tra­tar es­te asun­to. «No le abron­qué, yo no abron­co a na­die, pe­ro sí le hi­ce ver que pa­ra mí era un asun­to que te­nía re­le­van­cia y que me dis­gus­ta­ba, al igual que le dis­gus­ta­ba al ar­zo­bis­po, al que yo mis­mo in­for­mé de es­to», in­di­có Ca­lix­to Co­vo. El ca­so es que cuan­do el vicario lle­gó a Cun­tis se to­pó con que de­ce­nas o in­clu­so cen­te­na­res de ve­ci­nos aguar­da­ban a las puer­tas de la ca­sa de Cá­ri­tas pa­ra mos­trar su apo­yo al pá­rro­co.

El vicario re­co­no­ce que, pe­se a la po­lé­mi­ca, ver a de­ce­nas de ve­ci­nos aplau­dien­do a su cu­ra le gus­tó. «Es bo­ni­to que la gen­te quie­ra a su pá­rro­co, me pa­re­ce muy des­ta­ca­ble», di­jo. Ca­lix­to Co­vo tam­bién ase­gu­ró que, pe­se a su dis­gus­to y el del ar­zo­bis­po, no ha­brá con­se­cuen­cias pa­ra el cu­ra. Se­ña­ló que la Igle­sia es una fa­mi­lia y que, co­mo tal, «las co­sas se ha­blan y pun­to. Na­da más».

CEDIDA

El cu­ra, Juan Car­los Mar­tí­nez, en el cen­tro de la ima­gen, en­car­nan­do al mag­na­te Hugh Hef­ner con su clá­si­co ba­tín de se­da, ro­dea­do de las mí­ti­cas co­ne­ji­tas de Play­boy en el des­fi­le que tu­vo lu­gar en Cun­tis, en el que in­clu­so se si­mu­ló un nú­me­ro eró­ti­co con el pá­rro­co de por me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.