La «apo­pla­ne­sis» de Ra­joy

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FERNANDO SAL­GA­DO

Los grie­gos an­ti­guos, afi­cio­na­dos co­mo bue­nos so­fis­tas a la pa­la­bra am­pu­lo­sa y gran­di­lo­cuen­te —so­fis­ti­ca­da—, bau­ti­za­ron uno de los ha­bi­tua­les tru­cos re­tó­ri­cos con el nom­bre de apo­pla­ne­sis. Los es­pa­ño­les ac­tua­les, más cha­pu­ce­ros o me­nos cul­ti­va­dos, acu­die­ron a la jer­ga tau­ri­na pa­ra tra­du­cir el con­cep­to: lar­ga cam­bia­da. El ar­ti­fi­cio, llá­me­se co­mo se quie­ra, con­sis­te en elu­dir los asun­tos es­pi­no­sos con una di­gre­sión, al igual que el con­duc­tor tra­ta de evi­tar el cho­que fron­tal con un vo­lan­ta­zo: «¿Min­tió o no min­tió us­ted, se­ñor mi­nis­tro?» «Me ale­gra que me ha­ga esa pre­gun­ta, pe­ro lo im­por­tan­te en es­te mo­men­to es mi­rar al fu­tu­ro...».

De­fi­ni­da la fi­gu­ra, con­ven­drán con­mi­go en que, en­tre los gran­des cul­ti­va­do­res de la apo­pla­ne­sis po­lí­ti­ca en nues­tros días, Ma­riano Ra­joy se lle­va la pal­ma. ¿Co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción de las fi­nan­zas del PP? Cues­tión es­ta in­tere­san­te, sin du­da, pe­ro de­be­ría­mos cen­trar­nos en el em­pleo, en las pen­sio­nes y en el con­flic­to de la es­ti­ba. «Lo po­si­ti­vo es mi­rar ha­cia el fu­tu­ro y no ha­cia el pa­sa­do, por­que se pue­de aca­bar co­mo la mu­jer de Lot, con­ver­ti­da en es­ta­tua de sal». Cha­pó. Ejer­ci­cio ma­gis­tral de re­tó­ri­ca clá­si­ca, in­clu­so con su opor­tu­na re­fe­ren­cia bí­bli­ca, un lu­gar co­mún que, por nues­tra tra­di­ción ju­deo­cris­tia­na, to­dos lle­va­mos im­pre­so en la fren­te.

An­te es­te re­su­ci­ta­do Ci­ce­rón, des­me­re­ce el re­cur­so al pa­ta­leo uti­li­za­do por su opo­nen­te Al­bert Ri­ve­ra. Ra­joy se­rá un ca­ra­du­ra y no ten­drá pa­la­bra, pe­ro el lí­der de Ciu­da­da­nos es­tá re­pre­sen­tan­do un pa­pe­lón. Apo­yó la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy a cam­bio de cien me­di­das y aho­ra com­prue­ba có­mo una tras otra —in­clui­das las com­pro­me­ti­das pa­ra los tres pri­me­ros me­ses de le­gis­la­tu­ra— se las pa­sa el Gobierno por el ar­co del triunfo. A ve­ces con re­co­chi­neo, co­mo esa su­ge­ren­cia de des­pla­zar al Se­na­do, don­de im­pe­ra la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP, la co­mi­sión que iba a es­cu­dri­ñar en las cuen­tas de la ga­vio­ta. Otras ve­ces con ex­cu­sas de mal pa­ga­dor: aca­ba­mos de des­cu­brir que no po­de­mos su­pri­mir afo­ra­mien­tos ni li­mi­tar a ocho años los man­da­tos pre­si­den­cia­les sin re­for­mar pre­via­men­te la Cons­ti­tu­ción. Cu­rio­sa ex­cu­sa en un país don­de la car­ta mag­na y la ley elec­to­ral fue­ron mo­di­fi­ca­das en un san­tia­mén, cuan­do así lo qui­sie­ron PSOE y PP, bien pa­ra des­ac­ti­var la po­lí­ti­ca fis­cal, bien pa­ra evi­tar que hu­bie­se elec­cio­nes el día de Na­vi­dad. Y el más no­to­rio de los in­cum­pli­mien­tos: el acuer­do an­ti­co­rrup­ción que su­pon­dría la se­pa­ra­ción in­me­dia­ta de aque­llos car­gos pú­bli­cos que fue­sen impu­tados. Por ahí an­da, pa­ra ver­güen­za del PP y es­car­nio de to­dos, el pre­si­den­te mur­ciano, Pe­dro An­to­nio Sán­chez, mo­fán­do­se del pac­to que con­ce­dió a Ra­joy una se­gun­da opor­tu­ni­dad.

Aho­ra, desai­ra­do por su cón­yu­ge, an­da el lí­der de Ciu­da­da­nos en bus­ca de aman­tes pa­ra even­tua­les no­ches de lu­ju­ria. Pe­ro aún no ha asu­mi­do que su pac­to con el PP es­tá en­te­rra­do, So­do­ma que­da atrás y él co­rre pe­li­gro de con­ver­tir­se en es­ta­tua de sal. Sus cien me­di­das per­te­ne­cen al pa­sa­do y «lo po­si­ti­vo es mi­rar ha­cia el fu­tu­ro». ¿Qué co­sa no en­tien­de Ri­ve­ra del dis­cur­so de Ma­riano Ra­joy?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.