Echo en fal­ta las ter­ce­ras elec­cio­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Cuan­do un chi­co cum­ple die­ci­séis años, y em­pie­za a di­ver­tir­se con su pan­di­lla, cree que los pa­dres —su lim­pie­za, su or­den y su buen uso del tiem­po— son un es­tor­bo pa­ra la fe­li­ci­dad. Y en esa idea se ins­ta­la has­ta que sus pa­dres de­ci­den ce­le­brar las bo­das de pla­ta en un cru­ce­ro. La ma­dre, siem­pre pre­vi­so­ra, de­ja la ne­ve­ra lle­na y la ca­sa im­pe­ca­ble. Y el pa­dre da ins­truc­cio­nes so­bre la co­ci­na, el cua­dro eléc­tri­co, la se­gu­ri­dad y el agua. Pe­ro to­do es inú­til. Por­que, pa­sa­da la pri­me­ra ma­ña­na, to­do em­pie­za a des­ajus­tar­se. La ca­ma es­tá sin ha­cer, la ro­pa su­cia sin re­co­ger, el pan se en­du­re­ce y el cu­bo de la ba­su­ra se col­ma. Y, un día des­pués, tras la pri­me­ra reunión li­ber­ta­ria con la pan­di­lla, el po­bre chi­co se da cuen­ta de que to­do es­tá man­ga por hom­bro, desde el dor­mi­to­rio pa­terno, don­de bus­có in­ti­mi­dad la pa­re­ja más con­so­li­da­da, has­ta la co­ci­na, el sa­lón, el ba­ño y el ga­ra­je, don­de se al­ma­ce­nan las la­tas y bo­te­llas va­cías, las mea­das mal di­ri­gi­das, y la ne­ve­ra lle­na de bo­ca­tas a me­dio co­mer. Y ahí se aca­ba la fe­li­ci­dad año­ra­da, pa­ra dar pa­so a la preo­cu­pa­ción y el in­som­nio.

A las so­cie­da­des in­ma­du­ras, que lle­gan a creer que to­do me­jo­ra cuan­do no hay Gobierno, nos pa­sa lo mis­mo, y so­lo cuan­do ve­mos el país im­prac­ti­ca­ble, echa­mos en fal­ta la au­to­ri­dad y la go­ber­na­bi­li­dad del Es­ta­do. Por eso se en­tien­de que la mis­ma Es­pa­ña que blo­queó el Gobierno du­ran­te un año, y que des­pués apos­tó por una so­lu­ción blan­da y con­fu­sa, em­pie­ce a sen­tir la du­ra or­fan­dad de al­guien que, con sus ma­nías y de­fec­tos, se­pa y pue­da go­ber­nar. Los pre­su­pues­tos no se aprue­ban. El in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán es­tá des­bo­ca­do. Las sen­ten­cias y de­ci­sio­nes de la UE no se cum­plen. De las pen­sio­nes ni se ha­bla. La nue­va fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca pa­re­ce una qui­me­ra. Las cues­tio­nes edu­ca­ti­vas y so­cia­les se plan­tean, pac­tan y par­chean al mar­gen de cual­quier sis­te­má­ti­ca y ra­cio­na­li­dad. Los ser­vi­cios bá­si­cos, so­me­ti­dos al em­ba­te del po­pu­lis­mo, ca­mi­nan ha­cia una cri­sis de sos­te­ni­bi­li­dad. El PSOE se di­ri­ge al abis­mo. Ciu­da­da­nos se en­ro­ca en el bi­zan­ti­nis­mo dog­má­ti­co y es­té­ril. Y Po­de­mos quie­re rein­ven­tar Es­pa­ña y re­fun­dar su de­mo­cra­cia co­mo quien inau­gu­ra la his­to­ria. Et sic de aliis.

Ba­jo la tran­qui­la apa­rien­cia de un PP ins­ta­la­do en la fal­ta de al­ter­na­ti­vas, em­pe­za­mos a echar en fal­ta las ter­ce­ras elec­cio­nes. Por­que, aun­que na­die pue­de ga­ran­ti­zar que las ur­nas va­yan a res­tau­rar la go­ber­na­bi­li­dad que ca­rac­te­ri­zó nues­tro sis­te­ma, es más in­te­li­gen­te pre­ci­pi­tar las cri­sis y en­ca­rar los pro­ble­mas que atar­nos co­mo mulas al pi­són del acei­te. Por eso con­clu­yo que fue un error ga­rra­fal sos­la­yar las ter­ce­ras elec­cio­nes. Pa­ra los ciu­da­da­nos, por­que nos es­ta­mos re­co­cien­do en nues­tra in­dig­na­ción. Y pa­ra el PP, que, por no re­ma­tar la fae­na, pue­de aca­bar pa­gan­do —in­jus­ta­men­te— to­da la in­efi­cien­cia de es­te blo­queo de ba­ja in­ten­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.