La con­fe­sión de Mi­llet so­bre los pa­gos a CDC abre grie­tas en el so­be­ra­nis­mo

El ex­pre­si­den­te del Pa­lau re­co­no­ce do­na­ti­vos de Fe­rro­vial a cam­bio de obra pública

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRISTIAN REINO

La lar­ga som­bra de la co­rrup­ción que desde ha­ce tiem­po se cier­ne so­bre la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia se con­fir­mó con pe­los y se­ña­les ayer en el jui­cio del ca­so Pa­lau. Por pri­me­ra vez en se­de ju­di­cial y en pú­bli­co, dos de los prin­ci­pa­les acu­sa­dos, Fé­lix Mi­llet y Gem­ma Mon­tull, con­fir­ma­ron lo que has­ta la fe­cha era una acu­sa­ción de la Fis­ca­lía, que la for­ma­ción na­cio­na­lis­ta se fi­nan­ció a tra­vés del Pa­lau de la Música y re­ci­bió co­mi­sio­nes ile­ga­les de la em­pre­sa Fe­rro­vial a cam­bio de con­ce­sio­nes de obras pú­bli­cas del Gobierno ca­ta­lán. Lo que Pas­qual Ma­ra­gall de­fi­nió en el 2005 co­mo «us­te­des tie­nen un pro­ble­ma que se lla­ma 3 %», Mi­llet lo tra­du­jo: «Fe­rro­vial ha­cía do­na­cio­nes pa­ra que el di­ne­ro fue­ra a Con­ver­gèn­cia a cam­bio de obra pública». No era el 3 % que de­cía el ex­pre­si­den­te so­cia­lis­ta de la Ge­ne­ra­li­tat, era el 4 %.

Se es­pe­ra­ba con ex­pec­ta­ción la de­cla­ra­ción de la hi­ja del ex nú­me­ro dos del Pa­lau, Gem­ma Mon­tull, que fue di­rec­to­ra ge­ne­ral de la en­ti­dad cul­tu­ral, pe­ro en cam­bio el que can­tó el gor­do fue el pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción, Fé­lix Mi­llet, quien ad­mi­tió, co­mo ya hi­zo en el 2009, que se apro­pió de fondos del Pa­lau, aun­que no asu­me las can­ti­da­des que le impu­ta la Fis­ca­lía (cer­ca de 30 mi­llo­nes), pe­ro in­cul­pó por pri­me­ra vez a Con­ver­gèn­cia, al­go que no hi­zo du­ran­te la fa­se de ins­truc­ción. Un cam­bio que ha­ce su­po­ner un acuer­do en­tre sus abo­ga­dos y el mi­nis­te­rio pú­bli­co pa­ra que ti­ra­ra de la man­ta a cam­bio de una re­ba­ja en la pe­ti­ción de pe­na.

Se­gún el re­la­to de am­bos —hoy com­ple­ta­rá la ter­na de de­cla­ra­cio­nes Jor­di Mon­tull—, Fe­rro­vial, a tra­vés de la in­ter­me­dia­ción del Pa­lau, do­na­ba el 4 % del cos­te de ca­da obra que se le ad­ju­di­ca­ba. La mor­di­da se la re­par­tían en­tre

RE­PAR­TO DEL 4 % 1,5 % pa­ra los me­dia­do­res Del 4 % de la cuan­tía de ca­da obra ad­ju­di­ca­da por la Ge­ne­ra­li­tat, Fe­rro­vial en­tre­ga un 1,5 % a los res­pon­sa­bles del Pa­lau. 2,5 % pa­ra el par­ti­do Al te­so­re­ro de CDC lle­ga­ba el 2,5 % del im­por­te del con­tra­to.

los me­dia­do­res —Mi­llet y Mon­tull, que se que­da­ban el 1,5 %— y la for­ma­ción po­lí­ti­ca, el 2,5 %. A cam­bio, el par­ti­do ga­ran­ti­za­ba que la cons­truc­to­ra ga­na­ra con­cur­sos pú­bli­cos de la Ge­ne­ra­li­tat. El di­ne­ro lle­ga­ba al Pa­lau en con­cep­to de pa­tro­ci­nio, pe­ro co­mo re­co­no­ció Mon­tull, el «pa­tro­ci­nio real era muy in­fe­rior, ya que la ma­yo­ría del di­ne­ro iba pa­ra co­mi­sio­nes». Usa­ban ade­más tres mé­to­dos de pa­go a la fe­ne­ci­da Con­ver­gèn­cia: las en­tre­gas en efec­ti­vo, fac­tu­ras fal­sas y do­na­cio­nes a la fun­da­ción Trias Far­gas, de­pen­dien­te de ese par­ti­do.

Tan­to Mi­llet co­mo la hi­ja de Mon­tull car­ga­ron las tin­tas so­bre otro de los acu­sa­dos, el ex­te­so­re­ro Da­niel Osá­car, quien sus­ti­tu­yó a Car­les To­rrent, que tam­bién es­ta­ba impu­tado en la cau­sa, pe­ro fa­lle­ció. Aun­que la in­ves­ti­ga­ción apun­tó a que un al­to car­go de CDC es­ta­ba al co­rrien­te de la tra­ma, si bien «no pu­do ser iden­ti­fi­ca­do», se­gún el juez ins­truc­tor, los dos acu­sa­dos li­mi­ta­ron las res­pon­sa­bi­li­da­des a Osá­car y To­rrent.

Re­cha­zo y as­co

La de­cla­ra­ción de Mi­llet y la de la hi­ja de Mon­tull ca­ye­ron co­mo una bom­ba en el so­be­ra­nis­mo, so­lo com­pa­ra­ble a la con­fe­sión que hi­zo Jor­di Pu­jol en el 2014 so­bre la for­tu­na que man­tu­vo ocul­ta al fis­co du­ran­te dé­ca­das. Co­mo en­ton­ces, la com­pa­re­cen­cia de Mi­llet abrió la ca­ja de los true­nos en las fuer­zas so­be­ra­nis­tas, más ne­ce­si­ta­das que nun­ca de uni­dad, a las que el jui­cio del Pa­lau les pa­sa­rá fac­tu­ra por­que su frá­gil cohe­sión pue­de sal­tar por los ai­res. Es­que­rra se apre­su­ró a dis­tan­ciar­se de

sus so­cios. «Lo que he­mos es­cu­cha­do nos pro­du­ce re­cha­zo y un as­co pro­fun­do», afir­ma­ron los re­pu­bli­ca­nos. La CUP fue más allá y apun­tó con­tra Ar­tur Mas, has­ta el pun­to de re­cla­mar su com­pa­re­cen­cia par­la­men­ta­ria: «No po­de­mos per­mi­tir que se re­la­cio­ne la co­rrup­ción con el in­de­pen­den­tis­mo».

Car­les Puig­de­mont mar­có dis­tan­cias y re­pli­có que su Gobierno «no tie­ne nin­gún ca­so de co­rrup­ción po­lí­ti­ca». En cual­quier ca­so, una de las cla­ves del pro­ce­so so­be­ra­nis­ta es­tá en sa­ber cuán­tos ca­sos más pue­den to­le­rar Es­que­rra y la CUP sin rom­per el fren­te in­de­pen­den­tis­ta, y cuán­to es­tán dis­pues­tos a que­mar­se en esa ta­rea, so­bre to­do el vi­ce­pre­si­den­te y lí­der de los re­pu­bli­ca­nos, Oriol Jun­que­ras.

La otra de­ri­va­da po­lí­ti­ca es pa­ra el PDE­Cat, que si­gue a la bús­que­da de un can­di­da­to. Nin­gún acu­sa­do apun­ta­rá con­tra Mas, pe­ro el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat era el res­pon­sa­ble del par­ti­do cuan­do su­ce­die­ron los he­chos que se juz­gan.

M. PÉREZ EFE

Fé­lix Mi­llet, ex­pre­si­den­te del Pa­lau, re­co­no­ció las ile­ga­li­da­des: «Me equi­vo­qué, lo la­men­to», di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.