Mon­te­ro en­du­re­ce el dis­cur­so de Po­de­mos tras sus­ti­tuir a Erre­jón

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - A. A. EFE

Con las alu­sio­nes a la cas­ta ya amor­ti­za­das y li­qui­da­do el ad­ver­sa­rio in­terno erre­jo­nis­ta, la re­no­va­da di­rec­ción de Po­de­mos se ha en­du­re­ci­do con la asig­na­ción de la por­ta­vo­cía a Ire­ne Mon­te­ro. Ayer mis­mo hi­zo una de­mos­tra­ción de un len­gua­je agrio du­ran­te su in­ter­ven­ción pa­ra pre­gun­tar al mi­nis­tro de Jus­ti­cia du­ran­te la se­sión de con­trol en el Con­gre­so: «¿Le cons­ta la exis­ten­cia de la ma­fia del ca­na­pé?». Ra­fael Ca­ta­lá ha­bía leí­do la in­ten­ción en la ca­ra de Mon­te­ro y sa­bía que su in­ter­lo­cu­to­ra iba a sol­tar­le más sa­pos que flo­res, y así se ex­pre­só el mi­nis­tro: «Yo sé que us­te­des son muy ex­per­tos e in­clu­so les ha­la­go la ca­pa­ci­dad crea­ti­va al ha­blar de la cas­ta y del ré­gi­men, pe­ro yo no sé lo que es la ma­fia del ca­na­pé».

An­te el des­co­no­ci­mien­to, Mon­te­ro pu­so nom­bres a al­gu­nos de los in­te­gran­tes de la su­so­di­cha ma­fia del ca­na­pé. Se tra­ta, se­gún Mon­te­ro, «de una red de in­fluen­cias y de com­pla­cen­cia que se crea en torno a cier­tos car­gos ju­di­cia­les, nor­mal­men­te for­man­do par­te de la cú­pu­la ju­di­cial, con el efec­to de acer­car­la al po­der em­pre­sa­rial y al po­der po­lí­ti­co a tra­vés de ac­tos de ca­na­pé, co­mo los pal­cos de los par­ti­dos de fút­bol, co­mi­das en res­tau­ran­tes ele­gan­tes o re­cep­cio­nes». En esa ma­fia, di­jo, se en­cuen­tran «al­gu­nos ex­pre­si­den­tes o ex­mi­nis­tros» así co­mo «des­ta­ca­dos em­pre­sa­rios que man­dan en es­te país en lu­gar del Par­la­men­to». Se­gún la por­ta­voz de Po­de­mos, una de las ra­mas de la tra­ma es la «ca­sa Az­nar». «Se­gún lle­ga al Gobierno, Vi­lla­lon­ga a Te­le­fó­ni­ca, Alier­ta a Ta­ba­ca­le­ra,

Mar­tín Vi­lla, el de la ma­tan­za de Ato­cha, a Endesa, ade­más de los víncu­los de Az­nar con Fai­né de La Cai­xa y del pro­ce­so de con­cen­tra­ción ban­ca­ria y de las cons­truc­to­ras, y le so­na­rá tam­bién Fran­cis­co Gon­zá­lez en Ar­gen­ta­ria y Ble­sa en Ca­ja Ma­drid», es­pe­tó la dipu­tada al mi­nis­tro de una ta­ca­da. Tam­bién men­cio­nó al ex­mi­nis­tro de In­dus­tria con Ra­joy José Manuel So­ria, a quien acu­só de ha­ber fa­bri­ca­do una acu­sa­ción fal­sa jun­to al ma­gis­tra­do Sal­va­dor Al­ba y un em­pre­sa­rio con­tra la jue­za Ro­sell, quien tu­vo que de­jar su ac­ta de dipu­tada.

La de Mon­te­ro fue una in­ter­ven­ción que de­jó cla­ro que, con ella en la por­ta­vo­cía en lu­gar de Íñi­go Erre­jón, el tono en Po­de­mos se ha en­du­re­ci­do y el dis­cur­so con­tra «los po­de­ro­sos» ha re­gre­sa­do con fuer­za.

Ca­ta­lá le res­pon­dió con una en­cen­di­da de­fen­sa de la in­de­pen­den­cia ju­di­cial y di­cién­do­le que cuan­do tie­nen sen­ten­cias a fa­vor ac­túan de una ma­ne­ra y, sin em­bar­go, «cuan­do no les va tan bien les pa­re­ce que es par­cial, que no so­mos igua­les an­te la ley y que no hay de­mo­cra­cia». Y cen­su­ró «el tra­ba­jo en ne­gro en la Se­gu­ri­dad So­cial o la es­pe­cu­la­ción con la vi­vien­da pública», dos dar­dos a Pa­blo Eche­ni­que y Ramón Es­pi­nar.

Mon­te­ro de­nun­cia la con­ni­ven­cia de la cú­pu­la ju­di­cial con em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos en ága­pes

Mon­te­ro ci­tó a po­lí­ti­cos fi­cha­dos por gran­des em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.