Polonia desata una tor­men­ta en la UE pa­ra im­pe­dir la re­elec­ción de Tusk

In­ten­ta tras­la­dar a la cum­bre co­mu­ni­ta­ria un con­ten­cio­so de la po­lí­ti­ca na­cio­nal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - CRISTINA PORTEIRO

Bre­xit, fu­tu­ro de la UE, de­fen­sa, co­mer­cio, si­tua­ción de los Bal­ca­nes, mi­gra­ción y eco­no­mía. Si no fue­sen su­fi­cien­tes los te­mas en la agen­da de los 28 lí­de­res eu­ro­peos que acu­den es­tos dos días a Bruselas, otro asun­to eclip­sa la ci­ta: la re­elec­ción del pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo. El Gobierno po­la­co ha abier­to una tor­men­ta al ne­gar­se a seguir res­pal­dan­do a su com­pa­trio­ta, Do­nald Tusk, pa­ra quien ex­pi­ra el man­da­to de dos años y me­dio.

¿Qué con­flic­to exis­te en­tre Var­so­via y Tusk?

El Gobierno po­la­co li­de­ra­do por Bea­ta Szdy­lo, del par­ti­do Ley y Jus­ti­cia, man­tie­ne una gue­rra abier­ta con­tra Tusk, lí­der del par­ti­do opo­si­tor Pla­ta­for­ma Cí­vi­ca. Lo acu­san de agi­tar a la ciudadanía pa­ra blo­quear las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les que pu­so en mar­cha el par­ti­do ul­tra­con­ser­va­dor y que le va­lie­ron la aper­tu­ra de un pro­ce­so san­cio­na­dor por par­te de Bruselas, desde don­de se si­gue con preo­cu­pa­ción la de­ri­va an­ti­de­mo­crá­ti­ca de Var­so­via. La po­la­ca tras­la­dó ayer por car­ta a sus ho­mó­lo­gos eu­ro­peos las ra­zo­nes por las que se nie­ga a pro­rro­gar otros dos años y me­dio más la pre­si­den­cia de Tusk. Lo acu­sa de «vio­lar bru­tal­men­te» los prin­ci­pios de neu­tra­li­dad po­lí­ti­ca y de abs­te­ner­se de in­ter­ve­nir en asun­tos na­cio­na­les. «Ha uti­li­za­do su car­go pa­ra in­ter­ve­nir per­so­nal­men­te en una dispu­ta po­lí­ti­ca en Polonia. No po­de­mos acep­tar que un Gobierno ele­gi­do de­mo­crá­ti­ca­men­te sea ata­ca­do por el pre­si­den­te del Con­se­jo». Lo que sub­ya­ce en el con­flic­to es el de­seo del Gobierno po­la­co de ajus­tar cuen­tas con la opo­si­ción.

¿Có­mo pien­sa Szdy­lo sa­bo­tear su re­elec­ción?

Por el mo­men­to ha apa­dri­na­do a un nuevo can­di­da­to, al­go iné­di­to en el Con­se­jo, acos­tum­bra­do a ele­gir lí­der por con­sen­so. Se tra­ta de Ja­cek Sar­yusz-Wols­ki, eu­ro­dipu­tado ex­pul­sa­do re­cien­te­men­te de las fi­las del Par­ti­do Po­pu­lar por acep­tar la pro­pues­ta de Szdy­lo pa­ra ha­cer som­bra a su com­pa­trio­ta. La po­la­ca pre­ten­de que los 27 re­ci­ban hoy al tráns­fu­ga en la se­de del Con­se­jo, una de­ci­sión que re­cae so­bre el pri­mer mi­nis­tro mal­tés, Jo­seph Mus­cat, que os­ten­ta la pre­si­den­cia tem­po­ral de la ins­ti­tu­ción. En ca­so ex­tre­mo, se­rá una vo­ta­ción por ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da la que re­suel­va el con­flic­to.

¿Quién apo­ya a Polonia?

Ca­si na­die. «Tusk aú­na una in­men­sa ma­yo­ría de apo­yos», ase­gu­ra una fuen­te di­plo­má­ti­ca que re­sal­ta su per­fil de ne­go­cia dor­puen­te con la so­cie­dad ci­vil y los paí­ses del es­te. Szdy­lo es cons­cien­te de que a na­die le preo­cu­pan sus dispu­tas in­ter­nas. «Ni si­quie­ra es­ta­mos se­gu­ros de que Hun­gría va­ya a res­pal­dar­la. Su lí­der di­ce unas co­sas en un la­do y otras en otro y otros so­cios pue­den sen­tir­se ins­tru men­ta­li­za­dos », ase­gu­ra la mis­ma fuen­te.

En­ton­ces, ¿por­qué la UE es­tá preo­cu­pa­da?

Al­gu­nos paí­ses co­mo Es­pa­ña te­men que la dispu­ta en­víe una se­ñal ne­ga­ti­va de di­vi­sión y que se ex­tien­da la ten­ta­ción de «ex­por­tar po­lé­mi­cas in­ter­nas a la UE». Otros paí­ses tam­bién ma­ni­fies­tan su preo­cu­pa­ción por la ten­den­cia emer­gen­te a de­pu­rar agra­vios al ca­lor de es­te ti­po de po­lé­mi­cas en el seno del Con­se­jo, lo que aña­de más ines­ta­bi­li­dad al blo­que. No hay que sub­es­ti­mar las con­se­cuen­cias de la re­elec­ción de Tusk. Polonia ha de­ja­do cla­ro que tie­ne mar­gen pa­ra sa­bo­tear el de­ba­te so­bre el fu­tu­ro de la UE a 27, en el que el gru­po de Vi­se­gra­do y el de Ver­sa­lles man­tie­nen visiones di­fe­ren­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.