El FBI y la CIA abren una in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal so­bre la fil­tra­ción de Wikileaks

El des­cré­di­to de la in­te­li­gen­cia coin­ci­de con la in­ves­ti­ga­ción de la in­je­ren­cia ru­sa

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIA­NA REY

La in­quie­tud se asien­ta en EE.UU. «Es­ta­mos muy preo­cu­pa­dos», re­co­no­ció De­vin Nu­nes, pre­si­den­te del Comité de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. La su­ya fue una de las po­cas vo­ces que se es­cu­chó en me­dio del ner­vio­sis­mo que se res­pi­ra en Ca­pi­tol Hill tras la pu­bli­ca­ción por Wikileaks de ca­si 9.000 ar­chi­vos de la CIA, que re­ve­lan có­mo la agen­cia es­pió a in­fi­ni­dad de per­so­nas a tra­vés de te­lé­fo­nos mó­vi­les, te­le­vi­sio­nes u or­de­na­do­res. Quién fil­tró los do­cu­men­tos a la web de Ju­lian As­san­ge y có­mo lo hi­zo son los dos gran­des in­te­rro­gan­tes que pla­nean so­bre Was­hing­ton. La CIA y el FBI ya han abier­to una in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal. «Lan­gley es­tá en mo­do de eva­lua­ción de da­ños com­ple­to», con­fe­só a Voa News un fun­cio­na­rio de in­te­li­gen­cia. Una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes del Gobierno es que Wikileaks pu­bli­que có­di­gos cla­ves de ope­ra­cio­nes y que hac­kers de po­ten­cias ene­mi­gas pue­dan uti­li­zar en su con­tra.

«No ha­ce­mos co­men­ta­rios so­bre la au­ten­ti­ci­dad o el con­te­ni­do de su­pues­tos do­cu­men­tos de in­te­li­gen­cia», de­cla­ra­ron al uní­sono la CIA y la Ca­sa Blan­ca. La pru­den­cia es la con­sig­na, aun­que fuen­tes ofi­cia­les ase­gu­ra­ron a la CNN que las ope­ra­cio­nes fil­tra­das son le­ga­les. A pe­sar de ello, las re­ve­la­cio­nes so­bre el pro­ce­di­mien­to y las he­rra­mien­tas uti­li­za­das po­nen en ja­que a la agen­cia. «Es­to ha he­cho me­nos se­gu­ro a mi país y a mis ami­gos», aler­tó el ex­di­rec­tor de la CIA Mi­chael Hay­den.

La in­tran­qui­li­dad ha lle­ga­do has­ta Si­li­con Va­lley don­de las gran­des tec­no­ló­gi­cas tra­tan de re­po­ner­se del gol­pe que de­ja en evi­den­cia que ni Ap­ple, Goo­gle, Sam­sung o Mi­cro­soft son se­gu­ros. «Mu­chos de los agu­je­ros de se­gu­ri­dad fil­tra­dos ya han si­do so­lu­cio­na­dos en las úl­ti­mas ver­sio­nes de iOS», jus­ti­fi­có Ap­ple.

La hue­lla ru­sa

En es­ta nue­va po­lé­mi­ca con­vie­ne no per­der de vis­ta el ti­ming ele­gi­do por Wikileaks. La di­vul­ga­ción coin­ci­de con un mo­men­to es­pe­cial­men­te sen­si­ble en­tre la co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia y la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, a raíz de las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la su­pues­ta in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes, en la que al­gu­nos ven la hue­lla Vla­di­mir Pu­tin. «Es del in­te­rés ru­so ver a una CIA des­acre­di­ta­da», ad­vir­tió Jo­nat­han Shaw, ex­res­pon­sa­ble bri­tá­ni­co de po­lí­ti­cas so­bre ci­ber­se­gu­ri­dad.

En las úl­ti­mas ho­ras, pe­sos pe­sa­dos re­pu­bli­ca­nos que in­ves­ti­gan la in­tro­mi­sión del Krem­lin en las pre­si­den­cia­les han mar­ca­do dis­tan­cias con el pre­si­den­te de EE.UU., ne­gán­do­se a res­pal­dar su te­sis so­bre Ba­rack Oba­ma y sus su­pues­tos pin­cha­zos de te­lé­fo­nos en la To­rre Trump.

«Mu­chas de las co­sas que di­ce [Trump], us­te­des se las to­man de­ma­sia­do en se­rio», mi­ni­mi­zó an­te los pe­rio­dis­tas el con­gre­sis­ta Nu­nes. Tam­bién el pre­si­den­te del Comité de In­te­li­gen­cia del Se­na­do, Ri­chard Burr, ne­gó ha­ber vis­to evi­den­cia al­gu­na de las acu­sa­cio­nes he­chas por Trump. Mien­tras, el ex­je­fe de la CIA Leon Pa­net­ta se pre­gun­ta­ba es­pan­ta­do: «¿Qué de­mo­nios es­tá pa­san­do en Was­hing­ton».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.