EE.UU. re­cha­za la pro­pues­ta chi­na de dia­lo­gar con Piong­yang

Pe­kín pro­po­ne un pac­to en­tre las par­tes pa­ra evi­tar una «co­li­sión fron­tal»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - AFP

Chi­na, úni­co alia­do de Piong­yang, pro­pu­so un pac­to a EE.UU. y Co­rea del Nor­te pa­ra fre­nar el au­men­to de las ten­sio­nes y evi­tar una «co­li­sión fron­tal», en un nuevo in­ten­to de Pe­kín de po­si­cio­nar­se co­mo el «es­ta­bi­li­za­dor» de la es­ce­na glo­bal. La res­pues­ta de Was­hing­ton no se hi­zo es­pe­rar: re­cha­zó abrir un diá­lo­go por­que Kim Jong-un «no es una per­so­na ra­cio­nal», di­jo la em­ba­ja­do­ra es­ta­dou­ni­den­se en la ONU, Nik­ki Ha­ley, y anun­ció que «to­das las op­cio­nes» es­tán so­bre la me­sa pa­ra res­pon­der a las pro­vo­ca­cio­nes nor­co­rea­nas.

«Desde es­tos úl­ti­mos lan­za­mien­tos [de mi­si­les] es­ta­mos re­va­luan­do el en­fo­que. Pue­do de­cir que no des­car­ta­mos na­da y es­ta- mos con­si­de­ran­do to­das las op­cio­nes», di­jo Ha­ley. En su opi­nión, Kim mues­tra una «arro­gan­cia in­creí­ble­men­te irres­pon­sa­ble». El re­pre­sen­tan­te sur­co­reano, Cho Tae-yul, tam­bién re­cha­zó cual­quier po­si­ble ne­go­cia­ción.

La pro­pues­ta del can­ci­ller chino, Wang Yi, es que Piong­yang sus­pen­da su pro­gra­ma ar­ma­men­tís­ti­co a cam­bio de que Was­hing­ton y Seúl ce­sen sus ma­nio­bras mi­li­ta­res, y se lle­gue a una me­sa de ne­go­cia­cio­nes. «Am­bas par­tes son dos tre­nes que ace­le­ran, se di­ri­gen el uno ha­cia el otro y na­die quie­re de­jar pa­so. La pre­gun­ta es: ¿es­tán real­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra una co­li­sión fron­tal?», se pre­gun­tó Wang en rue­da de pren­sa. «Nues­tra prio­ri­dad es en­cen­der la luz ro­ja y fre­nar a am­bas par­tes», se­ña­ló el mi­nis­tro, se­gún re­co­ge Efe.

Chi­na se ha arro­ga­do el pa­pel de me­dia­dor des­pués de sus en­con­tro­na­zos con Trump, pe­ro so­bre to­do le preo­cu­pa el des­plie­gue del es­cu­do an­ti­mi­si­les ame- ri­cano en sue­lo sur­co­reano.

La de­cla­ra­ción chi­na tu­vo lu­gar ho­ras des­pués de que el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU con­de­na­ra los úl­ti­mos dis­pa­ros de mi­si­les nor­co­rea­nos. El ré­gi­men de Kim «re­cha­zó ca­te­gó­ri­ca­men­te» la con­de­na y ale­gó que las ma­nio­bras mi­li­ta­res con­jun­tas de Co­rea del Sur y Es­ta­dos Uni­dos lo im­pul­san a to­mar «me­di­das más du­ras», in­for­ma AFP.

En me­dio de la cre­cien­te ten­sión, el ase­si­na­to con el agen­te VX del her­ma­nas­tro del lí­der nor­co­reano en Kua­la Lum­pur si­gue dan­do ti­tu­la­res. Ayer, el pre­sun­to hi­jo de Kim Jon-nam apa­re­ció en un ví­deo. «Mi nom­bre es Kim Han-sol, soy de Co­rea del Nor­te. Soy par­te de la fa­mi­lia Kim y es­te es mi pa­sa­por­te», di­ce en in­glés el jo­ven. «Mi pa­dre fue ase­si­na­do ha­ce unos días», aña­de en el ví­deo de ape­nas 40 se­gun­dos de du­ra­ción col­ga­do en Youtube el mar­tes, aun­que no se sa­be cuán­do ni dón­de fue gra­ba­do.

El jo­ven de 21 años di­ce que es­tá con su ma­dre —se­gun­da mu­jer de su pa­dre— y su her­ma­na y que es­pe­ra que la si­tua­ción «me­jo­re pron­to». Cheo­lli­ma Ci­vil De­fen­se, que ayu­da a los nor­co­rea­nos hui­dos, ase­gu­ra que aten­dió su lla­ma­da de so­co­rro y los tres es­tán en «un lu­gar se­gu­ro». Se­gún la agen­cia sur­co­rea­na Yon­hap, Kim Han-sol na­ció en Pyong­yang, pe­ro ha vi­vi­do la mayor par­te del tiem­po en el ex­tran­je­ro, so­bre to­do en Fran­cia.

JUNG YEONJE

«Mi pa­dre fue ase­si­na­do ha­ce unos días», di­ce Kim Han-sol, que se iden­ti­fi­ca co­mo el hi­jo del her­ma­nas­tro del lí­der nor­co­reano ase­si­na­do en Ma­la­sia con el agen­te ner­vio­so VX. El jo­ven es­tá con su ma­dre y su her­ma­na en un lu­gar se­gu­ro, se­gún una or­ga­ni­za­ción de ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.