Por qué Er­do­gan trae a Eu­ro­pa la cam­pa­ña del re­fe­ren­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAELO

La am­bi­ción del pre­si­den­te tur­co no tie­ne fin. No con­ten­to con la pur­ga que em­pren­dió tras el fa­lli­do in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do del pa­sa­do ju­lio, que ha lle­va­do a más de 50.000 per­so­nas a pri- sión, Re­cep Tay­yip Er­do­gan con­cen­tra aho­ra to­dos sus es­fuer­zos en cap­tar vo­tos de ca­ra el re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal del 16 de abril, con el que as­pi­ra a con­ver­tir Tur­quía en un sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta que le dé aún más po­der. Cons­cien­te de que se jue­ga lo que más le im­por­ta, y qui­zá sin­tien­do que no tie­ne tan­tos apo­yos co­mo los que ne­ce­si­ta en su país, Er­do­gan in­sis­te en ha­cer cam­pa­ña tam­bién en aque­llos paí­ses eu­ro­peos con mayor ci­fra de ciu­da­da­nos tur­cos, pe­se al re­cha­zo de sus go­bier­nos y sin im­por­tar­le los con­tra­tiem­pos do­més­ti­cos que les cau­sa.

«Los es­pa­cios pú­bli­cos no son lu­gar pa­ra mí­ti­nes de otros paí­ses», ex­pli­có el je­fe del Eje­cu­ti­vo ho­lan­dés, Mark Rut­te, so­bre el ac­to pre­vis­to pa­ra es­te sá­ba­do en Rot­ter­dam con el que el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Me­vlüt Ca­vu­so­glu, bus­ca­ba el sí de los cer­ca de 300.000 tur­cos que re­si­den en Ho­lan­da y tie­nen de­re­cho a vo­tar el 16 de abril. Fi­nal­men­te el mi­tin no se ce­le­bra­rá por­que el pro­pie­ta­rio de la sa­la don­de iba a te­ner lu­gar se echó pa­ra atrás al ver la po­lé­mi­ca que sus­ci­tó y que in­ten­tó apro­ve­char el ul­tra­de­re­chis­ta Geert Wilders pa­ra ha­cer cam­pa­ña en su fa­vor.

El can­ci­ller de Aus­tria, país que aco­ge a unos 115.000 tur­cos au­to­ri­za­dos pa­ra par­ti­ci­par en el re­fe­ren­do, exi­gió ha­ce unos días «una me­di­da co­mu­ni­ta­ria» pa­ra evi­tar es­tos ac­tos elec­to­ra­les en la UE. Es más, Ch­ris­tian Kern reite­ró su pe­ti­ción de que se in­te­rrum­pan de for­ma in­de­fi­ni­da las ne­go­cia­cio­nes pa­ra el in­gre­so de Tur­quía en la UE. Pre­ci­sa­men­te una de las con­di­cio­nes que im­pu­so An­ka­ra, jun­to a la eli­mi­na­ción de vi­sa­dos pa­ra sus ciu­da­da­nos, cuan­do en marzo fir­mó el po­lé­mi­co acuer­do mi­gra­to­rio por el que se com­pro­me­tía a des­car­gar de re­fu­gia­dos al con­ti­nen­te.

La si­tua­ción es­tá de­jan­do ver la hi­po­cre­sía eu­ro­pea. Ber­lín, por ejem­plo, abo­ga­ba ayer por «nor­ma­li­zar la re­la­ción», pe­se a que en los úl­ti­mos días An­ka­ra le ha acu­sa­do de pro­te­ger a te­rro­ris­tas, de en­viar agen­tes se­cre­tos, y has­ta de co­me­ter «prác­ti­cas na­zis», des­pués de que cua­tro ciu­da­des ale­ma­nas can­ce­la­ran la in­ter­ven­ción de mi­nis­tros tur­cos. Lí­neas rojas «que no se de­ben so­bre­pa­sar» re­cor­dó el ti­tu­lar ger­mano de Ex­te­rio­res, Sig­mar Ga­briel, tras un en­cuen­tro con su par tur­co. La ten­sión ame­na­za con re­pun­tar si fi­nal­men­te el pro­pio Er­do­gan se tras­la­da a Ale­ma­nia, pa­ra in­ten­tar con­ven­cer al mi­llón y me­dio de com­pa­trio­tas con de­re­cho a vo­tar en la consulta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.