El hom­bre de los 2.000 tu­mo­res que pe­día di­ne­ro pa­ra ope­rar­se en EE.UU., de­te­ni­do por es­ta­fa

Sanz cap­ta­ba fondos en las re­des so­cia­les pa­ra re­ci­bir una te­ra­pia con­tra el sín­dro­me de Cow­den

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - R. R. GARCÍA

«En to­tal lle­vo dos años en­te­ros su­frien­do es­ta en­fer­me­dad, que me ha ge­ne­ra­do 2.000 tu­mo­res». Es­te es so­lo uno de los múl­ti­ples men­sa­jes que es­cri­bía el va­len­ciano Fran­cis­co Sanz en su pá­gi­na per­so­nal de In­ter­net pa­ra ape­lar a la so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na y re­cau­dar fondos pa­ra, pre­sun­ta­men­te, so­me­ter­se a una te­ra­pia ex­pe­ri­men­tal en Es­ta­dos Uni­dos di­ri­gi­da a tra­tar el sín­dro­me de Cow­den, una pa­to­lo­gía ra­ra. Acre­di­tó con in­for­mes mé­di­cos que pa­de­cía la en­fer­me­dad, pe­ro se que­dó con el di­ne­ro sin ha­ber si­do so­me­ti­do a nin­gu­na te­ra­pia. Tam­po­co la ne­ce­si­ta­ba. El su­yo, aun­que de me­no­res pro­por­cio­nes, es otro ca­so Na­dia.

Fran­cis­co Sanz Gon­zá­lez fue Sanz di­vul­gó su ca­so en In­ter­net.

de­te­ni­do ayer en Po­bla de Vall­bo­na (Valencia), jun­to a sus pa­dres, acu­sa­do de es­ta­fa, blan­queo y apro­pia­ción in­de­bi­da. Los tres arres­tos se pro­du­je­ron tras una de­nun­cia pre­sen­ta­da en Ma­drid.

Es cier­to que el sín­dro­me de Cow­den ge­ne­ra múl­ti­ples tu­mo­res, lla­ma­dos ha­mar­to­mas, pe­ro to­dos son be­nig­nos. El ver­da­de­ro pe­li­gro es que los afec­ta­dos pre­sen­tan un mayor ries­go que cual­quier otra per­so­na de su­frir cán­ce­res de ma­ma, piel, en­do­me­trio o ti­roi­des. Pe­ro, si se iden­ti­fi­ca la mu­ta­ción en el gen que pro­vo­ca la en­fer­me­dad, el tra­ta­mien­to re­co­men­da­do con­sis­te en rea­li­zar­se prue­bas pa­ra diag­nos­ti­car pre­coz­men­te los po­si­bles tu­mo­res ma­lig­nos y tra­tar­los a tiem­po.

«Me sien­to muy en­ga­ña­do»

«He gas­ta­do mis re­cur­sos y los de mi fa­mi­lia. Las au­to­ri­da­des me ig­no­ran. Mi es­pe­ran­za es tu co­la­bo­ra­ción» o «Es­toy de­ses­pe­ra­do por sal­var mi vi­da y la úni­ca op­ción ex­pe­ri­men­tal es­tá en Es­ta­dos Uni­dos. Ne­ce­si­to vues­tra ayu­da» eran otros de los men­sa­jes que di­vul­ga­ba en su pá­gi­na de In­ter­net o en las re­des so­cia­les pa­ra su­mar do­na­cio­nes a su cau­sa. Y a ella se su­ma­ron per­so­na­jes fa­mo­sos co­mo el you­tu­ber Au­ro­nP­lay o el ac­tor Santi Ro­drí­guez, que aho­ra se sien­ten en­ga­ña­dos y ma­ni­pu­la­dos. «Alu­ci­na­do es­toy. Han de­te­ni­do a Pa­co Sanz. Me sien­to muy en­ga­ña­do. Si es­to se con­fir­ma es to­tal­men­te ver­gon­zo­so», es­cri­bió ayer el po­pu­lar you­tu­ber, mien­tras que el có­mi­co, que in­clu­so ha­bía or­ga­ni­za­do una ga­la pa­ra re­cau­dar fondos, no fue me­nos crí­ti­co. «La gen­te tie­ne muy po­cos es­crú­pu­los», di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.