El ar­te de en­se­ñar a un ni­ño a dar un be­so a sus pa­pás

La Obra So­cial ‘La Cai­xa’ co­la­bo­ra con el ser­vi­cio de Aten­ción Tem­pra­na a Me­no­res con Plu­ri­dis­ca­pa­ci­dad de la en­ti­dad Ami­cos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - CARMO LÓ­PEZ

Hay un mo­men­to en el que un pa­dre se da cuen­ta de que al­go no va bien. Los me­ses van pa­san­do, pe­ro su be­bé no di­ce aún mamá. Tam­po­co se le es­cu­cha sol­tar la pa­la­bra pa­pá. Lo aca­ri­cian, le acer­can los la­bios, pe­ro no lo­gran que les dé un be­so. Fo­men­tar la co­mu­ni­ca­ción y con­se­guir esa pri­me­ra mues­tra de afec­to pro­mo­vien­do un tra­ba­jo con­jun­to en­tre el edu­ca­dor y la fa­mi­lia es lo que ha­ce el Pro­gra­ma de Aten­ción Tem­pra­na a Ni­ños con Plu­ri­dis­ca­pa­ci­dad de la aso­cia­ción Ami­cos con el que co­la­bo­ra la Obra So­cial ‘La Cai­xa’. En torno a quin­ce pe­que­ños de en­tre ce­ro y 7 años (aun­que de pre­ci­sar­lo pue­den pro­lon­gar el pro­gra­ma has­ta los diez o in­clu­so más) con di­fe­ren­tes pro­ble­mas acu­den al co­le­gio de edu­ca­ción es­pe­cial que el co­lec­ti­vo tie­ne en Ribeira.

«É un pro­gra­ma de in­ter­ven­ción in­di­vi­dual no que o pri­mei­ro que fa­ce­mos é un­ha en­tre­vis­ta coa fa­mi­lia on­de re­co­lle­mos da­tos da evo­lu­ción e o desen­vol­ve­men­to do neno ate o mo­men­to no que che­ga aquí. Coa fa­mi­lia mar­ca­mos uns ob­xec­ti­vos que se­xan rea­lis­tas. Non po­ñe­mos ba­rrei­ras por­que nin­guén sa­be a on­de po­de che­gar un neno», ex­pli­ca Iria La­go, una de las edu­ca­do­ras del pro­gra­ma, que du­ra cua­tro me­ses.

«Os ob­xec­ti­vos mar­cá­mo­los con rea­lis­mo e en co­la­bo­ra­ción Dos edu­ca­do­ras tra­ba­jan con una be­ne­fi­cia­ria del pro­gra­ma de aten­ción tem­pra­na.

coas fa­mi­lias, que po­den vir á au­la. Ao me­llor un neno non po­de che­gar a ler o pri­mei­ro ano, por exem­plo, pe­ro vai­se tra­ba­llan­do pou­co a pou­co», aña­de. Tras aca­bar ese pri­mer pe­río­do de cua­tro me­ses to­do el equi­po que ha tra­ba­ja­do en el ca­so vuel­ve a re­unir­se pa­ra va­lo­rar los lo­gros rea­li­za­dos. Sue­len ser muy gra­ti­fi­can­tes. Ni­ños que no lo­gra­ban co­mu­ni­car­se pue­den ha­cer­lo por me­dio de pic­to­gra­mas, mu­chas ve­ces so­lo un pa­so pre­vio a lo­grar

que uti­li­cen el len­gua­je ha­bla­do.

Los re­sul­ta­dos de es­te in­no­va­dor pro­gra­ma que lle­va en mar­cha unos 5 años ava­lan el tra­ba­jo de to­do el co­lec­ti­vo. Su la­bor so­lo fue la res­pues­ta a una de­man­da que no es­ta­ba cu­bier­ta en la zo­na de Bar­ban­za, don­de so­lo ha­bía ac­tua­cio­nes ge­né­ri­cas pa­ra aten­der un pro­ble­ma ca­da vez más co­mún.

«Hai fa­mi­lias que che­gan aquí de­ses­pe­ra­das. Pa­ra un pai sa­ber que o seu ra­paz ao que agar­dou

con tan­ta es­pe­ran­za ten pro­ble­mas, cáu­sa­lle moi­ta frus­tra­ción», di­ce Xoán Es­pa­ña, di­rec­tor de Ami­cos. Pe­ro lo pri­me­ro que les dan cuan­do en­tran por la puer­ta es es­pe­ran­za den­tro de la reali­dad. Por­que desde el mo­men­to en el que re­suel­ven, aun­que so­lo sea una du­da, ya les es­tán ayu­dan­do. El ca­mino, a ve­ces, es lar­go. Pe­ro an­dan­do jun­tos la mar­cha va me­jor. «Non ha­bía na­da igual por aquí. Por iso arran­ca­mos», di­ce Xoán.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.