El tem­po­ral de­rri­ba la Ven­ta­na Azul, icono de Mal­ta

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

La fa­mo­sa Ven­ta­na Azul de Mal­ta, una for­ma­ción ro­co­sa pa­re­ci­da a la pla­ya de As Ca­te­drais que fue con­ver­ti­da en uno de sus ico­nos tu­rís­ti­cos, se ha ve­ni­do aba­jo a cau­sa del fuer­te tem­po­ral que sa­cu­dió ayer la cos­ta de Go­zo.

«A lo lar­go de años, los in­for­mes in­di­ca­ban que es­te icono su­fri­ría enor­me­men­te la inevi­ta­ble ero­sión na­tu­ral. Ese tris­te día ha lle­ga­do», es­cri­bió en Twit­ter el pri­mer mi­nis­tro, Jo­seph Mus­cat, jun­to a una ins­tan­tá­nea de la pla­ya va­cía. «Des­ga­rra­dor», aña­día. La im­po­nen­te for­ma­ción ro­co­sa era el re­sul­ta­do del co­lap­so de dos cue­vas de pie­dra ca­li­za ha­ce mi­les de años. El ar­co de la Ven­ta­na Azul se con­vir­tió en una de las gran­des atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas del país me­di­te­rrá­neo y fue in­mor­ta­li­za­do en va­rias pe­lí­cu­las, así co­mo en la po­pu­lar se­rie de te­le­vi­sión Jue­go de tro­nos.

El úni­co pe­rro adies­tra­do pa­ra seguir, en ex­clu­si­va, el ras­tro de los ma­pa­ches es una hem­bra de bra­co ale­mán de pe­lo cor­to, tie­ne 6 años, es de co­lor cho­co­la­te con lu­na­res gri­sá­ceos y se lla­ma Gre­ta. La en­tre­na­ron es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra que si­guie­ra a es­te ma­mí­fe­ro car­ní­vo­ro en el río Mi­ño, en Ou­tei­ro de Rei, en la cam­pa­ña de erra­di­ca­ción de es­ta es­pe­cie in­va­so­ra que efec­tuó una em­pre­sa, por en­car­go de la Xun­ta, en el año 2014. Gre­ta ha par­ti­ci­pa­do desde en­ton­ces, ya co­mo pro­fe­sio­nal, en otros tres pro­yec­tos en As­tu­rias —en el en­torno de Avi­lés y cer­ca de Gi­jón— y en Ma­drid.

La pe­rra es pro­pie­dad de un bió­lo­go as­tu­riano que co­la­bo­ra con la em­pre­sa Con­sul­to­res en Ini­cia­ti­vas Am­bien­ta­les, cu­yo res­pon­sa­ble, Jor­ge Fernández Lay­na, tam­bién bió­lo­go, ase­gu­ra que Gre­ta es ex­cep­cio­nal ras­trean­do ma­pa­ches por­que no mar­ca otros ani­ma­les si­mi­la­res co­mo las gi­ne­tas o las mar­tas, al­go que no es fá­cil de con­se­guir. Se la com­pra­ron a un cria­dor, ini­cial­men­te pa­ra for­mar­la pa­ra un es­tu­dio de mor­tan­dad de mur­cié­la­gos en mo­li­nos de vien­to. «Era es­pec­ta­cu­lar co­mo tra­ba­ja­ba, pe­ro fi­nal­men­te de­ci­di­mos en­tre­nar­la pa­ra los ma­pa­ches y «Gre­ta» ras­trea las ori­llas del río Mi­ño, en Ou­tei­ro de Rei, en bus­ca de ma­pa­ches.

no nos ha de­cep­cio­na­do». Es­ta mis­ma em­pre­sa tam­bién tu­vo pe­rros pa­ra la de­tec­ción de ni­dos de uro­ga­llo con crías, que usa­ron en otros pro­yec­tos.

Prue­bas de cam­po

La bra­co ale­mán, con ap­ti­tu­des in­na­tas, re­ci­bió un cur­so de for­ma­ción de un cria­dor pro­fe­sio­nal que es­ta­ba in­clui­do en el pre­cio, 1.600 eu­ros. Las prue­bas de cam­po es­pe­cí­fi­cas pa­ra ma­pa­che las rea­li­za­ron en el Mi­ño du­ran­te un pe­río­do de cin­co me­ses y su­pu­sie­ron,

se­gún Fernández Lay­na, otros 2.000 eu­ros de in­ver­sión. Gre­ta tu­vo que seguir en ese pe­río­do ras­tros de ca­dá­ve­res de ma­pa­che, de tra­pos que es­tu­vie­ron en con­tac­to con el in­va­sor y mar­có zo­nas en las que pre­via­men­te ha­bía hue­llas del ani­mal. Co­mo re­com­pen­sa, ca­da vez que ha­cía bien su tra­ba­jo re­ci­bía un es­tí­mu­lo. «Pue­de ocu­rrir que for­mes a un pe­rro con bue­na ge­né­ti­ca pa­ra la ca­za —ex­pli­có el bió­lo­go— y que no fun­cio­ne. No fue el ca­so de Gre­ta, que sien­te una atrac­ción es­pe­cial por el ma­pa­che».

Du­ran­te los me­ses de en­tre­na­mien­to tam­bién le hi­cie­ron prue­bas con mar­tas muer­tas o en­jau­la­das y las su­peró por­que, se­gún Fernández Lay­na, las ig­no­ró por com­ple­to, a di­fe­ren­cia de lo que

ha­ce cuan­do lo­ca­li­za un ras­tro de ma­pa­che. En es­tas oca­sio­nes se po­ne muy ner­vio­sa.

Diez años de vi­da útil

La vi­da la­bo­ral de un pe­rro de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, se­gún el bió­lo­go, es de 10 años. Gre­ta, con 6, es­tá aho­ra en el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra pa­ra las ta­reas pa­ra las que la en­tre­na­ron. «Aho­ra —se­gún Fernández Lau­na— ha­ce­mos pe­río­dos de dos ho­ras, con des­can­sos. No es bueno que tra­ba­je más de seis o sie­te ho­ras en un día por­que pier­de el es­tí­mu­lo y el in­te­rés».

Gre­ta no trans­mi­ti­rá sus ge­nes. No es ha­bi­tual el cru­ce de es­te ti­po de pe­rros, en­tre­na­dos pa­ra tra­ba­jos es­pe­cia­les. Quie­nes los usan pre­fie­ren ir a lo se­gu­ro y re­cu­rrir a ca­ma­das con ga­ran­tías.

JOR­GE FERNÁNDEZ LAYÑA

EFE

Vis­ta de la Ven­ta­na Azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.