La Au­dien­cia Na­cio­nal anu­la en Aten­to ho­ra­rios que im­pe­dían la con­ci­lia­ción

Con 600 em­plea­dos en Ga­li­cia, cam­bió la jor­na­da a pa­dres con guar­das le­ga­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - F. F.

Mu­chos tu­vie­ron que ha­cer jue­gos ma­la­ba­res y con­tra­tar a una per­so­na por ho­ras pa­ra que cui­da­ra de sus hi­jos y otros ti­ra­ron la toa­lla y de­ja­ron el tra­ba­jo por­que lo pri­me­ro era su fa­mi­lia. Los nue­vos ho­ra­rios la­bo­ra­les im­pues­tos por la em­pre­sa te­le­ope­ra­do­ra Aten­to a sus em­plea­dos —600 en Ga­li­cia, to­dos en A Coruña— en no­viem­bre pa­sa­do pu­sie­ron en un se­rio bre­te a la plan­ti­lla del de­par­ta­men­to de­no­mi­na­do Gran Pú­bli­co, aquel que atien­de las lla­ma­das que los con­su­mi­do­res rea­li­zan al te­lé­fono de in­for­ma­ción 1004 de Te­le­fó­ni­ca. Es­pe­cial­men­te apu­ra­dos se vie­ron aque­llos te­le­ope­ra­do­res que go­za­ban de re­duc­cio­nes de jor­na­da por cui­da­do de hi­jos. Por­que la em­pre­sa no res­pe­tó el ho­ra­rio pac­ta­do. Lo cam­bió y, ade­más, sin ne­go­ciar con los sin­di­ca­tos, en aras de cum­plir los nue­vos re­que­ri­mien­tos de Te­le­fó­ni­ca, que desde no­viem­bre li­mi­tó el ho­ra­rio de aten­ción al pú­bli­co de 9 a 22 ho­ras. Es­to obli­gó a reha­cer las jor­na­das la­bo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res y «ni si­quie­ra res­pe­ta­ron las guar­das le­ga­les», de­nun­cia María Jesús Gao­na, pre­si­den­ta del comité de Aten­to. Es de­cir,

eso de la con­ci­lia­ción em­pe­zó a so­nar­les más a chino que nun­ca.

«Mi ca­so es el de mu­chos otros»

Uno de los afec­ta­dos por los cam­bios con guar­dias le­ga­les (hay 29 en Ga­li­cia) acep­ta con­tar su ex­pe­rien­cia, pe­ro sin dar nom­bre, por­que su ca­so «es el de otros mu­chos com­pa­ñe­ros». Por cui­da­do de hi­jos, es­te hom­bre dis­fru­ta­ba desde el 2008 de una re­duc­ción de jor­na­da; tra­ba­ja­ba

de 8 a 14 de lu­nes a vier­nes, sin fi­nes de se­ma­na: 30 ho­ras se­ma­na­les. Has­ta que fue obli­ga­do a ir de 10 a 16 ho­ras y tam­bién fi­nes de se­ma­na al­ter­nos. Ir a bus­car a los hi­jos al co­le y pre­pa­rar­les la co­mi­da re­sul­tó así im­po­si­ble y su mu­jer tu­vo que ha­cer un apa­ño con su pro­pia em­pre­sa pa­ra aten­der a los críos. «Yo ten­go la suer­te de te­ner aquí a la fa­mi­lia pa­ra que echen una mano, pe­ro no to­do el mun­do es­tá en ese ca­so», sub­ra­ya.

Fi­nal­men­te, las aguas han vuel­to a su cau­ce. Los sin­di­ca­tos de­nun­cia­ron la im­po­si­ción de nue­vos ho­ra­rios y la Au­dien­cia Na­cio­nal les aca­ba de dar la ra­zón al anu­lar la re­or­ga­ni­za­ción la­bo­ral en Aten­to por apli­car­la con ma­la fe, es­pe­cial­men­te en los ca­sos de ho­ra­rios re­du­ci­dos. En las úl­ti­mas se­ma­nas, las jor­na­das han vuel­to a la nor­ma­li­dad de an­tes de no­viem­bre. Aun­que los sin­di­ca­tos re­pre­sen­ta­dos en Aten­to es­tán ne­go­cian­do con la em­pre­sa pa­ra al­can­zar un acuer­do pa­ra adap­tar­se a las nue­vas ne­ce­si­da­des de Te­le­fó­ni­ca y pac­tar los nue­vos ho­ra­rios de los te­le­ope­ra­do­res. El con­ve­nio ha de ser fir­ma­do por to­das las cen­tra­les, co­mo con­se­cuen­cia de la sen­ten­cia de la Au­dien­cia, acla­ra Gao­na.

Que vuel­van los que se fue­ron

La pre­si­den­ta del comité de em­pre­sa ad­mi­te que no se­rá una ta­rea fá­cil po­ner de acuer­do a to­das las par­tes, pe­ro que ten­drán que ha­cer­lo. María Jesús Gao­na tam­bién avan­zó que es­tán tra­tan­do de que sean read­mi­ti­das las per­so­nas que de­ci­die­ron de­jar la em­pre­sa tras la im­po­si­ción de los ho­ra­rios (una en A Coruña).

La plan­ti­lla ya pro­tes­tó en no­viem­bre por la im­po­si­ción de ho­ra­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.