De­sar­ti­cu­lan una red in­ter­na­cio­nal de trá­fi­co de an­gu­las a Chi­na

El gol­pe, coor­di­na­do por Eu­ro­pol y Eu­ro­just, culminó con 17 de­te­ni­dos en Es­pa­ña y Gre­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima -

Se cap­tu­ra­ban en Es­pa­ña, se blan­quea­ban en Gre­cia, se en­via­ban a Hong Kong y se con­su­mían en Chi­na. Esos eran los pun­tos cla­ve de una red in­ter­na­cio­nal de­di­ca­da al trá­fi­co y co­mer­cio ile­gal de an­gu­las vi­vas, un en­tra­ma­do que Eu­ro­pol y Eu­ro­just aca­ban de des­man­te­lar tras de­te­ner a 17 per­so­nas, 8 en Es­pa­ña y 9 en Gre­cia, ade­más de de­co­mi­sar unas dos to­ne­la­das de ale­vi­nes de an­gui­la —va­lo­ra­das en dos mi­llo­nes de eu­ros—, un mi­llón de eu­ros en me­tá­li­co y dis­po­si­ti­vos de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos, do­cu­men­tos, co­ches de lu­jo y lin­go­tes de oro.

En Es­pa­ña, los apre­sa­mien­tos se hi­cie­ron en Ta­rra­go­na, Se­vi­lla y Valencia. Dos de los arres­ta­dos son ciu­da­da­nos chi­nos vin­cu­la­dos a la tra­ma co­mo en­car­ga­dos del sis­te­ma de pa­go, el co­no­ci­do

co­mo Awa­la o Fei-chien, con el que evi­ta­ban trans­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les, el abono de co­mi­sio­nes ban­ca­rias y el con­trol fis­cal y fi­nan­cie­ro de las au­to­ri­da­des.

El gol­pe vie­ne a con­cluir la ope­ra­ción Abaia, ini­cia­da en ju­nio por el Se­pro­na de la Guar­dia Ci­vil cuan­do su­po que una em­pre­sa de Ta­rra­go­na po­dría es­tar ex­por­tan­do crías de an­gui­la de for­ma ile­gal. Una sos­pe­cha que ya ve­nía alen­ta­da por los an­te­ce­den­tes, da­do que esa fir­ma, au­to­ri­za­da

al co­mer­cio de an­gu­la, ya ha­bía si­do in­ves­ti­ga­da por lo mis­mo en el 2012 en el mar­co de la ope­ra­ción Su­cu­len­ta. So­lo que cin­co años des­pués, ha­bía in­cor­po­ra­do otros paí­ses de la UE pa­ra evi­tar que la par­te ilí­ci­ta de su ac­ti­vi­dad fue­se de­tec­ta­da.

Pro­ce­di­mien­to

Con los da­tos que reunió, la Guar­dia Ci­vil acu­dió a una reunión en la se­de de Eu­ro­pol pa­ra pac­tar una es­tra­te­gia que re­ve­la­se la tra­ma

y des­pués des­man­te­lar la red. Así des­cu­brie­ron que la em­pre­sa es­pa­ño­la com­pra­ba an­gu­las cap­tu­ra­das tan­to le­gal co­mo ile­gal­men­te a pes­ca­do­res de An­da­lu­cía, Valencia, en la zo­na del Ebro y tam­bién a ciu­da­da­nos por­tu­gue­ses, fran­ce­ses e ita­lia­nos. Una vez que reunían en­tre 800 ki­los y una to­ne­la­da, las ha­cían lle­gar a Gre­cia y, desde allí, ocul­tan­do su con­te­ni­do, la mer­can­cía se en­via­ba a Hong Kong, pa­ra des­pués ser co­mer­cia­li­za­da en Chi­na.

El via­je se ha­cía en va­rias eta­pas. Pri­me­ro sa­lía un ca­mión desde Ta­rra­go­na has­ta el puer­to de Bar­ce­lo­na, don­de em­bar­ca­ba en un fe­rri has­ta Ita­lia. Tras cru­zar por ca­rre­te­ra el país, las an­gu­las —siem­pre vi­vas— se vol­vían a in­tro­du­cir en un fe­rri has­ta las cos­tas grie­gas, don­de eran de­po­si­ta­das en vi­ve­ros pró­xi­mos al ae­ro­puer­to de Ate­nas. Tras per­ma­ne­cer allí unos días, fun­da­men­tal pa­ra re­du­cir el es­trés de los ejem­pla­res, se man­da­ban en avión has­ta Hong Kong, ya fue­se fal­sean­do la es­pe­cie que se ex­por­ta­ba u ocul­tan­do la na­tu­ra­le­za de la mer­can­cía.

Em­pre­sas pan­ta­lla

La in­ves­ti­ga­ción re­ve­ló tam­bién que la fir­ma ha­bía te­ji­do un en­tra­ma­do de em­pre­sas pan­ta­lla, aso­cia­da con co­no­ci­dos em­pre­sa­rios grie­gos, pa­ra elu­dir su res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal. Cal­cu­lan que los be­ne­fi­cios, se­gún el es­ca­lón de la or­ga­ni­za­ción, iban desde los 180 a los 1.500 eu­ros el ki­lo. Pe­ro sin du­da el gran ne­go­cio es­ta­ba en Hong Kong. Allí, los in­te­gran­tes de la tra­ma po­dían ob­te­ner unos 7.000 eu­ros por ki­lo.

La Guar­dia Ci­vil cal­cu­lan que la red ex­por­ta­ba ca­da año unas 7 to­ne­la­das de an­gu­la, por va­lor de 7 mi­llo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.