La cin­ta ais­lan­te ya no sir­ve

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición -

En el re­cien­te Mo­bi­le World Con­gress tu­ve la oca­sión de ha­blar con Cat­hal McDaid, di­rec­tor de In­te­li­gen­cia de Adap­ta­ti­veMo­bi­le. Es­ta com­pa­ñía ir­lan­de­sa es lí­der mun­dial en se­gu­ri­dad de re­des mó­vi­les y sus so­lu­cio­nes pro­te­gen a apro­xi­ma­da­men­te mil mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do. McDaid ex­pli­ca­ba que el 2016 fue «el año del hac­keo» en el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, in­vo­lu­cran­do a me­nu­do a re­des de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Su mi­sión es pre­ci­sa­men­te ayu­dar a las ope­ra­do­ras mó­vi­les a evi­tar ata­ques que da­ñen su repu­tación y com­pro­me­tan la pri­va­ci­dad de los usua­rios, y pa­ra ello Adap­ti­veMo­bi­le uti­li­za pro­gra­mas de de­tec­ción avan­za­da de ame­na­zas, com­bi­na­dos con in­te­li­gen­cia apli­ca­da y soft­wa­re con­tra ci­be­ra­ta­ques. Sin em­bar­go, a pe­sar de to­da su ex­pe­rien­cia en se­gu­ri­dad, es­te ex­per­to re­co­no­cía que hay co­sas más sim­ples que cual­quier per­so­na pue­de ha­cer y mar­can la di­fe­ren­cia: no uti­li­zar pro­gra­mas que no pro­ven­gan de las tien­das ofi­cia­les de apli­ca­cio­nes (App Sto­re, Goo­gle Play); des­con­fiar de cual­quier men­sa­je cu­yo re­mi­ten­te no se en­cuen­tre en nues­tra lis­ta de con­tac­tos, y pen­sar bien la can­ti­dad de in­for­ma­ción que guar­da­mos en nues­tros dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Es­to úl­ti­mo es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te, por­que la gen­te acu­mu­la fo­tos, ví­deos, co­rreos elec­tró­ni­cos y otros ar­chi­vos que, en ca­so de per­der el ter­mi­nal, pue­den aca­bar en ma­nos no desea­das. Y, aun­que no lo ex­tra­vie­mos, si nos co­nec­ta­mos a In­ter­net a tra­vés de una red pública o des­pro­te­gi­da, la in­for­ma­ción es fá­cil­men­te ac­ce­si­ble por ter­ce­ros, ya sean hac­kers o agen­cias gu­ber­na­men­ta­les co­mo la CIA nor­te­ame­ri­ca­na.

Des­gra­cia­da­men­te, el pro­ble­ma no se li­mi­ta ya a la cá­ma­ra y el mi­cró­fono de nues­tros smartp­ho­nes y ta­ble­tas, o a los te­le­vi­so­res in­te­li­gen­tes. El lla­ma­do In­ter­net de las Co­sas con­vier­te ca­si cual­quier ob­je­to que te­ne­mos en ca­sa en un po­ten­cial es­pía con ca­pa­ci­dad pa­ra gra­bar con­ver­sa­cio­nes e in­clu­so to­mar imá­ge­nes y trans­mi­tir to­da la in­for­ma­ción re­co­gi­da a tra­vés de la Red. ¿A quién? A quien pa­gue por ella. No po­de­mos ob­se­sio­nar­nos con nues­tra pri­va­ci­dad, no va­mos a de­jar de usar What­sApp o Snap­chat, pe­ro po­de­mos li­mi­tar nues­tra exposición. El tru­co de la cin­ta ais­lan­te en la web­cam del por­tá­til —que has­ta el pro­pio Mark Zuc­ker­berg uti­li­za­ba— ya no sir­ve de na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.