Sim­ca 1.500

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - Xo­sé Car­los Ca­nei­ro

Can­do che­gou a Ve­rín, o Sim­ca 1500 do Ma­ri­ló era un es­pec­tácu­lo. Na por­ta do bar Los Ami­gos ha­bía co­la pa­ra su­bir e es­coi­tar aos Chun­gui­tos no ra­dio ca­set­te: da­me ve­neno que quie­ro mo­rir. Bernardo era o se­du­tor da cua­dri­lla. Non hou­bo mo­za da co­mar­ca que non gus­ta­se dos en­can­tos do meu ami­go. Sol­tei­ro e gua­po, da­que­la, to­do o da­ba o Bernardo can­do un­ha da­ma o so­li­ci­ta­ba. Sem­pre di­cía si. Ma­ri­ló e eu mes­mo nun­ca ti­ve­mos a súa ga­la­nu­ra. El, a cam­bio de na­da, en­car­gá­ba­se de dar o nú­me­ro pa­ra que as mo­zas ve­ri­ne­sas pui­de­ran su­bir ao asen­to co­rri­do do Sim­ca do Ma­ri­ló. Eu creo que se aquel co­che fa­la­se, a his­to­ria de Ve­rín non se­ría a mes­ma. Pe­ro non fa­lou, por for­tu­na. Ma­ri­ló aca­ba­ba de sa­car o per­mi­so de con­du­cir e era un pe­ri­go ao vo­lan­te. Re­cén es­trea­do o Sim­ca 1500 su­friu un per­can­ce. Foi aos do se­gu­ro. Pre­gun­tá­ron­lle: ¿Co­mo foi? Foi sen que­rer, di­xo o Ma­ri­ló. De se­gui­da co­lleu prác­ti­ca e con­ver­teu­se no no­so por­tea­dor ofi­cial ás ver­be­nas. E alí em­pe­za­ban, noi­te a noi­te, os pro­ble­mas. O Sim­ca 1500 es­ta­ba en mans de to­do o mun­do, me­nos nas no­sas. Déi­xa­me le­var a mo­za á ca­sa, di­cía un. E Ma­ri­ló dei­xá­ba­lle o co­che a cam­bio duns cu­ba­tas. Un­ha vol­ta no Sim­ca por un car­tón de Wins­ton. E, gra­zas á ne­go­cia­ción do Ma­ri­ló, ti­ña­mos ta­ba­co pa­ra to­da a se­ma­na. Ata o día en que o co­che non vol­veu na ver­be­na de Xin­zo. A chu­rre­ría da Lo­li­ta xa ce­rra­ra e non ha­bía un­ha co­pa de li­cor ca­fé pa­ra po­der dis­traer­nos. A quen lle dei­xa­ches o co­che Ma­ri­ló, pre­gun­tei­lle. El dí­xo­me: Non fun eu, foi o Bernardo. Re­gre­sa­mos en au­tos­top. Días des­pois La Voz anun­cia­ba: «De­te­ni­das en Sa­la­man­ca, a bor­do de un Sim­ca 1500, dos mu­je­res que ha­bían asal­ta­do una far­ma­cia en Ou­ren­se». O Bernardo sem­pre di­cía que si. Tras su tran­qui­li­dad y su pau­sa se adi­vi­na te­són y se in­tu­ye ge­nio. El su­fi­cien­te co­mo pa­ra ser una de las ma­te­má­ti­cas más re­le­van­tes de Ga­li­cia. Pe­re­gri­na Quin­te­la (Vi­go, 1960) afron­ta la en­tre­vis­ta con al­gún re­ce­lo («No sé a quién po­dría im­por­tar­le mi opi­nión»), aun­que fi­nal­men­te nos ve­mos en su des­pa­cho de la USC pa­ra ha­blar de ma­te­má­ti­cas (quién lo hu­bie­ra di­cho), de la cues­tión de gé­ne­ro y de otras frus­le­rías. —¿Ya le gus­ta­ban las ma­te­má­ti­cas en el co­le­gio? —Siem­pre me han gus­ta­do las cien­cias... pe­ro tam­bién las le­tras. En ge­ne­ral me han gus­ta­do más las ma­te­rias que im­pli­ca­ban en­ten­der, de­du­cir, que las de cha­par. —¿Y por qué cree que a la ma­yo­ría nos gus­tan tan po­co las ma­te­má­ti­cas? —Qui­zás por el es­te­reo­ti­po. Que­da muy co­ol de­cir que son di­fí­ci­les. La gen­te se aver­güen­za si no co­no­ce el úl­ti­mo es­treno en el ci­ne y, sin em­bar­go, re­ci­ta con to­da im­pu­ni­dad eso de «A mí las ma­te­má­ti­cas me que­dan muy le­jos». Trans­mi­ti­mos que las cien­cias son di­fí­ci­les y aca­ba­mos sien­do más to­le­ran­tes con un sus­pen­so en ma­te­má­ti­cas que con uno en li­te­ra­tu­ra, por ejem­plo. —Hay gen­te que apre­cia be­lle­za en un teo­re­ma, en una ecua­ción... ¿Hay be­lle­za en las ma­te­má­ti­cas? —Pa­ra mí son un ins­tru­men­to de tra­ba­jo. —En­cuen­tra an­tes la be­lle­za en unos ver­sos que en un pro­ble­ma ma­te­má­ti­co. —Pues sí. Pe­ro en es­te tra­ba­jo, la for­mu­la­ción de un pro­ble­ma, es­cri­bir­lo en tér­mi­nos

—¿Con qué ju­ga­ba de pe­que­ña? —Ha­cía cal­ce­ta, con mu­ñe­cas... —Hoy eso ya no es­ta­ría muy bien vis­to. —Yo ten­go dos hi­jos y re­cuer­do que una vez qui­se re­ga­lar­les una co­ci­na y me di­je­ron que no era lo ade­cua­do. Pe­ro se la re­ga­lé y no se ima­gi­na lo que ju­ga­ron con ella. Yo creo que hay que im­pul­sar­les pa­ra que ha­gan lo que les gus­te. A mí, de pe­que­ña, na­die me re­ga­ló un ba­lón. —¿Y le ha­bría gus­ta­do? —Tal vez. Por­que cuan­do tu­ve hi­jos, me di cuen­ta de que me en­can­ta­ba ju­gar con ellos al ba­lón. —Us­ted re­ci­bió el pre­mio María Wo­nen­bur­ger, —Es ver­dad que el pre­mio, en cier­ta me­di­da, es dis­cri­mi­na­to­rio, por­que te mi­de con otras mu­je­res y no con otros hom­bres. Es una pe­na, pe­ro tam­bién sir­ve de re­fe­ren­cia pa­ra que otras mu­je­res vean que es­te es un ca­mino fac­ti­ble. Se­gui­mos con pro­ble­mas de de­sigual­dad, pe­ro se ha avan­za­do mu­chí­si­mo. —¿Tu­vo mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar su fa­mi­lia y su ca­rre­ra? —Mi ma­ri­do es de Fe­rrol y yo soy de Vi­go, con lo que en San­tia­go no dis­pu­si­mos de mu­cha ayu­da fa­mi­liar y es ver­dad que hu­bo mo­men­tos de es­trés.

Yo siem­pre di­je

—¿Cuá­les son sus afi­cio­nes? —Sa­lir al ai­re li­bre, pa­sear, ir al ci­ne, via­jar con la fa­mi­lia... Me en­can­ta or­ga­ni­zar los via­jes, so­bre to­do cuan­do vie­nen mis hi­jos y sus pa­re­jas. —¿Cuál se­ría su día per­fec­to? —De­be­ría ser un día con paz y ar­mo­nía. No me gus­tan los con­flic­tos. Sue­lo ser muy re­fle­xi­va y pre­fie­ro dia­lo­gar. Me sien­to fe­liz con mi tra­ba­jo y lo cier­to es que en mi vi­da ten­go mu­chos días per­fec­tos. —¿Có­mo cree que se­rá nues­tra so­cie­dad den­tro de 50 años? —Uf. ¡Qué di­fí­cil! Hay gran­des avan­ces en los or­de­na­do­res que ha­cen que avan­cen sus apli­ca­cio­nes. Es­ta­mos ha­blan­do ya de or­de­na­do­res cuán­ti­cos, de co­ches au­tó­no­mos, te­le­vi­sio­nes ple­ga­bles co­mo un pa­pel... No me atre­vo a ha­cer una pre­dic­ción so­bre có­mo se­rá nues­tra so­cie­dad den­tro de 50 años, pe­ro es­toy se­gu­ra de que no se pa­re­ce­rá en na­da a la de hoy. —Una can­ción. —So­meo­ne li­ke you, de Ade­le. —¿Qué es lo más im­por­tan­te en la vi­da? —La sa­lud. Con sa­lud tie­nes la tran­qui­li­dad pa­ra afron­tar el res­to de los pro­ble­mas.

No me ha pre­gun­ta­do si me gus­ta el fút­bol. —¿Lo ve? Se­gui­mos con los es­te­reo­ti­pos. ¿Le gus­ta el fút­bol? —Sí. El fút­bol y el tenis. Aún me acuer­do de la fi­nal de Wim­ble­don en­tre Na­dal y Fe­de­rer. Me hi­ce fut­bo­le­ra con mis hi­jos. Pen­sé aque­llo de si no pue­des con tu enemi­go, úne­te a él. —¿Y cuál es su equi­po? —El Ba­rça, cla­ro.

ILUS­TRA­CIÓN PIN­TO & CHINTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.