«Es­ta­mos per­den­do moi­tos de­rei­tos»

Ro­sa Gago No­ya, sin­di­ca­lis­ta desde 1995, cree que aho­ra «loi­ta­mos me­nos» por mie­do a per­der el pues­to de tra­ba­jo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - CAR­MEN GARCÍA DE BUR­GOS

Una es­pe­ra es­cu­char la res­pues­ta con­tra­ria de al­guien que lle­va dé­ca­das lu­chan­do por los de­re­chos de la mu­jer. De una tra­ba­ja­do­ra que se pe­leó desde un sec­tor co­mo el me­tal­grá­fi­co y desde las fi­las sin­di­ca­les. Ro­sa Gago No­ya se afi­lió a UGT el 1 de fe­bre­ro de 1995, pe­ro ase­gu­ra que es aho­ra cuan­do las co­sas es­tán peor que ha­ce de­ce­nas de años. Cam­bia­ron las co­sas, di­ce, y mu­cho: «Moi­to. Moi­tos dos de­rei­tos que ti­ña­mos con­se­gui­do es­tan­se per­den­do to­dos», ase­gu­ra tras re­ci­bir el pre­mio que con­ce­de to­dos los años la or­ga­ni­za­ción de tra­ba­ja­do­res.

Aho­ra mis­mo se pe­lea, ase­gu­ra con cier­ta tris­te­za, por un pues­to que, en reali­dad, no es ni un pues­to: «É que lle cha­man posto de tra­ba­llo a cal­quei­ra cou­sa. Con dúas ho­ras que che con­tra­ten, con dar­che de al­ta na Se­gu­ri­da­de So­cial por dúas ho­ras, xa é dar­che un posto de tra­ba­llo, e eu non o con­si­de­ro».

Se ha arre­gla­do pa­ra la oca­sión, y man­tie­ne la fuer­za que la lle­vó a par­ti­ci­par en to­das las mo­vi­li­za­cio­nes y asam­bleas con­vo­ca­das por el sin­di­ca­to en el que mi­li­ta. «Sem­pre foi un­ha afi­lia­da moi ac­ti­va e com­pro­me­ti­da», has­ta el pun­to de li­de­rar du­ran­te los úl­ti­mos vein­ti­dós años la sec­ción sin­di­cal de Me­ga­sa UGT en Arou­sa y el comité de em­pre­sa de Me­ga­sa (Me­tal Grá­fi­ca Ga­le­ga, SA) du­ran­te los úl­ti­mos do­ce, has­ta que en el 2011 la em­pre­sa

fue com­pra­da por el Gru­po Ar­dagh. Allí se de­di­ca­ba a la fa­bri­ca­ción de en­va­ses me­tá­li­cos pa­ra la con­ser­va, y lo ha­cía, se­gún sus com­pa­ñe­ros de lu­cha la­bo­ral, con vo­ca­ción y de una for­ma «in­can­sa­ble e loi­ta­do­ra».

Una cues­tión de edad

Aca­ba de ter­mi­nar un ac­to «moi bo­ni­to», y con­fie­sa que es­tá con­ten­ta pa­ra in­me­dia­ta­men­te des­pués vol­ver a la ba­ta­lla: «Hai moi­ta máis xen­te que o me­re­ce ta­mén, ho­xe to­cou­me a min, pe­ro es­pe­ro par­ti­ci­par can­do lle to­que a ou­tras que vaian che­gan­do a mi­ña ida­de, por­que é un­ha cues­tión de tem­po ta­mén».

Lo es el re­co­no­ci­mien­to y lo es la du­re­za. En sus tiem­pos se me­día en otros tér­mi­nos; hoy, en las po­si­bi­li­da­des reales de ha­cer­lo. «Moi­tos dos de­rei­tos que ti­ña­mos ago­ra non nos va­len de na­da e, co­mo hai que tra­ba­llar, por­que á maio­ría fai­lle fal­ta e a xen­te

que ten que man­ter un­ha fa­mi­lia, e se ten que ir dúas ho­ras pois vai dúas ho­ras, que é me­llor que na­da», la­men­ta Gago, «pe­ro creo que es­ta moi mal o pa­no­ra­ma».

Cuan­do uno cree que se ha avan­za­do mu­cho y que va­mos por el buen ca­mino en la ba­ta­lla por la igual­dad, Ro­sa Gago suel­ta el ja­rro que agua fría que ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra de un día en el que ca­si to­do son apo­yos mo­ra­les a la mu­jer.

«Imos pa­ra atrás, pen­so que ne­se as­pec­to sí. A loi­ta non sei se era máis doa­da an­tes, pe­ro pen­so que a xen­te ago­ra loi­ta me­nos por­que, se ten un posto máis ou me­nos, xa ten me­do de per­de­lo se se me­te a loi­tar. En­tón xa non pro­tes­ta, agá­rra­se ao que ten e non loi­ta moi­to. Ca­da un ten un­ha vi­da, e tes un­ha fa­mi­lia, e se tes aín­da que se­xa me­dia xor­na­da, vas ti­ran­do, e se te me­tes ao me­llor nun­ha pro­tes­ta, xa che man­dan pa­ra ca­sa e non te cha­man

máis, por­que é así», ad­mi­te.

Y re­cuer­da que los hom­bres si­guen ga­nan­do más, y que las mu­je­res se van al pa­ro en ma­yo­res can­ti­da­des a me­di­da que es­tán más for­ma­das —en las co­mar­cas de Pon­te­ve­dra y Arou­sa, hay los mis­mos des­em­plea­dos que des­em­plea­das con es­tu­dios se­cun­da­rios o in­fe­rio­res, pe­ro el do­ble de paradas que de pa­ra­dos cuan­do se tra­ta de una for­ma­ción su­pe­rior, con es­tu­dios su­pe­rio­res que des­em­plea­dos—.

Ese se­ñor del Par­la­men­to

Y lo ex­pli­ca de una ma­ne­ra sen­ci­lla: «É que aí es­tá discriminación, on­de se no­ta». Y re­cuer­da, an­tes de vol­ver a su ho­me­na­je, una úl­ti­ma co­sa: «Co­mo quen go­ber­na son ho­mes, ven­se to­dos máis for­tes ca nós. Xa ves no Par­la­men­to Eu­ro­peo, no que ese par­la­men­ta­rio di­xo que so­mos miú­das, pe­que­nas, non sei de que máis nos pui­do ta­char ese se­ñor».

CAPOTILLO

Ro­sa Gago pre­si­dió el comité de em­pre­sa de Me­ga­sa do­ce años y su sec­ción de UGT, vein­ti­dós.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.